San­ta Cruz de los po­bres

Hay 220.000 cru­ce­ños que se acues­tan to­dos los días por de­ba­jo de la lí­nea de la po­bre­za. Son 50.000 más que en El Al­to. Tam­bién es el mu­ni­ci­pio con ma­yor can­ti­dad de ho­ga­res sin al­can­ta­ri­lla­do ni in­ter­net. Cur­sos de elec­tri­ci­dad y de co­ci­na son la for­ma

El Deber - Séptimo Día - - Portada - PABLO OR­TIZ por­tiz@el­de­ber.com.bo

Con un 15% de ín­di­ce de po­bre­za, San­ta Cruz su­pera con 60.000 po­bre a El Al­to, que tie­ne un 20% Más de 5.000 ado­les­cen­tes dan a luz ca­da año en la ciu­dad, el ma­yor nú­me­ro de to­do el país

Ni­co­lás Flo­res ya no pue­de tra­ba­jar. A los 72 años, su cuer­po du­ro, su pe­cho an­cho y sus ma­nos fuer­tes han que­da­do inú­ti­les por su vis­ta nu­bla­da y sus oí­dos que se nie­gan a es­cu­char. El due­ño de la úl­ti­ma ca­sa de San­ta Cruz de la Sie­rra vi­ve en un lo­te de 520 me­tros cua­dra­dos al bor­de del ba­rrio Pal­mi­ra 10, un lu­gar que que­da tan le­jos del cen­tro de la ciu­dad que ni si­quie­ra la ba­su­ra lle­ga arrea­da por el vien­to pa­ra pa­vi­men­tar las ca­lles de bolsas aban­do­na­das. Ni­co­lás Flo­res su­po ser fun­cio­na­rio mu­ni­ci­pal, su­po ser za­pa­te­ro, ca­mio­ne­ro y al­ba­ñil. Gra­cias a eso cons­tru­yó su ca­sa, tres cuar­tos en hi­le­ra y una ga­le­ría de ca­la­mi­na don­de se amon­to­nan me­sas de ma­de­ra gas­ta­da, si­llo­nes de ti­ras de nai­lon y una bi­ci­cle­ta ju­bi­la­da.

Has­ta ha­ce 15 días, Ni­co­lás Flo­res vi­vía so­lo, pe­ro aho­ra hay ni­ños y pe­rros fla­cos co­mo es­pec­tros que lo acom­pa­ñan. Ce­dió dos cuar­tos a cam­bio de unos pe­sos a una fa­mi­lia más po­bre que él. “Mi mu­jer no es­tá. No sé dón­de es­tá. Se fue. Tal vez es­té en Po­to­sí. No sé. Se fue ha­ce cua­tro años. Mis hi­jos nun­ca vie­nen a vi­si­tar­me”, cuen­ta.

Pal­mi­ra 10 es un ba­rrio del dis­tri­to 12, al que se lle­ga lue­go de de­jar atrás Los Lo­tes, la Cár­cel de Pal­ma­so­la, el Plan 4000 y Los Ti­lu­chis. Es el ba­rrio más po­bre del dis­tri­to más po­bre de San­ta Cruz de la Sie­rra. Nun­ca sa­le en nin­gu­na pos­tal, por más que sea ve­cino de las Lo­mas de Are­na. Por sus ca­lles se crían los chi­vos, las va­cas y los chan­chos, que ayu­dan a la so­bre­vi­ven­cia de Jacinto Ruiz, el pri­mer ha­bi­tan­te del ba­rrio, que lle­gó has­ta ahí ha­ce 25 años si­guien­do un arro­yi­to.

En el ca­nal de dre­na­je que vie­ne des­de la re­fi­ne­ría pes­ca sar­di­nas Je­sús Gu­tié­rrez; se­rán la car­na­da con la que atra­pa­rá ben­to­nes por la no­che en una la­gu­na cer­ca­na. Je­sús es hom­bre jo­ven, co­mo de 30 años, que an­tes vi­vía por el ba­rrio Brí­gi­da pe­ro se com­pró un lo­te en $us 1.500 en Pal­mi­ra. Cuan­do co­men­zó a es­ca­sear el tra­ba­jo, Je­sús apren­dió a re­pro­du­cir pa­nes pes­can­do pe­ces. “Yo soy due­ño de mi tiem­po”, res­pon­de, cuan­do al­guien le pre­gun­ta por su ocu­pa­ción.

