“Los gra­fi­tis no son con­tra Ma­ri­cruz; son con­tra su pro­gra­ma su­per­fi­cial”

El Deber - Séptimo Día - - Informe Central - AC­TI­VIS­TA MA­RÍA GA­LIN­DO - FE­MI­NIS­TA. DI­RI­GE MU­JE­RES CREAN­DO -

Ha­ce 22 años que di­ri­ge el mo­vi­mien­to fe­mi­nis­ta anar­quis­ta Mu­je­res Crean­do. Rea­li­za fo­ros, ac­cio­nes di­rec­tas, pu­bli­ca­cio­nes. Su de­seo: afec­tar al pa­triar­ca­do.

Es­ta vez, ¿los gra­fi­tis van con­tra Ma­ri­cruz Ri­be­ra, con­tra su cam­pa­ña o am­bas? Los gra­fi­tis no son con­tra Ma­ri­cruz Ri­be­ra, por­que ella en cuan­to per­so­na pue­de ha­cer con su vi­da pri­va­da lo que quie­ra. El pro­ble­ma es que ha pues­to en con­si­de­ra­ción pú­bli­ca un pro­gra­ma edu­ca­ti­vo que tie­ne un carácter pú­bli­co. ¿Qué es lo que cues­tio­na Mu­je­res Crean­do? Ma­ri­cruz Ri­be­ra fun­cio­na de

fac­to co­mo la pri­me­ra da­ma del go­bierno mu­ni­ci­pal de La Paz. Cues­tio­na­mos un tí­tu­lo ab­so­lu­ta­men­te re­gre­si­vo y re­tró­gra­do que se atri­bu­ye. Gra­cias al pro­ce­so bo­li­viano, hoy la fi­gu­ra de la pri­me­ra da­ma no exis­te ni en el Go­bierno na­cio­nal ni en el go­bierno mu­ni­ci­pal. Nin­gu­na mu­jer ocu­pa un lu­gar pú­bli­co por el hom­bre con el cual es­té ca­sa­da. Si bien usa la pro­mo­ción de em­pre­sas pri­va­das, usa in­fra­es­truc­tu­ra edu­ca­ti­va pú­bli­ca ba­jo res­pon­sa­bi­li­dad del go­bierno mu­ni­ci­pal de La Paz. No tie­ne de­re­cho de usar la in­fra­es­truc­tu­ra pú­bli­ca pa­ra una cam­pa­ña pri­va­da. ¿Y en cuan­to a la cam­pa­ña? Pri­me­ro, con­vier­te el pro­ble­ma de la vio­len­cia ma­chis­ta en un he­cho ba­nal y muy sim­plón. Se­gun­do: car­ga la vio­len­cia ma­chis­ta al fac­tor de la au­to­es­ti­ma, que es una con­cep­ción ma­chis­ta de la vio­len­cia ma­chis­ta. El pro­ble­ma de la vio­len­cia ma- chis­ta tie­ne que ver con el uso y abu­so del ejer­ci­cio de po­der y no con la ca­ren­cia de au­to­es­ti­ma de la víc­ti­ma.

¿Es es­pe­cial­men­te de­li­ca­do di­ri­gir­se a ni­ñas en­tre diez y 16 años? No­so­tras, con esa po­bla­ción, te­ne­mos una Es­cue­la de Au­to­de­fen­sa. Hay una do­ble y tri­ple mo­ral en Ma­ri­cruz Ri­be­ra, que fue pro­ta­go­nis­ta de pu­bli­ci­dad se­xis­ta y ja­más cri­ti­có (esa pu­bli­ci­dad). Per­so­ni­fi­ca la cam­pa­ña Yo soy mi

pri­mer amor a par­tir del re­for­za­mien­to de pa­rá­me­tros de ti­ra­nia es­té­ti­ca y eso es ab­so­lu­ta­men­te da­ñino pa­ra la po­bla­ción de mu­je­res ado­les­cen­tes. Si in­ves­ti­ga­mos, ve­re­mos que el im­plan­te es un re­ga­lo de 15 años en San­ta Cruz. La cam­pa­ña es su­per­fi­cial: en tres ho­ras ha­cen una cha­co­ta y por aquí pa­só raíz del pro­gra­ma, de tra­ba­jar con ni­ñas an­tes que es­tén en edad de enamo­rar, me pa­re­ce ade­cua­do en un en­torno en el que la au­to­es­ti­ma es ge­ne­ral­men­te ba­ja. Creo que sien­do quien es (mo­de­lo, pre­sen­ta­do­ra de TV) y es­tan­do ca­sa­da con quien lo es­tá, lo cri­ti­ca­ble se­ría que no ha­ga na­da. Pe­ro ella de­ci­dió po­ner en mar­cha esa idea. Las­ti­mo­sa­men­te, Ga­lin­do de­ci­dió cri­ti­car su as­pec­to y se des­le­gi­ti­mó”. Icha­so com­ple­men­ta la idea: “La lu­cha de la ac­ti­vis­ta pier­de cre­di­bi­li­dad cuan­do se ensaña con­tra otra ac­ti­vis­ta, sim­ple­men­te por­que di­fie­re de en­fo­que, por­que le qui­ta es­ce­na­rio o pa­les­tra”. El pro­gra­ma Yo soy mi pri­mer

