Coope­ra­ti­vas y sus la­be­rin­tos

El Deber - Séptimo Día - - Firmas -

La for­ma­ción de las coope­ra­ti­vas mi­ne­ras en Bo­li­via da­ta de la Ley Ge­ne­ral de So­cie­da­des Coope­ra­ti­vas (De­cre­to Ley No. 5035) de 1958, pe­ro po­co se co­no­ció de ellas has­ta que, en 1985 se pro­mul­gó el de­cre­to 21060 que man­da ce­rrar las em­pre­sas mi­ne­ras es­ta­ta­les y de­ja sin efec­to a la COMIBOL, den­tro de la po­lí­ti­ca de privatización del Go­bierno de Víc­tor Paz Es­ten­so­ro. Mu­chos de los mi­les de tra­ba­ja­do­res expulsados de las mi­nas es­ta­ta­les (re­lo­ca­li­za­dos) tu­vie­ron que sa­lir de sus lu­ga­res pa­ra vol­ver y otros se que­da­ron en sus po­brí­si­mos pue­blos, sin op­cio­nes. Se­gu­ra­men­te así em­pe­za­ron a pen­sar en una sa­li­da a la cri­sis en la que se en­con­tra­ban y em­pe­za­ron a or­ga­ni­zar­se. 12 años des­pués del 21060, el Có­di­go de Minería es­ta­ble­ció que la Comibol ad­mi­nis­tra­ría con­ce­sio­nes mi­ne­ras es­ta­ble­ci­das me­dian­te con­tra­tos de arren­da­mien­to o a ries­go com­par­ti­do con el Es­ta­do, sin rea­li­zar ope­ra­cio­nes di­rec­tas de pro­duc­ción. Es­te cam­bio en el rol de la Comibol y los precios ba­jos que obli­ga­ron tam­bién a las pri­va­das a re­du­cir los em­pleos, obli­ga­ron a bus­car op­cio­nes a los ex tra­ba­ja­do­res mi­ne­ros que ya te­nían la ex­pe­rien­cia y la tra­di­ción en el área. En reali­dad los pri­me­ros coope­ra­ti­vis­tas, al­gu­nos de los cua­les en­tre­vis­té, ex­pre­sa­ban mu­cho or­gu­llo por ha­ber de­ja­do atrás esa his­to­ria de de­pen­den­cia del Es­ta­do pa­ra atre­ver­se a tra­ba­jar y or­ga­ni­zar­se por cuen­ta pro­pia. Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, de la cri­sis de precios de mi­ne­ra­les que afec­tó a los tra­ba­ja­do­res mi­ne­ros expulsados de la em­pre­sa es­ta­tal y de la cri­sis ins­ti­tu­cio­nal es­ta­tal, ha­bía sur­gi­do y se mul­ti­pli­có el coope­ra­ti­vis­mo mi­ne­ro ac­tual. Sin em­bar­go, cuan­do es el mer­ca­do úni­ca­men­te el que ri­ge las re­la­cio­nes sin nin­gu­na pla­ni­fi­ca­ción ni re­gu­la­ción es­ta­tal, el re­sul­ta­do es que tam­bién pe­ne­tra las re­la­cio­nes in­ter­nas y emer­gen las de­sigual­da­des tra­du­ci­das en ma­yor acumulación de ca­pi­tal de unos po­cos, y ca­da vez peo­res con­di­cio­nes de la ma­yo­ría, he­cho que con­tra­vie­ne los prin­ci­pios y las bases fun­da­men­ta­les del coope­ra­ti­vis­mo y ter­mi­na por dis­tor­sio­nar el ob­je­to mis­mo de su crea­ción y su ra­zón de ser. Es­te fue el pro­ble­ma del coope­ra­ti­vis­mo mi­ne­ro a ca­si dos dé­ca­das de su emer­gen­cia y desa­rro­llo. Es­tu­dios se­ña­lan que el coope­ra­ti­vis­mo mi­ne­ro desa­rro­lló un mo­do de pro­duc­ción es­tra­ti­fi­ca­do y pi­ra­midal en el que una coope­ra­ti­va con­tie­ne so­cios de em­pre­sas en la pun­ta de la pi­rá­mi­de, con ac­ce­so a los mi­ne­ra­les de al­ta ley y con ex­tra­or­di­na­rias so­bre un se­gun­do es­tra­to me­dio que ac­ce­de a áreas con me­nos po­si­bi­li­da­des y lo ha­ce por tem­po­ra­das y un ter­cer es­tra­to que cons­ti­tu­ye la ba­se de la pi­rá­mi­de