Po­lí­ti­ca ex­te­rior dis­ca­pa­ci­ta­da

El Deber - Séptimo Día - - Firmas -

El Go­bierno del Es­ta­do Plu­ri­na­cio­nal de Bo­li­via tie­ne una po­lí­ti­ca ex­te­rior. Su prin­ci­pio es el com­ba­te con­tra el im­pe­ria­lis­mo y el co­lo­nia­lis­mo en to­das sus for­mas y ma­ni­fes­ta­cio­nes. Sus in­du­da­bles éxi­tos, co­mo la de­man­da que es­tá en cur­so con­tra Chi­le en La Ha­ya, se de­ben al ex­cep­cio­nal ins­tin­to po­lí­ti­co del pre­si­den­te Evo Mo­ra­les. En el mo­men­to opor­tuno supo in­cor­po­rar el apo­yo ju­rí­di­co del ex­pre­si­den­te Eduar­do Ro­drí­guez Vel­tzé, así co­mo el apo­yo me­diá­ti­co del ex­pre­si­den­te Car­los Me­sa Gisbert. Con gran tino con­for­mó una uni­dad de apo­yo téc­ni­co de al­to ni­vel no po­li­ti­za­da (Di­re­mar). Sus fra­ca­sos de­ri­van prin­ci­pal­men­te de que la po­lí­ti­ca ex­te­rior se ba­sa en una ideo­lo­gía. Cuan­do es­ta pre­va­le­ce, los in­su­mos de los me­jo­res ase­so­res se ig­no­ran. Cuan­do su­ce­de, el ins­tin­to po­lí­ti­co del pre­si­den­te dis­cu­rre por ca­mi­nos ba­jos y lo lle­va a pri­vi­le­giar ac­tua­cio­nes que le brin­den ré­di­to po­lí­ti­co in­me­dia­to an­te sus ba­ses. Es en­ton­ces que las me­jo­res ini­cia­ti­vas se pue­den da­ñar. Si la de­man­da bo­li­via­na triun­fa en La Ha­ya, ese éxi­to se­rá ju­rí­di­co y no ideo­ló­gi­co. Ade­más se­rá par­cial y mo­men­tá­neo, por­que con­sis­ti­rá so­la­men­te en que la Cor­te In­ter­na­cio­nal de Jus­ti­cia dic­ta­mi­ne que Chi­le tie­ne una obli­ga­ción de ne­go­ciar de bue­na fe una sa­li­da so­be­ra­na y útil al océano Pa­cí­fi­co pa­ra Bo­li­via. Que­da­rá por ver cuán exi­to­so ha si­do el Go­bierno de Bo­li­via en pre­pa­rar a la opi­nión pú­bli­ca chi­le­na y a la cla­se go­ber­nan­te de Chi­le pa­ra que ne­go­cien fa­vo­ra­ble­men­te esa sa­li­da con Bo­li­via. Has­ta el mo­men­to no se ha he­cho otra co­sa que pre­dis­po­ner­los con­tra cual­quier arre­glo. Eso por ra­zo­nes ideo­ló­gi­cas y pa­ra ge­ne­rar apo­yo por par­te de un elec­to­ra­do que cree que pa­tear las ca­ni­llas de los opo­nen­tes es una mues­tra del más ad­mi­ra­ble ma­chis­mo. Los erro­res y fra­ca­sos de la po­lí­ti­ca ex­te­rior bo­li­via­na se­rían exac­ta­men­te igua­les si se ba­sa­ran en una ideo­lo­gía to­tal­men­te opues­ta a la del Go­bierno ac­tual, así fue­ra de cor­te neo­li­be­ral, li­be­ral, con­ser­va­dor o ul­tra­de­re­chis­ta. Lo que pa­sa es que las ideo­lo­gías se po­nen y pa­san de mo­da co­mo la ro­pa. Una po­lí­ti­ca ex­te­rior bien lle­va­da de­be ba­sar­se en los in­tere­ses per­ma­nen­tes del país. Pa­ra ser ver­da­de­ra­men­te exi­to­sa una po­lí­ti­ca ex­te­rior de­be ser be­ne­fi­cio­sa pa­ra to­dos los bo­li­via­nos y de­be ge­ne­rar apo­yo de una va­rie­dad de ac­to­res in­ter­nos y ex­ter­nos, sean cua­les sean sus pre­fe­ren­cias ideo­ló­gi­cas. En es­te mo­men­to el Go­bierno so­cia­lis­ta de Chi­le es­tá ha­cien­do exac­ta­men­te eso. A pe­sar de su re­la­ti­vo ais­la­mien­to geo­grá­fi­co