DE­MO­CRA­CIA Y CA­PI­TA­LIS­MO EN­TRAN EN PUG­NA

El Deber - Séptimo Día - - Portada - MARTIN WOLF * * Co­lum­nis­ta de fi­nan­zas glo­ba­les

¿Es la unión en­tre la de­mo­cra­cia li­be­ral y el ca­pi­ta­lis­mo glo­bal per­du­ra­ble? Los acon­te­ci­mien­tos po­lí­ti­cos en Oc­ci­den­te real­zan la im­por­tan­cia de es­ta cues­tión. No se pue­de dar por he­cho el éxi­to de los sis­te­mas po­lí­ti­cos y eco­nó­mi­cos que guían al mun­do oc­ci­den­tal y que han si­do una fuer­za de atrac­ción pa­ra gran par­te del res­to del mun­do du­ran­te cua­tro dé­ca­das. Sur­ge en­ton­ces la pre­gun­ta: si es­tos no per­du­ran, ¿qué va a su­ce­der?

Exis­te una co­ne­xión na­tu­ral en­tre la de­mo­cra­cia li­be­ral -com­bi­na­ción del su­fra­gio uni­ver­sal con los arrai­ga­dos de­re­chos ci­vi­les y per­so­na­les- y el ca­pi­ta­lis­mo, el de­re­cho a com­prar y ven­der li­bre­men­te bie­nes, ser­vi­cios, ca­pi­tal y el trabajo pro­pio. Es­tos prin­ci­pios com­par­ten la creen­cia de que las per­so­nas de­ben to­mar sus pro­pias de­ci­sio­nes co­mo in­di­vi­duos y co­mo ciu­da­da­nos. La de­mo­cra­cia y el ca­pi­ta­lis­mo com­par­ten la su­po­si­ción de que las per­so­nas tie­nen de­re­cho a es­tar en con­trol de sus vi­das. Los se­res hu­ma­nos de­ben con­si­de­rar­se agen­tes de su pro­pio des­tino.

Sin em­bar­go, tam­bién es fá­cil iden­ti­fi­car las ten­sio­nes en­tre la de­mo­cra­cia y el ca­pi­ta­lis­mo. La de­mo­cra­cia es igua­li­ta­ria. El ca­pi­ta­lis­mo es de­sigual, al me­nos en tér­mi­nos de re­sul­ta­dos. Si la eco­no­mía se tam­ba­lea, la ma­yo­ría pu­die­ra op­tar por el au­to­ri­ta­ris­mo. Si los re­sul­ta­dos eco­nó­mi­cos se vuel­ven de­ma­sia­do de­sigua­les, los ri­cos pu­die­ran con­ver­tir la de­mo­cra­cia en una plu­to­cra­cia.

His­tó­ri­ca­men­te, el as­cen­so del ca­pi­ta­lis­mo y la pre­sión pa­ra te­ner un de­re­cho al su­fra­gio ca­da vez más am­plio iban a la par. Es por es­to que los paí­ses más ri­cos son de­mo­cra­cias li­be­ra­les con eco­no­mías, más o me­nos, ca­pi­ta­lis­tas. Los au­men­tos am­plia­men­te com­par­ti­dos de los in­gre­sos reales desem­pe­ña­ron un pa­pel fun­da­men­tal en la le­gi­ti­ma­ción del ca­pi­ta­lis­mo y en la es­ta­bi­li­za­ción de la de­mo­cra­cia. Ac­tual­men­te, sin em­bar­go, al ca­pi­ta­lis­mo le es­tá re­sul­tan­do mu­cho más di­fí­cil ge­ne­rar ta­les me­jo­ras de la pros­pe­ri­dad. Por el con­tra­rio, la evi­den­cia mues­tra una cre­cien­te de­sigual­dad y una des­ace­le­ra­ción del cre­ci­mien­to de la pro­duc­ti­vi­dad. Es­te ve­ne­no­so bre­ba­je vuel­ve a la de­mo­cra­cia in­to­le­ran­te y al ca­pi­ta­lis­mo ile­gí­ti­mo.