Aquí, le­jos de los edi­fi­cios, de los pa­sos a des­ni­vel y del au­ge eco­nó­mi­co de la lo­co­mo­to­ra que pro­du­ce un ter­cio del PIB na­cio­nal y el 70% de los ali­men­tos, las vi­das de Ni­co­lás Flo­res, Jacinto Ruiz y Je­sús Gu­tié­rrez, son in­vi­si­bles. Con el 15% de po­bla­ción po­bre, San­ta Cruz de la Sie­rra pro­por- cio­nal­men­te es el ter­cer mu­ni­ci­pio me­nos po­bre del país, por de­trás de La Paz y Ta­ri­ja. Pe­ro cuan­do se mi­ran can­ti­da­des, la ca­pi­tal de la pu­jan­za al­ber­ga en sus ani­llos a 220.000 po­bres, 60.000 más que El Al­to, más del do­ble que La Paz. Es el mu­ni­ci­pio con ma­yor nú­me­ro de po­bres del país y su Al­cal­día tie­ne cur­sos y con­do­na­ción de deu­das im­po­si­ti­vas co­mo me­di­das de re­duc­ción de po­bre­za. Así lo di­je­ron dos con­ce­ja­les.

“Si se quie­re re­du­cir la po­bre­za de ver­dad, hay que de­jar de mi­rar tan­to los ín­di­ces y mi­rar más la can­ti­dad de po­bres”, pro­po­ne Lyk­ke E. An­der­sen, doc­to­ra en Eco­no­mía e in­ves­ti­ga­do­ra del Ins­ti­tu­to de Es­tu­dios Avan­za­dos en De­sa­rro­llo (Ine­sad), que pre­pa­ra el li­bro El ABC del de­sa­rro­llo en

Bo­li­via, una pu­bli­ca­ción que mues­tra que la gran po­bre­za en el país aho­ra es ur­ba­na y que San­ta Cruz de la Sie­rra, que aún es tie­rra de opor­tu­ni­da­des, es tam­bién la sec­ción mu­ni­ci­pal con ma­yor can­ti­dad de ho­ga­res sin al­can­ta­ri­lla­do, sin in­ter­net y con ma­yo­res ca­sos de em­ba­ra­zo ado­les­cen­te.

Se re­ge­ne­ra

Ha­ce me­nos de una dé­ca­da, el Plan 4.000 era si­nó­ni­mo de po­bre­za ex­tre­ma. Aho­ra si­gue sien­do una ba­rria­da hu­mil­de de ca­sas ba­jas, pe­ro han co­men­za­do a apa­re­cer edi­fi­cios de tres y cua­tro pi­sos, y an­te­nas pa­ra­bó­li­cas co­mo sím­bo­lo de es­ta­tus. Ya no es­tán al fi­nal de la es­ca­le­ra de la po­bre­za, Pal­mi­ra 10 los ha re­em­pla­za­do.

Es­te fe­nó­meno lo ha­bía de­tec­ta­do Fernando Pra­do. En 1996 y 2006 hi­zo es­tu­dios so­bre el ín­di­ce de de­sa­rro­llo hu­mano de to­da la ur­be y des­cu­brió que la mo­vi­li­dad so­cial sa­ca­ba de la po­bre­za a un ba­rrio ca­si al mis­mo rit­mo que un nue­vo cin­tu­rón de po­bre­za emer­gía de­trás. El pro­ble­ma es que el as­cen­so so­cial no es tan rá­pi­do co­mo el cre­ci­mien­to de­mo­grá­fi­co de la ciu­dad, la dé­ci­mo­cuar­ta en rit­mo de cre­ci­mien­to en to­do el mun­do, a un rit­mo de 5,4% en los úl­ti­mos 20 años. Eso, se­gún Pra­do, ha­ce que los po­bres se ha­yan acu­mu­la­do con el tiem­po.

