En Bo­li­via el ma­chis­mo no se debe de­ba­tir; se debe erra­di­car

El te­ma del ma­chis­mo vol­vió en for­ma de po­lé­mi­ca des­pués de que apa­re­cie­ran gra­fi­tis con­tra un pro­gra­ma que lle­va ade­lan­te Ma­ri­cruz Ri­be­ra. Va­rias fe­mi­nis­tas ha­blan del te­ma de fon­do

El Deber - Séptimo Día - - Informe Central - JA­VIER MÉN­DEZ VE­DIA

El fe­mi­nis­mo tu­vo va­rios ros­tros. Tu­vo la ca­ra tor­tu­ra­da y re­bel­de de Bar­to­li­na Sisa du­ran­te la co­lo­nia, el de Jua­na Azur­duy du­ran­te los úl­ti­mos días co­lo­nia­les y el de Ade­la Za­mu­dio en la épo­ca li­be­ral en­tre los si­glos XIX y XX.

Tu­vo tam­bién el ros­tro ‘cla­se me­dia-al­ta’ del Ate­neo Fe­me­nino de los años 30 del si­glo pa­sa­do y el ros­tro anar­quis­ta, mes­ti­zo y de po­lle­ra de la Fe­de­ra­ción Obre­ra Fe­me­ni­na.

Ad­qui­rió -en dic­ta­du­ra- la faz pa­cí­fi­ca de Do­mi­ti­la Chun­ga­ra, que pos­tu­la­ba que el fe­mi­nis­mo dis­traía del ver­da­de­ro fin, que es el so­cia­lis­mo. Así re­pa­sa la his­to­ria re­cien­te del fe­mi­nis­mo la es­cri­to­ra fe­mi­nis­ta y do­cen­te Vir­gi­na Ai­llón, que in­clu­ye en­tre los hi­tos fe­mi­nis­tas el ros­tro abs­trac­to de una ley que bus­ca fre­nar una vio­len­cia con­cre­ta: la vio­len­cia ma­chis­ta. La ley, pro­mul­ga­da en 2013, tie­ne un nom­bre pro­me­te­dor: ‘Ley in­te­gral pa­ra ga­ran­ti­zar a las mu­je­res una vi­da li­bre de vio­len­cia’.

Gra­fi­tis y tué­tano

Más de 30 fe­mi­ni­ci­dios en lo que va del año ha­cen ver que es­te ti­po de vio­len­cia es­tá en­rai­za­da “en el tué­tano de la so­cie­dad”, co­mo di­ce Ma­nuel A. Váz­quez Me­del, ca­te­drá­ti­co de la Uni­ver­si­dad de Se­vi­lla.

Pa­ra al­can­zar y roer ese tué­tano vio­len­to pue­de ha­ber di­fe­ren­tes vías. Una pue­de ser el ros­tro son­rien­te -tra­je fuc­sia­de la ex­mag­ní­fi­ca y mo­de­lo Ma­ri­cruz Ri­be­ra, es­po­sa del al­cal­de de La Paz, Luis Re­vi­lla. Otra qui­zá sea el ros­tro anar­quis­ta, ropa os­cu­ra, pe­lo ra­pa­do- de Ma­ría Ga­lin­do, lí­der de Mu­je­res Crean­do, gra­fi­te­ra, pro­vo­ca­do­ra y si­co­pe­da­go­ga.

Los gra­fi­tis que Ma­ría Ga­lin­do pin­tó con­tra Ma­ri­cruz Ri­be­ra fue­ron un ac­to de pro­vo­ca­ción. Lo que in­ten­ta­ba la lí­der de Mu­je­res Crean­do era pro­vo­car el de­ba­te ha­cia el plan­tea­mien­to del pro­gra­ma Yo soy mi pri­mer

amor, que di­ri­ge Ri­be­ra. Y lo ha lo­gra­do.

Las re­des so­cia­les se pro­nun­cia­ron pri­me­ro y tam­bién los que ven de cer­ca el pro­ble­ma del ma­chis­mo.

La pe­rio­dis­ta Ga­brie­la Icha­so

La cam­pa­ña de Ma­ri­cruz Ri­be­ra tra­ba­ja­rá las nue­vas mas­cu­li­ni­da­des con los ni­ños “No cul­pés al en­torno. Vos te­nés que to­mar la pos­ta de tu vi­da y de­ci­dir có­mo te va a tra­tar” (Ri­be­ra)

es­cri­bió en su blog que la ac­ti­tud de Ma­ría Ga­lin­do raya en la en­vi­dia, el ra­cis­mo, la dis­cri­mi­na­ción y la ne­ga­ción cuan­do se es­tre­lla con­tra la per­so­na de Ma­ri­cruz, “que sí fue piel en cue­ros y mo­de­lo, lue­go fue uni­ver­si­ta­ria y ar­qui­tec­ta, pre­sen­ta­do­ra de no­ti­cias y hoy en­car­na un pro­yec­to que pro­mue­ve for­ta­le­cer el amor pro­pio en las ni­ñas pa­ce­ñas, en las ni­ñas cru­ce­ñas, en las ni­ñas bo­li­via­nas. Lo ha­ce con éxi­to”.

Al pu­bli­cis­ta Mar­tín Díaz el tra­ba­jo de Ri­be­ra le pa­re­ce re­le­van­te. “Ten­go alum­nas que ha­cen vo­lun­ta­ria­do ahí y la idea

‘Yo soy mi pri­mer amor’ bus­ca su­bir la au­to­es­ti­ma de las ni­ñas. Se ha­cen ta­lle­res en va­rios co­le­gios

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.