LA CO­LEC­TI­VI­DAD TRANS MI­RA MÁS ALLÁ DE LA IDEN­TI­DAD

Los de­re­chos no ter­mi­nan en el nom­bre. Allí co­mien­zan. A ca­si seis me­ses de la pro­mul­ga­ción, in­te­gran­tes de la co­mu­ni­dad ha­cen una eva­lua­ción. Ven que me­jo­ró su ca­li­dad de vi­da, pe­ro aún es­tá muy le­jos la po­si­bi­li­dad de ca­sar­se con he­te­ro­se­xua­les

El Deber - Séptimo Día - - Portada - MAR­CE­LO TEDESQUI V.

Los in­te­gran­tes de la co­mu­ni­dad tran­se­xual sien­ten que la pro­mul­ga­ción de la Ley de Iden­ti­dad de Gé­ne­ro, que per­mi­te cam­biar la fo­to y el nom­bre de su car­né, abrió las puer­tas de una me­jor ca­li­dad de vi­da, pe­ro ad­mi­ten que la nor­ma no al­can­za pa­ra lle­nar to­das sus ex­pec­ta­ti­vas, por­que más allá de la cé­du­la si­guen atra­pa­das y atra­pa­dos en el cuer­po equi­vo­ca­do, y eso les im­pi­de ca­sar­se con un hom­bre o una mu­jer he­te­ro­se­xual.

“Qué se lla­ma ser mu­jer, quie­ro de­cir­te que el nom­bre (que ob­tu­vo con la ley) no me ha­ce mu­jer. Yo na­cí con el sen­ti­mien­to de ser­lo. El nom­bre me ha­ce ciu­da­da­na y me per­mi­te ser una per­so­na que tie­ne un car­né que me iden­ti­fi­que; soy una ciu­da­da­na co­mo cual­quie­ra, aho­ra puedo vo­tar por el can­di­da­to que quie­ra, an­tes eso no pa­sa­ba. Re­cu­pe­ra­mos de­re­chos ci­vi­les y po­lí­ti­cos que han ro­to to­dos los es­te­reo­ti­pos ra­cia­les y cul­tu­ra­les”, di­jo la pre­si­den­ta de la Fun­da­ción Tré­bol, Ray­sa To­rrea­ni.

La nue­va con­di­ción abre la po­si­bi­li­dad del ma­tri­mo­nio por­que “el car­né me da to­dos los de­re­chos”, ad­vir­tió To­rrea­ni, quien re­ve­ló: “a mi me gus­tan los he­te­ro­se­xua­les, no me gus­ta un gay que no ten­ga pro­ble­ma en ca­sar­se con­mi­go, me gus­tan los hom­bres ma­chos, al­guno de ellos pue­de te­ner un gus­to por mí, pe­ro es muy di­fí­cil que se ani­me a dar el pa­so de ca­sar­se, eso es­tá muy le­jos, no hay ca­sos”.

Re­cuer­da que el ma­tri­mo­nio une los bie­nes que se ad­quie­ren den­tro de la re­la­ción. “El ma­tri­mo­nio ci­vil no une sen­ti­mien­tos, une lo ma­te­rial pa­ra que cuan­do me se­pa­re, él no va­ya a echar­me a la ca­lle y, de­fi­ni­ti­va­men­te, es­tá muy le­jos pa­ra no­so­tras. En Ar­gen­ti­na es­ta ley tie­ne cua­tro años de vi­gen­cia y nin­gu­na mu­jer trans se ha ca­sa­do. Ni ha­blar de la unión por la Igle­sia, nin­gu­na de no­so­tras pien­sa en eso, so­mos res­pe­tuo­sas con eso”.

Es pre­ci­sa­men­te en ese as­pec­to en que no es­tá de acuer­do la Igle­sia ca­tó­li­ca. La Ar­qui­dió­ce­sis de San­ta Cruz anun­ció que pre­sen­ta­rá un am­pa­ro cons­ti­tu­cio­nal en con­tra de la Ley de Iden­ti­dad de Gé­ne­ro por­que aten­ta con­tra la fa­mi­lia y la na­tu­ra­le­za hu­ma­na.