por es­tar ubi­ca­do a lo lar­go de la cos­ta ba­ja del Pa­cí­fi­co, Chi­le ha to­ma­do la ini­cia­ti­va de ser el prin­ci­pal coor­di­na­dor de la Alian­za del Pa­cí­fi­co, un acuer­do co­mer­cial que lo une a le­ja­nos so­cios de ideo­lo­gías di­ver­sas y cam­bian­tes, co­mo Co­lom­bia, Pe­rú y Mé­xi­co. Al mis­mo tiem­po es­tá in­ten­tan­do unir la Alian­za del Pa­cí­fi­co con el Mer­co­sur, el otro acuer­do co­mer­cial que une a Bra­sil, Ar­gen­ti­na, Uru­guay y Pa­ra­guay, los prin­ci­pa­les paí­ses que gra­vi­tan del la­do opues­to del con­ti­nen­te mi­ran­do ha­cia el Atlán­ti­co. Va­rios de ellos tie­nen goal­te­ció bier­nos que se aca­ban de ale­jar del so­cia­lis­mo del si­glo 21 al que Chi­le se ad­hi­rió fer­vien­te­men­te en su mo­men­to. El 1 de ju­lio de 2016, Chi­le asu­mió la pre­si­den­cia de la Alian­za del Pa­cí­fi­co en la cum­bre pre­si­den­cial. El rol de ar­ti­cu­la­dor má­xi­mo de la in­te­gra­ción la­ti­noa­me­ri­ca­na que pre­ten­de enar­bo­lar el can­ci­ller chi­leno He­ral­do Mu­ñoz co­bró un pe­so na­da des­de­ña­ble cuan­do Ar­gen­ti­na de­ci­dió participar jun­to a me­dio cen­te­nar de ob­ser­va­do­res en la Cum­bre de la Alian­za y cuan­do el pre­si­den­te ar­gen­tino Mauricio Ma­cri enuni­ver­si­ta­ria. esa cum­bre co­mo in­vi­ta­do es­pe­cial. Mien­tras to­do eso su­ce­de en el cam­po de la in­te­gra­ción la­ti­noa­me­ri­ca­na y la di­plo­ma­cia chi­le­na lo sa­be apro­ve­char muy bien, Bo­li­via con­de­na la Alian­za del Pa­cí­fi­co por ra­zo­nes ideo­ló­gi­cas y se apar­ta de un Mer­co­sur que es­tá a pun­to de mar­gi­nar de­fi­ni­ti­va­men­te a su gran alia­do ideo­ló­gi­co, que es la Ve­ne­zue­la de Hu­go Chá­vez y Nicolás Ma­du­ro. Por el con­tra­rio, la po­lí­ti­ca ex­te­rior de Bo­li­via apo­ya a or­ga­nis­mos re­la­ti­va­men­te iner­tes de vo­ca­ción an­ti­im­pe­ria­lis­ta co­mo son el AL­BA, Ce­lac y Una­sur. Ve­ne­zue­la no so­lo se­rá apar­ta­da por el Mer­co­sur de la pre­si­den­cia, sino que pro­ba­ble­men­te se­rá apar­ta­da o se apar­ta­rá del pro­pio acuer­do por di­ver­gen­cias ideo­ló­gi­cas. Ese es el pre­cio que Ve­ne­zue­la pa­ga­rá por apos­tar a una ideo­lo­gía pa­sa­je­ra por en­ci­ma de los in­tere­ses per­ma­nen­tes de to­dos los ve­ne­zo­la­nos. Pa­ra va­lo­rar de ma­ne­ra ob­je­ti­va e im­par­cial la po­lí­ti­ca ex­te­rior del Go­bierno del Es­ta­do Plu­ri­na­cio­nal de Bo­li­via hay que ver si apren­de a ga­nar­se a la opi­nión pú­bli­ca chi­le­na y de­ja de in­sul­tar­la, que es la úni­ca ma­ne­ra en que la bri­llan­te ini­cia­ti­va de La Ha­ya pue­de te­ner un fi­nal exi­to­so. Por otra par­te, hay que re­co­no­cer que que­dó en la con­ge­la­do­ra el pa­pel coor­di­na­dor y de há­bil com­po­ne­dor de di­fe­ren­cias que Bo­li­via pu­do ha­ber ju­ga­do apro­ve­chan­do su po­si­ción geo­grá­fi­ca en el cen­tro de Amé­ri­ca del Sur

WÁL­TER GUE­VA­RA ANA­YA * En­sa­yos so­bre po­lí­ti­ca ex­te­rior (Pri­me­ra par­te)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.