Sus dos me­di­cio­nes le per­mi­tie­ron com­pa­rar que mien­tras unos aban­do­na­ban la po­bre­za ex­tre­ma pa­ra ins­ta­lar­se en la po­bre­za a se­cas, otros, las zo­nas más aco­mo­da­das, al­can­zan ín­di­ces de de­sa­rro­llo com­pa­ra­bles a paí­ses eu­ro­peos, agran­dan­do la bre­cha de las de­sigual­da­des. San­ta Cruz de la Sie­rra es una ciu­dad de ex­tre­mos.

Gui­ller­mo Dá­va­los, so­ció­lo­go que tam­bién par­ti­ci­pó de es­tos es­tu­dios, ex­pli­ca que los pro­ble­mas de in­se­gu­ri­dad, de vio­len­cia ex­tre­ma son tam­bién hi­jos de es­te sis­te­ma. Se­ña­la que la pi­rá­mi­de de­mo­grá­fi­ca cru­ce­ña es si­mi­lar a la que te­nían los Ti­gres de Asia cuan­do die­ron el sal­to al de­sa­rro­llo y la ri­que­za (me­nos ni­ños y vie­jos que per­so­nas eco­nó­mi­ca­men­te ac­ti­vas), pe­ro sin las po­lí­ti­cas ade­cua­das se­rá una opor­tu­ni­dad per­di­da. “El pro­ble­ma es que la Al­cal­día se per­ci­be a sí mis­ma co­mo una em­pre­sa cons­truc­to­ra”, di­ce Dá­va­los.

En 2014, Gabriela Gon­za­les Fa­ría y Judith Se­rrano, ar­qui­tec­ta y si­có­lo­ga, res­pec­ti­va­men­te, pu­bli­ca­ron la in­ves­ti­ga­ción La pla­ni­fi­ca­ción ur­ba­na y su im­pac­to en la ca­li­dad de vi­da de San­ta Cruz de la Sie­rra y lle­ga­ron a la mis­ma con­clu­sión de Dá­va­los. Com­pa­ra­ron las ci­fras de los dis­tri­tos 11 (cen­tro), 4 (den­tro del cuar­to ani­llo) y 12 (pe­ri­fe­ria sur). Des­cu­brie­ron que la in­fra­es­truc­tu­ra mu­ni­ci­pal se di­luía mien­tras más se ale­ja­ba del cen­tro de la ciu­dad. La in­ves­ti­ga­ción con­clu­ye que la ciu­dad no es sos­te­ni­ble, que sus au­to­ri­da­des de ni­ve­les me­dios (subal­cal­des) des­co­no­cen los ele­men­tos de pla­ni­fi­ca­ción, co­mo el Plan de Or­de­na­mien­to Te­rri­to­rial, y que por más que se cons­tru­ya una in­fra­es­truc­tu­ra ne­ce­sa­ria, a ve­ces es­ta no cum­ple la fun­ción por fal­ta de ges­tión.

Des­de que Gon­za­les y Se­rrano aca­ba­ron su in­ves­ti­ga­ción, San­ta Cruz de la Sie­rra re­no­vó Con­ce­jo y al­gu­na de sus au­to­ri­da­des, pe­ro la vi­sión no ha cam­bia­do. No im­por­ta si se le pre­gun­ta a un ofi­cia­lis­ta o a un opo­si­tor, la vi­sión de Al­cal­día cons­truc­to­ra de obras aún per­sis­te. Ti­to San­ji­nés, con­ce­jal del MAS, des­cri­be co­mo po­lí­ti­cas de ali­vio a la po­bre­za los per­do­na­zos tri­bu­ta­rios, la cons­truc­ción de es­cue­las y ca­na­les de dre­na­je en los ba­rrios y la ley de re­gu­la­ri­za­ción de de­re­cho pro­pie­ta­rio. Pro­me­te, ade­más, que es­ta se­ma­na se apro­ba­rá una ley de aten­ción gra­tui­ta de sa­lud pa­ra to­dos en los hos­pi­ta­les mu­ni­ci­pa­les, que in­clu­ye la aten­ción mé­di­ca, pe­ro no los me­di­ca­men­tos. Lo­re­to Mo­reno, con­ce­jal ofi­cia­lis­ta de San­ta Cruz pa­ra To­dos, ase­gu­ra que el al­cal­de Percy Fer­nán­dez or­de­nó dar cur­sos de elec­tri­ci­dad, plo­me­ría y co­ci­na pa­ra que las per­so­nas más po­bres apren­dan un ofi­cio rá­pi­do.