El mé­di­co cru­ce­ño Ja­vier Ber­mú­dez ad­mi­te que no tie­ne en sus pla­nes te­ner una re­la­ción. “Es más com­pli­ca­do es­tar con una he­te­ro­se­xual, por­que pue­de que fun­cio­ne has­ta que de­ba con­tar que soy un hom­bre trans. Las­ti­mo­sa­men­te es un po­co frus­tran­te en ese sen­ti­do, por­que se­gui­mos atra­pa­dos en otro cuer­po”.

Pa­me­la Valenzuela, una de las pri­me­ras mu­je­res trans en ob­te­ner su car­né de iden­ti­dad, afir­mó que to­do cam­bió des­de la pro­mul­ga­ción de la ley. “Puedo ejer­cer mis de­re­chos de ciu­da­da­nía ple­na que por años fue­ron re­le­ga­dos. El pri­me­ro es a la iden­ti­dad, el si­guien­te es el tra­ba­jo, con mi do­cu­men­to han cam­bia­do mis cuen­tas en ban­cos, los apor­tes en las AFP, eso me le­van­ta la au­to­es­ti­ma. Mi vi­da cam­bió pa­ra bien en el ám­bi­to le­gal”.

La fa­mi­lia, el pri­mer mu­ro

Una his­to­ria que se re­pi­te con fre­cuen­cia en­tre las per­so­nas tran­se­xua­les es el sa­lir de ca­sa a cor­ta edad, por­que la pri­me­ra mu­ra­lla con la que se cho­can es la fa­mi­lia más cer­ca­na. Los con­flic­tos in­tra­fa­mi­lia­res al­can­zan a tal pun­to que mu­chos op­tan por ir­se de sus ho­ga­res.

Pa­me­la Valenzuela, una tran­se­xual ra­di­ca­da en La Paz, afir­mó que des­de muy pe­que­ña se dio cuen­ta de que no le gus­ta­ban las co­sas de ni­ños, si­tua­ción que ge­ne­ró un con­flic­to in­terno y que des­pués al­can­zó a la fa­mi­lia.

“Des­de los seis o sie­te años no­té que era di­fe­ren­te en el as­pec­to se­xual. Me gus­ta­ba po­ner­me la ro­pa de mis her­ma­nas; mi pa­pá y mi her­mano ma­yor, que eran su­per­ma­chis­tas y

Los miem­bros del co­lec­ti­vo trans bus­can avan­zar ha­cia una for­ma pa­re­ci­da al ma­tri­mo­nio ci­vil En Ar­gen­ti­na des­pués de cua­tro años de pro­mul­ga­da la ley, aún no hay ca­sos de ma­tri­mo­nio

pa­triar­ca­les, no me acep­ta­ron, peor en Po­to­sí, don­de re­si­día­mos, que era una ciu­dad muy ce­rra­da ha­ce más de 30 años. Por la vio­len­cia in­tra­fa­mi­liar que se ge­ne­ró, a los 14 años op­té por ir­me de la ca­sa”. Así fue que lle­gó a La Paz.

“No pu­de con­ti­nuar mis es­tu­dios, al­gu­nas ami­gas ‘trans’ me aco­gie­ron en su ca­sa y no me que­dó más que sa­lir a la no­che, a pros­ti­tuir­me”, re­la­tó.