amor in­sis­te en la au­to­es­ti­ma de las ni­ñas de 10 a 16 años. Así re­su­me Ri­be­ra su mo­ti­va­ción: “¿Qué ha­ce que una mu­jer se que­de con un hom­bre que la gol­pea, la dis­mi­nu­ye, le prohí­be ha­cer co­sas, la in­sul­ta y la ha­ce in­fe­liz? ¿El amor? No creo; el mie­do, la de­pen­den­cia eco­nó­mi­ca, la pre­sión pa­ra no de­nun­ciar o pen­sar que na­die más va a que­rer­la son más bien las res­pues­tas. Hay mu­chos te­mas que ha­cen a la vio­len­cia y de­ci­dí tra­ba­jar con uno de ellos: la ba­ja au­to­es­ti­ma”.

La pe­rio­dis­ta bo­li­via­na Dri­na Er­gue­ta, que tra­ba­ja en La In­de­pen­dent, agen­cia de no­ti­cias con vi­sión de gé­ne­ro de Cataluña, di­ce que el men­sa­je de Ri­be­ra es des­via­do, in­co­rrec­to y con­tra­pro­du­cen­te. In­clu­so in­dig­nan­te. “Lo que ha­ce es res­pon­sa­bi­li­zar a las víc­ti­mas de la vio­len­cia que su­fren. No es una cam­pa­ña que di­ga: yo soy mi pri­mer amor y quie­ro los mis­mos de­re­chos, po­der ac­ce­der a las mis­mas opor­tu­ni­da­des, po­der asu­mir las mis­mas res­pon­sa­bi­li­da­des”, ar­gu­men­ta. “Lo que plan­tea es re­for­zar la au­to­es­ti­ma de las ni­ñas y eso las cul­pa­bi­li­za. Li­te­ral­men­te, la se­ño­ra Ri­be­ra di­ce que las chi­cas de­ben apren­der a ha­cer­se res­pe­tar. Si las me­nos­pre­cian, gol­pean, vio­lan o ma­tan es su cul­pa, no se hi­cie­ron res­pe­tar”.

Adul­to­cen­tris­mo

Ta­nia Sán­chez, di­rec­to­ra del Cen­tro de pro­mo­ción de la mu­jer Gre­go­ria Apa­za, con­si­de­ra que la pro­pues­ta de Ma­ri­cruz Ri­be­ra, “más allá de ser ella la es­po­sa del al­cal­de, es in­tere­san­te des­de otro en­fo­que, con otras mi­ra­das pa­ra po­si­cio­nar el te­ma de la vio­len­cia ma­chis­ta”.

Las crí­ti­cas que ha­ce Ma­ría Ga­lin­do -di­ce- mues­tran “que fal­ta de­ba­te en el país”. Re­cuer­da que el mo­vi­mien­to de mu­je­res tra­ba­ja des­de ha­ce mu­cho pa­ra vi­si­bi­li­zar los al­tos ín­di­ces de vio­len­cia en no­viaz­gos “y a to­da la ca­de­na que mues­tra a una so­cie­dad ma­chis­ta, an­dro­cén­tri­ca y adul­to­cen­tris­ta”.

Er­gue­ta no es­tá de acuer­do. “El ma­chis­mo es una reali­dad que no se debe de­ba­tir, se debe erra­di­car. Es co­mo de­cir si es su­fi­cien­te o no el de­ba­te so­bre el ro­bo, el ase­si­na­to, la vio­la­cion, el se­cues­tro, la pe­dofi­lia. El ma­chis­mo es en los he­chos un de­li­to, por­que co­mo mí­ni­mo es dis­cri­mi­na­to­rio y ya hay una ley con­tra to­da for­ma de dis­cri­mi­na­ción”, di­ce. Pa­ra ex­pli­car por qué la cam­pa­ña Yo soy

mi pri­mer amor es­tá erra­da, pro­po­ne es­te ejem­plo: si hay una ola de ro­bos de co­ches en San­ta Cruz, ima­gi­né­mo­nos que una cam­pa­ña di­ga: Ame y cui­de a su co­che pa­ra que no lo ro­ben; que la cam­pa­ña pro­pon­ga una se­rie de cur­sos y ta­lle­res pa­ra cui­dar los co­ches, pa­ra que es­tén pin­ta­dos de tal co­lor, que ten­gan cier­tos se­gu­ros. Una cam­pa­ña así, di­ce, se­ría ri­dí­cu­la; pa­ra Icha­so es un pro­gra­ma que for­ta­le­ce el amor pro­pio

Los men­sa­jes en las pa­re­des in­ter­pe­lan tan­to la for­ma del men­sa­je co­mo a quien lo trans­mi­te

“La cam­pa­ña es pa­ra que ella ha­ga una ca­rre­ra po­lí­ti­ca”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.