Aún quie­ro man­dar (y ma­tar)

El Deber - Séptimo Día - - Firmas -

En Ar­gen­ti­na, un hom­bre ma­tó a tres mu­je­res; una de ellas era su pa­re­ja, e in­ten­tó ma­tar a tres ni­ños (la me­nor, su hi­ja de ocho me­ses a quien no que­ría re­co­no­cer). Dos se­ma­nas an­tes ha­bía de­cla­ra­do “¡Ni una me­nos las pe­lo­tas! Hay que ca­gar­las a pa­los a to­das”, re­fi­rién­do­se al mo­vi­mien­to in­ter­na­cio­nal Niu­naMe­nos con­tra la vio­len­cia a las mu­je­res. Es­te hom­bre no es­tá fue­ra de la reali­dad, es de­cir no es­tá lo­co; es­tá en con­tra de que las mu­je­res re­cla­men sus de­re­chos y pi­dan igual­dad. No le gus­ta ver a mi­les de mu­je­res y mu­chos hom­bres que sa­len a mar­char, que quie­ren cam­biar las co­sas, que pro­po­nen equi­dad en las res­pon­sa­bi­li­da­des y en los de­re­chos. A es­te tri­ple fe­mi­ni­ci­da le mo­les­ta que le nie­guen su pri­vi­le­gio de do­mi­nar y cas­ti­gar a su pa­re­ja por­que, co­mo vo­ci­fe­ra: “Al­go ha­brá he­cho”, en la mis­ma ló­gi­ca de las ex­cu­sas que so­le­mos es­cu­char de otros mal­tra­ta­do­res: “Me hi­zo eno­jar”, “Me hi­zo per­der la ca­be­za”. NiU­naMe­nos no es un mo­vi­mien­to más. Es el fin del do­mi­nio a la mu­jer; es sin vuel­ta, gus­te o no. Sin em­bar­go, y tal vez es el du­rí­si­mo cos­to his­tó­ri­co, es­tá pro­vo­can­do te­rri­bles reac­cio­nes ma­chis­tas. “Son los úl­ti­mos ma­no­ta­zos de aho­ga­do”, me de­cía uno de mis es­tu­dian­tes (por­que ya hay hom­bres no ma­chis­tas). Pe­ro el tra­mo fi­nal no es­tá na­da fá­cil; lo­grar la equi­dad y el res­pe­to en la re­la­ción de pa­re­ja, es­tá re­sul­tan­do una ba­ta­lla du­rí­si­ma. Na­die re­nun­cia fá­cil­men­te a sus pri­vi­le­gios. Pe­ro mu­chos no desean re­pe­tir los ro­les tra­di­cio­na­les, com­pren­den que la igual­dad no es un pe­di­do de cam­bio sino un de­re­cho. Por­que NiU­naMe­nos es una ur­gen­cia so­cial * Si­có­lo­ga y edu­ca­do­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.