El ca­pi­ta­lis­mo de hoy en día es glo­bal. Es­to tam­bién pue­de con­si­de­rar­se ‘na­tu­ral’. Sin nin­gún ti­po de res­tric­ción, los ca­pi­ta­lis­tas no van a li­mi­tar sus ac­ti­vi­da­des a nin­gu­na ju­ris­dic­ción en par­ti­cu­lar. Si las opor­tu­ni­da­des son glo­ba­les, tam­bién lo se­rán sus ac­ti­vi­da­des. Así es que, co­mo re­sul­ta­do, tam­bién lo son las or­ga­ni­za­cio­nes eco­nó­mi­cas, en par­ti­cu­lar las gran­des em­pre­sas.

Sin em­bar­go, co­mo el pro­fe­sor Da­ni Ro­drik de la Uni­ver­si­dad de Har­vard lo ha se­ña­la­do, la glo­ba­li­za­ción li­mi­ta la au­to­no­mía na­cio­nal. Él es­cri­bió que "la de­mo­cra­cia, la so­be­ra­nía na­cio­nal y la in­te­gra­ción eco­nó­mi­ca mun­dial son in­com­pa­ti­bles en­tre sí: po­de­mos com­bi­nar dos de las tres, pe­ro nun­ca te­ner las tres al mis­mo tiem­po y en su to­ta­li­dad". Si los paí­ses son li­bres de es­ta­ble­cer las re­gu­la­cio­nes na­cio­na­les, la li­ber­tad de com­prar y ven­der a tra­vés de fron­te­ras se re­du­ci­rá. Al­ter­na­ti­va­men­te, si se eli­mi­nan las ba­rre­ras y se ar­mo­ni­zan las re­gu­la­cio­nes, la au­to­no­mía le­gis­la­ti­va de los paí­ses se li­mi­ta­rá. Es pro­ba­ble que la li­ber­tad de ca­pi­tal pa­ra cru­zar las fron­te­ras pue­da li­mi­tar la ca­pa­ci­dad de los Es­ta­dos pa­ra es­ta­ble­cer sus pro­pios im­pues­tos y re­gu­la­cio­nes.

Ade­más, una ca­rac­te­rís­ti­ca co­mún de los pe­río­dos de glo­ba­li­za­ción es la mi­gra­ción ma­si­va. El mo­vi­mien­to a tra­vés de fron­te­ras crea el con­flic­to más ex­tre­mo en­tre la li­ber­tad in­di­vi­dual y la so­be­ra­nía de­mo­crá­ti­ca. La pri­me­ra dic­ta que la gen­te de­be des­pla­zar­se a don­de quie­ra. La se­gun­da dic­ta que la ciu­da­da­nía es un de­re­cho de pro­pie­dad co­lec­ti­va so­bre cu­yo ac­ce­so los ciu­da­da­nos ejer­cen con­trol. Mien­tras tan­to, las em­pre­sas con­si­de­ran in­va­lua­ble la ca­pa­ci­dad de con­tra­tar li­bre­men­te. No es en lo más mí­ni­mo sor­pren­den­te que la mi­gra­ción se ha­ya con­ver­ti­do en el ‘pa­ra­rra­yos’ de la po­lí­ti­ca de­mo­crá­ti­ca con­tem­po­rá­nea. La mi­gra­ción es­tá des­ti­na­da a crear fric­ción en­tre la de­mo­cra­cia na­cio­nal y las opor­tu­ni­da­des eco­nó­mi­cas mun­dia­les.

