Otra ver­sión de los he­chos

El Deber - Séptimo Día - - Firmas - ROBERTO BAR­BERY ANA­YA * * Es­cri­tor

Era una so­cie­dad de­ma­sia­do can­sa­da pa­ra pen­sar. Ya ni si­quie­ra as­pi­ra­ba a te­ner pan; ha­bía du­pli­ca­do su ra­ción de cir­co. Los ‘lin­cha­mien­tos’ no so­lo eran acep­ta­dos; eran alen­ta­dos y fes­te­ja­dos. Una con­si­de­ra­ble par­te de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción ba­sa­ba su éxi­to en la pro­mo­ción en­tu­sias­ta de la des­gra­cia, ras­go que, sin du­da, re­tra­ta­ba me­jor el al­ma so­cial, que el al­ma im­pe­ne­tra­ble de los más po­pu­la­res orien­ta­do­res de opi­nión… Un día fui tes­ti­go del si­guien­te he­cho más o me­nos co­ti­diano: una tur­ba enar­de­ci­da sin al­cohol ha­bía sor­pren­di­do al au­tor del ro­bo de una ga­rra­fa de gas –en reali­dad, pa­re­ce que era un ca­so de hur­to, di­fe­ren­cia que pa­ra en­ton­ces na­die en­ten­día ni le im­por­ta­ba-, y cuan­do es­ta­ban por ‘lin­char’ al des­gra­cia­do in­ter­vino la Po­li­cía. La oca­sión fue pro­pi­cia pa­ra re­cor­dar a los ofi­cia­les que eran de­lin­cuen­tes con uni­for­me y ac­to se­gui­do pa­ra ame­na­zar con am­pliar ge­ne­ro­sa­men­te el ‘lin­cha­mien­to’ del día. Es ver­dad que ha­bía ra­zo­nes so­bra­das pa­ra no sen­tir apre­cio por la Po­li­cía. Se mos­tra­ban con­tem­pla­ti­vos, y has­ta al­gu­nos de sus miem­bros ha­bían si­do par­te de ban­das de­lic­ti­vas muy re­co­no­ci­das por su bru­ta­li­dad. Ha­bía una irri­ta­ción ca­si uná­ni­los y una pre­sión so­cial ca­da vez más os­ten­si­ble pa­ra evi­tar tra­bas y pos­ter­ga­cio­nes ad­mi­nis­tra­ti­vas a la ho­ra de san­cio­nar a los de­lin­cuen­tes. In­clu­si­ve uno de los can­di­da­tos po­lí­ti­cos de oca­sión ofre­cía la pe­na de muer­te pa­ra sa­lir de la agu­da cri­sis eco­nó­mi­ca en la que se en­con­tra­ba el país. Un acia­go día la Po­li­cía se mos­tró re­suel­ta a de­mos­trar que las crí­ti­cas eran in­jus­tas. Que ellos ac­tua­ban con de­ci­sión. Ha­bía una va­go­ne­ta con vi­drios os­cu­ros y sus ocu­pan­tes tu­vie­ron una ac­ti­tud que les pa­re­ció sos­pe­cho­sa. Es­ta­ban bus­can­do un vehícu­lo re­cién ro­ba­do, y no ha­bía tiem­po que per­der ni cre­den­cial que mos­trar. Y el castigo fue ejem­pla­ri­za­dor…, co­mo que­ría la te­le­vi­sión, co­mo que­ría la gen­te… Sin ma­yo­res trá­mi­tes, sin es­crú­pu­los de nin­gu­na na­tu­ra­le­za, se apli­có de una vez el castigo irremediable de la pe­na de muer­te… Ma­ta­ron y des­pués pre­gun­ta­ron. Y cuan­do se su­po que la víc­ti­ma era un inocen­te, que com­pren­si­ble­men­te qui­so huir an­te la fal­ta de es­crú­pu­los de la Po­li­cía, la sa­bi­du­ría del pue­blo -”¡que nun­ca se equi­vo­ca!”– ni si­quie­ra se in­mu­tó: apun­tó al in­fe­liz de turno que ha­bía ja­la­do el ga­ti­llo. To­tal, lo im­por­tan­te era que siem­pre hu­bie­ra al­guien a quien ‘lin­char’

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.