Pe­ro, des­pués de 20 años de vi­vir fue­ra de ca­sa, y con ma­yor es­ta­bi­li­dad emo­cio­nal y eco­nó­mi­ca, bus­có la re­con­ci­lia­ción fa­mi­liar. Via­jó con sus pa­dres a la se­de de Go­bierno, don­de ella vi­vía. “Un día mi pa­pá nos reunió, po­co an­tes de mo­rir, y le di­jo a mi her­mano ma­yor que yo era su hi­ja, que me res­pe­ta­ra y co­mo tal iba a en­trar a su ca­sa; el que no lo hi­cie­ra, po­día ir­se del lu­gar. Tu­ve to­tal res­pal­do. Ese fue un día muy es­pe­cial pa­ra mí”, re­cor­dó.

Ray­sa To­rrea­ni se­ña­ló que la sa­li­da tem­pra­na de ca­sa es ca­si obli­ga­to­ria. “Las pe­leas que es­cu­chas, tu pa­pá que le echa la cul­pa a tu ma­má por lo que tú eres te ha­cen sen­tir mal y no que­da más que ir­te. Yo sa­lí a los 14 años, por­que no que­ría más con­de­na y bus­ca­ba iden­ti­fi­car­me con­mi­go mis­ma. Ro­ba­ba, tra­ba­jé du­ran­te 11 años en la la­bor se­xual. La vi­da te arro­ja a una si­tua­ción de vul­ne­ra­bi­li­dad”, afir­mó.

Ja­vier Ber­mú­dez, mé­di­co de pro­fe­sión, con­fie­sa que sus pa­dres siem­pre su­pie­ron que él era di­fe­ren­te. “Cuan­do se los di­je, en 2014, mi pa­pá me pi­dió que lo man­ten­ga en re­ser­va has­ta en­tre­gar­le el tí­tu­lo. Él lo su­peró, es mé­di­co, pe­ro fue du­ro”.

Re­la­ta que a su ma­má le cos­tó asi­mi­lar la reali­dad. “Ella es­tá muy me­ti­da en la Igle­sia cris­tia­na. Le cho­ca, pe­ro me res­pe­ta. Es­tá fe­liz de que es­té en La Paz tra­ba­jan­do”.

El mé­di­co cru­ce­ño cuen­ta que se dio cuen­ta de que te­nía otra orien­ta­ción se­xual des­de que era muy pe­que­ño. “Con de­cir­le que cuan­do las pro­fe­so­ras de kín­der me po­nían en la fi­la de las ni­ñas, yo no en­ten­día por qué lo ha­cían, me sen­tía hom­bre­ci­to”. Él fue a la Igle­sia a la que asis­te su ma­dre, in­clu­so en de­ter­mi­na­do mo­men­to de su vi­da par­ti­ci­pó del Mi­nis­te­rio de Ala­ban­za. “Can­ta­ba, ellos no en­tien­den esa te­má­ti­ca, hi­cie­ron co­sas que me las­ti­ma­ron. Di­je­ron que te­nía un de­mo­nio y ne­ce­si­ta­ba ha­cer­me una li­be­ra­ción; yo te­nía 17 años, fue do­lo­ro­so”.

La pre­sión que sin­tió lo lle­vó a in­ten­tar el sui­ci­dio. “No fun­cio­nó, mez­clé me­di­ca­men­tos y una do­cen­te me sal­vó, es­ta­ba en cuar­to año de Me­di­ci­na. Mi ma­má pensaba que era re­ver­si­ble. Ahí se dio cuen­ta de que no era un ca­pri­cho, ella abrió los ojos, y pu­di­mos avan­zar”, di­jo

PA­RA LAS PER­SO­NAS TRASGÉNERO, HAY AVAN­CES EN LA SO­CIE­DAD CON NUE­VA IDEN­TI­DAD

Ray­sa To­rrea­ni, Pa­me­la Valenzuela y Ja­vier Ber­mú­dez ha­blan de los cam­bios

Las pri­me­ras per­so­nas que re­ci­bie­ron el car­né con su nue­va iden­ti­dad de gé­ne­ro. Ocu­rrió el 9 de sep­tiem­bre en La Paz; po­sa­ron en la pla­za Mu­ri­llo con la ban­de­ra de los co­lo­res del ar­coi­ris

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.