Con­si­de­re­mos el de­cep­cio­nan­te com­por­ta­mien­to re­cien­te del ca­pi­ta­lis­mo glo­bal y, no me­nos im­por­tan­te el im­pac­to de la cri­sis fi­nan­cie­ra y su efec­to de­vas­ta­dor so­bre la con­fian­za en las éli­tes res­pon­sa­bles de los asun­tos po­lí­ti­cos y eco­nó­mi­cos. Te­nien­do en cuen­ta to­do es­to, la con­fian­za en un ma­tri­mo­nio du­ra­de­ro en­tre la de­mo­cra­cia li­be­ral y el ca­pi­ta­lis­mo glo­bal pa­re­ce in­jus­ti­fi­ca­da.

En­ton­ces ¿qué po­dría to­mar su lu­gar? Una po­si­bi­li­dad se­ría el sur­gi­mien­to de una plu­to­cra­cia glo­bal y, por con­si­guien­te, el fi­nal de las de­mo­cra­cias na­cio­na­les. Al igual que en el Im­pe­rio Ro­mano, las for­mas de re­so, pú­bli­cas per­du­ra­rían, pe­ro la reali­dad des­apa­re­ce­ría. Una al­ter­na­ti­va opues­ta se­ría el sur­gi­mien­to de de­mo­cra­cias no li­be­ra­les o de dic­ta­du­ras ple­bis­ci­ta­rias ab­so­lu­tas, en las que el go­ber­nan­te elec­to ejer­ce el con­trol so­bre el Es­ta­do y so­bre los ca­pi­ta­lis­tas. Es­to es­tá su­ce­dien­do en Ru­sia y en Tur­quía. El ca­pi­ta­lis­mo na­cio­nal con­tro­la­do re­em­pla­za­ría en­ton­ces al ca­pi­ta­lis­mo glo­bal. Al­go así co­mo lo que su­ce­dió du­ran­te la dé­ca­da de 1930. No es di­fí­cil iden­ti­fi­car los po­lí­ti­cos oc­ci­den­ta­les a quie­nes les gus­ta­ría di­ri­gir­se exac­ta­men­te ha­cia es­ta di­rec­ción.

Mien­tras tan­to, los que desea­mos pre­ser­var tan­to la de­mo­cra­cia li­be­ral co­mo el ca­pi­ta­lis­mo glo­bal de­be­mos en­fren­tar se­rias du­das. Una de ellas es si tie­ne sen­ti­do pro­mo­ver nue­vos acuer­dos in­ter­na­cio­na­les que vi­go­ro­sa­men­te li­mi­ten la dis­cre­ción re­gu­la­to­ria na­cio­nal en aras de las em­pre­sas exis­ten­tes. Mi pun­to de vis­ta ca­da vez más se ajus­ta al del pro­fe­sor de Har­vard, Law­ren­ce Sum­mers, quien ha ar­gu­men­ta­do que "los acuer­dos in­ter­na­cio­na­les no de­bie­ran juzgarse por cuán­to se ha ar­mo­ni­za­do o por cuán­tas ba­rre­ras se han de­rri­ba­do sino si los ciu­da­da­nos han si­do em­po­de­ra­dos". El co­mer­cio pro­du­ce ga­nan­cias, pe­ro no se le pue­de per­se­guir a to­da cos­ta.

Por en­ci­ma de to­do, si la le­gi­ti­mi­dad de nues­tros sis­te­mas po­lí­ti­cos de­mo­crá­ti­cos se ha de man­te­ner, la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca de­be orien­tar­se ha­cia la pro­mo­ción de los in­tere­ses de la ma­yo­ría y no de la mi­no­ría; en pri­mer lu­gar, es­ta­ría la ciu­da­da­nía, de la cual son res­pon­sa­bles los po­lí­ti­cos. Si no so­mos ca­pa­ces de ha­cer es­to, la ba­se de nues­tro or­den po­lí­ti­co es bas­tan­te pro­ba­ble que co­lap­se. Eso no be­ne­fi­cia­ría a na­die. El ma­tri­mo­nio de la de­mo­cra­cia li­be­ral con el ca­pi­ta­lis­mo ne­ce­si­ta un po­co de aten­ción. No se de­be dar por he­cho

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.