en que es­tán los tra­ba­ja­do­res de las ope­ra­cio­nes mi­ne­ras sin op­ción de aso­cia­ción ni co­mo par­te de la coope­ra­ti­va ni co­mo em­plea­dos con de­re­chos la­bo­ra­les, es­tos son la ma­yo­ría y su­man mi­les. Las con­di­cio­nes han te­ni­do que ser muy ven­ta­jo­sas pa­ra los de la pun­ta de la pi­rá­mi­de pa­ra ex­pli­car que el nú­me­ro de coope­ra­ti­vas mi­ne­ras re­gis­tra­das se du­pli­que en Bo­li­via de 60.000 a 130.000 y pa­ra que lo­gren in­tro­du­cir en la cons­truc­ción de la Agen­da Pa­trió­ti­ca una pro­yec­ción ma­yor de coope­ra­ti­vas has­ta el 2025. show, le dio la pa­la­bra a Pe­ña Nie­to. Ahí, ya sin un texto que leer, in­sis­tió en que su res­pon­sa­bi­li­dad era “de­fen­der al pue­blo de Mé­xi­co”. Pe­ro, iró­ni­ca­men­te, no lo hi­zo. Dos ho­ras y me­dia des­pués, Pe­ña Nie­to sa­có un tuit di­cien­do que al prin­ci­pio de la reunión le de­jó cla­ro a Trump que Mé­xi­co no pa­ga­ría por su mu­ro. En­ton­ces ¿por qué no se atre­vió a des­men­tir a Trump en pú­bli­co? Eso no es di­plo­ma­cia. Eso es fal­ta de carácter y li­de­raz­go. No, Pe­ña Nie­to no re­pre­sen­ta a mi­llo­nes de me­xi­ca­nos. Fue una reunión en­tre dos de las per­so­nas más odia­das por los me­xi­ca­nos, tan­to en Mé­xi­co co­mo Es­ta­dos Uni­dos. ¿Por qué se jun­tan los im­po­pu­la­res? Por­que en el fon­do, quie­ren que la gen­te los quie­ra, y es­tán dis­pues­tos a to­mar al­tos ries­gos. Pe­ña Nie­to no aca­ba de sa­lir de las acu­sa­cio­nes de co­rrup­ción, Con­tar in­clu­so con una nor­ma que pro­te­ge a los coope­ra­ti­vis­tas con­tra los de­re­chos de los em­plea­dos y los de­re­chos de pue­blos in­dí­ge­nas y cam­pe­si­nos im­po­si­bi­li­ta­dos de in­te­rrum­pir sus ope­ra­cio­nes, es ya una gran ven­ta­ja con la que cuen­ta es­te sector, apar­te de las con­di­cio­nes im­po­si­ti­vas que son irri­so­rias, pues­to que so­lo pa­gan al Es­ta­do un 5% de re­ga­lías so­bre un va­lor ex­por­ta­do. Con ca­si un mi­llón de hec­tá­reas so­bre las que tie­nen de­re­chos mi­ne­ros, sin nin­gu­na re­gu­la­ción am­bien­tal ni so­cial y con de­re­chos ex­pec­ta­ti­cios so­bre la to­ta­li­dad de las Re­ser­vas Fis­ca­les, ade­más de ca­si una trein­te­na de de­cre­tos y le­yes en los que lo­gra­ron in­tro­du­cir ven­ta­jas aran­ce­la­rias, fon­dos en fi­dei­co­mi­sos pa­ra un fon­do pro­pio, cré­di­tos, fle­xi­bi­li­za­cio­nes en los re­qui­si­tos has­ta re­du­cir­los prác­ti­ca­men­te a un me­ro pa­pe­leo, etc. Son con­di­cio­nes de ven­ta­ja in­ne­ga­bles de es­te sector. Fren­te a lo des­cri­to uno se pre­gun­ta ¿Por qué la cri­sis si las ven­ta­jas eran tan­tas? En el plie­go pe­pla­gio e in­com­pe­ten­cia, y ne­ce­si­ta­ba un fuer­te gol­pe de ti­món. Pre­sen­tar­se co­mo el de­fen­sor de los me­xi­ca­nos fren­te al ogro de Trump le hu­bie­ra da­do mu­chos pun­tos. Y Trump es­tá en me­dio de una con­tro­ver­ti­da cam­pa­ña y per­dien­do en las en­cues­tas. Eso ex­pli­ca la reunión. Pe­ro sa­lió tan mal que esa mis­ma no­che en Ari­zo­na, Trump in­sis­tió en que cons­trui­ría un mu­ro de 1,900 mi­llas en la fron­te­ra y que los me­xi­ca­nos lo pa­ga­rían, aun­que ellos no lo su­pie­ran. Al fi­nal, Trump se sa­lió con la su­ya y Pe­ña Nie­to fue el ‘lo­ser.’ Trump apro­ve­chó la si­tua­ción al má­xi­mo. Fue la pri­me­ra vez que se reunía, co­mo can­di­da­to, con un pre­si­den­te y de­mos­tró que es­tos en­cuen­tros de al­to ni­vel pue­den arre­glar­se en so­lo unas ho­ras, no me­ses. Ade­más, ejer­ci­tó in­ter­na­cio­nal­men­te su ya fa­mo­sa ti­to­rio re­sal­tan va­rios No: a la Ley del Tra­ba­jo, a las re­gu­la­cio­nes am­bien­ta­les aun­que hoy no las con­tro­lan, pe­ro al me­nos les im­pi­den en­trar a re­ser­vas y a áreas pro­te­gi­das; no a una ley de coope­ra­ti­vas que les cam­bie las re­glas del jue­go, sin ser­lo, por­que no lo son; más fi­nan­cia­mien­to y más re­cur­sos e in­ver­sio­nes es­ta­ta­les que las fa­vo­rez­can y prác­ti­ca­men­te sub­si­dien ru­bros co­mo la elec­tri­ci­dad, por ejem­plo, y tam­bién No a la apro­ba­ción de sus pe­ti­cio­nes en Asam­blea Le­gis­la­ti­va, es de­cir, en el mar­co de to­dos los pri­vi­le­gios que es­te sector ya ha­bía ob­te­ni­do, no se es­pe­ra­ba otra co­sa que una ne­go­cia­ción exi­to­sa de es­tos pun­tos y los con­sa­bi­dos fes­te­jos y ce­le­bra­cio­nes con el Go­bierno al con­ce­der­les lo so­li­ci­ta­do. ¿Cons­ti­tu­yó lo cen­tral del con­flic­to el re­cla­mo de los de­re­chos la­bo­ra­les de mi­les de tra­ba­ja­do­res mi­ne­ros del área ru­ral y es­te pun­to en el plie­go pe­ti­to­rio in­cli­nó la ba­lan­za ha­cia el des­en­cuen­tro con una éli­te coope­ra­ti­vi­za­da que se ju­gó el to­do por el to­do pa­ra to­mar Bo­li­via por asal­to co­mo ase­gu­ra Mar­co Gan­da­ri­lla del CEDIB? Yo creo que ya lo es­ta­ban ha­cien­do, que la to­ma es­ta­ba en cur­so y sin le­van­tar pol­va­re­da y por eso me pa­re­ce que aún fal­ta otro aná­li­sis más po­lí­ti­co y qui­zá vin­cu­la­do a las ne­go­cia­cio­nes con la COB y a las pro­yec­cio­nes po­lí­ti­cas del MAS en el área ru­ral. Sí les que­da­ron te­mas pen­dien­tes en su Agen­da del 2014, pe­ro es­ta­ban ne­go­cián­do­los con ba­jo perfil, et­cé­te­ra, por eso con­clu­yo plan­tean­do que al­go fal­ta en es­te rom­pe­ca­be­zas * Es au­to­ra del li­bro La Minería en Las Tie­rras Ba­jas de Bo­li­via ter­que­dad. Usó a Pe­ña Nie­to y se fue sin una he­ri­da. El ver­da­de­ro mu­ro de Trump es­tá en su ca­be­za. El quie­re ais­lar a Es­ta­dos Uni­dos del mun­do y pre­ser­var su tra­di­ción an­glo­sa­jo­na. Por eso el mu­ro y su lu­cha con­tra los in­mi­gran­tes la­ti­noa­me­ri­ca­nos, por eso su re­cha­zo a los tra­ta­dos de li­bre co­mer­cio y su des­dén por las or­ga­ni­za­cio­nes pla­ne­ta­rias. La apues­ta de Trump es muy arries­ga­da. El cree que pue­de ga­nar so­lo con el vo­to de los es­ta­dou­ni­den­ses blan­cos. Yo creo que se equi­vo­ca. Ya no hay su­fi­cien­tes vo­tos blan­cos en Es­ta­dos Uni­dos co­mo pa­ra ga­nar la Ca­sa Blan­ca. Sin afro­ame­ri­ca­nos, la­ti­nos y asiá­ti­cos, se aca­ba la fies­ta. En dos me­ses ve­re­mos si tu­vo la ra­zón * Director de no­ti­cias Uni­vi­sión

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.