Pra­do, que fue fun­cio­na­rio de Percy Fer­nán­dez, le pro­pu­so ge­ne­rar pla­nes de lu­cha con­tra la po­bre­za. Ase­gu­ra que le res­pon­dió que se crea­ba em­pleos ha­cien­do obras. El ur­ba­nis­ta ob­ser­va los po­bres en­gro­san el mer­ca­do in­for­mal del tra­ba­jo, que de­ri­va en ex­plo­ta­ción fa­mi­liar, en ma­yo­res am­bu­lan­tes, ta­lle­res en las ca­lles y un al­to cos­to pa­ra la ca­li­dad de vi­da de la ciu­dad. Es­to, tam­bién, ali­men­ta el círcu­lo de la po­bre­za. Los hi­jos de es­tas per­so­nas, tie­nen al­ta po­si­bi­li­da­des de ser tan po­bres co­mo sus pa­dres.

Lo sa­be Jacinto Ruiz, que ha ce­di­do un cuar­to de su ca­sa a su hi­ja y su ma­ri­do. Ella se de­di­ca a ven­der fru­tas en las ro­ton­das de la ciu­dad, en las que es­ta­cio­na una ca­mio­ne­ta des­tar­ta­la­da. Jacinto ve que el pa­vi­men­to ya es­tá a unos 500 me­tros de su ca­sa, que su ca­lle de tie­rra pron­to se con­ver­ti­rá en ave­ni­da, que ha­brá ve­ci­nos que se que­ja­rán de su chi­que­ro, de los chi­vos y las va­cas que co­men el pas­to y pe­lean a cor­na­das en las ca­lles, que lo obli­ga­rán a cam­biar de vi­da. Jacinto no pien­sa así. Ya ne­go­ció con su hi­ja. Le de­ja­rá es­ta ca­sa. Ella le com­pra­rá un lo­te más le­jos, pa­ra que pue­da criar sus ani­ma­les. Jacinto se irá con su po­bre­za a otra par­te

Exis­te mo­vi­li­dad so­cial. La in­di­gen­cia se vuel­ve po­bre­za en una dé­ca­da, pe­ro lle­gan otros in­di­gen­tes La for­ma de ad­mi­nis­trar la ciu­dad, se­gún in­ves­ti­ga­do­ras, pue­den con­ver­tir­la en in­sos­te­ni­ble

ES­TO ES SAN­TA CRUZ JACINTO RUIZ ARREA SUS VA­CAS EN EL BA­RRIO PAL­MI­RA 10 Fue uno de los pri­me­ros ve­ci­nos. Lle­gó ha­ce 25 años cuan­do el ca­mino era un arro­yi­to se­co

RO­LAN­DO VI­LLE­GAS

En el ba­rrio Pal­mi­ra 10, los ha­bi­tan­tes del úl­ti­mo ani­llo crian ani­ma­les pa­ra so­bre­vi­vir y tra­ba­jan de lo que pue­den LA ÚL­TI­MA CA­SA DE LA CIU­DAD NI­CO­LÁS FLO­RES VI­VE OL­VI­DA­DO

Je­sús pes­ca sar­di­nas en el ca­nal de dre­na­je que vie­ne des­de la re­fi­ne­ría. Los usa co­mo car­na­da pa­ra los ben­to­nes que bus­ca­rá en la no­che

Ni­co­lás Flo­res aún es­pe­ra que su es­po­sa vuel­va, pe­se a que se fue ha­ce cua­tro años Al fon­do de las ca­lles de Pal­mi­ra ve el as­cen­so so­cial del Plan 4000

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.