El cor­dón um­bi­li­cal del ma­yor mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio cru­ce­ño no tie­ne quien lo re­pa­re

El puen­te Ma­rio Foia­ni­ni es man­te­ni­do por una ur­ba­ni­za­ción pri­va­da. Con 18 años de ser­vi­cio, ha soportado una ria­da ex­traor­di­na­ria a sus es­pal­das, necesita aten­ción in­me­dia­ta. La Go­ber­na­ción sa­be cuán­to tie­ne que gas­tar, pe­ro necesita un con­ve­nio

El Deber - Séptimo Día - - Metrópolis - PA­BLO OR­TIZ pa­blo.or­tiz@el­de­ber.com.bo

E l ca­mino que lle­va a las ca­sas más va­lio­sas de la me­tró­po­lis cru­ce­ña es un puen­te on­du­la­do que es­tá a pun­to de cum­plir la ma­yo­ría de edad. Allá ofre­cen man­sio­nes de un mi­llón de dó­la­res, ma­res pri­va­dos, sue­ños de se­gu­ri­dad amu­ra­lla­da y la pro­me­sa de que lue­go cre­ce­rán un World Tra­de Cen­ter y un hos­pi­tal pri­va­do de cuar­to ni­vel pa­ra que ha­gan com­pa­ñía al ho­tel de fa­ma mun­dial que ya abrió sus puer­tas. Sin em­bar­go, su puen­te, el Ma­rio Foia­ni­ni Lo­za­da, el úni­co cor­dón um­bi­li­cal que lo une a la ciu­dad, no ha re­ci­bi­do un cen­ta­vo de in­ver­sión pú­bli­ca des­de que se cons­tru­yó, en sep­tiem­bre de 1997.

El puen­te fue le­van­ta­do por Colinas del Urubó, una ur­ba­ni­za­ción de te­rre­nos am­plios que co­men­za­ba a ges­tar­se al otro la­do del río. Has­ta ese mo­men­to, por el oes­te, San­ta Cruz de la Sie­rra era una ciu­dad ato­ra­da el Pi­raí. Cuan­do el bra­zo de hor­mi­gón unió am­bas ori­llas, los ri­cos de la ciu­dad cru­za­ron el río y cons­tru­ye­ron man­sio­nes. Lue­go, otras ur­ba­ni­za­cio­nes co­men­za­ron a emer­ger de­trás. Al prin­ci­pio imi­ta­ron a Colinas, pe­ro hoy las pam­pas de Po­ron­go y al­re­de­do­res son un ar­chi­pié­la­go de ba­rrios que han con­ver­ti­do la zo­na en el mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio con ma­yor vi­ta­li­dad del país, con más de 40 desa­rro­lla­do­res que ven­den lo­tes que ca­si na­die ha­bi­ta por fal­ta de ser­vi­cios bá­si­cos.

To­dos los ma­te­ria­les pa­ra la cons­truc­ción de esos ne­go­cios pa­sa­ron por ese puen­te y, des­de abril de 1999, cuan­do fue inau­gu­ra­do, el úni­co que se ha he­cho car­go de su man­te­ni­mien­to es el con­sor­cio Colinas del Urubó. Así lo ex­pli­ca Ma­rio Foia­ni­ni, un in­ge­nie­ro ro­bus­to, tran­qui­lo, que des­de su es­cri­to­rio con vista al río ob­ser­va có­mo la ciu­dad mo­de­lo que so­ñó su pa­dre se des­bor­dó sin que al­guien se ha­ga car­go del puen­te.

“San­ta Cruz de la Sie­rra ve al Urubó co­mo una com­pe­ten­cia, no co­mo una ex­ten­sión de su te­rri­to­rio”, se que­ja Foia­ni­ni. Freddy Arau­co, se­cre­ta­rio de Obras Pú­bli­cas del mu­ni­ci­pio cru­ce­ño, le da la ra­zón. Di­ce que el puen­te be­ne­fi­cia a Po­ron­go y a los que allá vi­ven. Que sus ve­ci­nos vie­nen a San­ta Cruz y afec­tan sus vías, mien­tras que sus tri­bu­tos se que­dan en la otra ori­lla.

Un puen­te en­fer­mo

Foia­ni­ni en­car­gó un diag­nós­ti­co del es­ta­do de la es­truc­tu­ra el año pa­sa­do. Los re­sul­ta­dos lo de­ja­ron tran­qui­lo. La es­truc­tu­ra es firme, pe­ro se ne­ce­si­tan re­pa­rar los re­dis­pues­to ves­ti­mien­tos de los pi­lo­tes, la ca­pa de ro­da­du­ra on­du­la­da y las jun­tas de di­la­ta­ción.

El puen­te une los mu­ni­ci­pios de San­ta Cruz de la Sie­rra y de Po­ron­go. Con am­bas al­cal­días fir­mó Foia­ni­ni Lo­za­da pa­ra cons­truir­lo, a cam­bio de una con­ce­sión que du­ra­ría so­lo un mes. “Mi pa­dre pen­sa­ba re­cu­pe­rar la in­ver­sión con la plus­va­lía de los te­rre­nos”, ex­pli­ca Ma­rio hi­jo. Cos­tó $us 9,5 mi­llo­nes. Un mes des­pués de con­clui­do, en ma­yor de 1999, trans­fi­rió su ad­mi­nis­tra­ción a am­bas al­cal­días. Nin­gu­na lo re­co­no­ció co­mo hi­jo le­gí­ti­mo.

“Se necesita in­ver­tir Bs 3 mi­llo­nes en el man­te­ni­mien­to”, di­ce Hu­go So­sa, se­cre­ta­rio de­par­ta­men­tal de Obras Pú­bli­cas. El fun­cio­na­rio de la Go­ber­na­ción es­tá a ha­cer­se car­go de las re­pa­ra­cio­nes del puen­te, pe­ro necesita que los mu­ni­ci­pios de Po­ron­go y San­ta Cruz de la Sie­rra le ce­dan la vía, des­de el cuar­to ani­llo.

Johnny Mel­gar, se­cre­ta­rio de ges­tión de Po­ron­go, es­tá de acuer­do con So­sa. “Ma­ña­na (por el vier­nes) ten­go una reu­nión con el al­cal­de Ca­rri­llo y le pe­di­ré que bus­que el con­ve­nio ur­gen­te con Percy Fer­nán­dez”, di­ce. Ase­gu­ra que a Po­ron­go le preo­cu­pa el es­ta­do del puen­te, que por ello han or­de­na­do que se res­trin­ja el pa­so de ca­mio­nes, pe­ro que no lo pue­den po­ner en prác­ti­ca por­que la úni­ca ru­ta al­ter­na es a tra­vés del ki­ló­me­tro 15 de la ca­rre­te­ra a La Guar­dia, un ca­mino que es­tá ce­rra­do por la de­cla­ra­to­ria de pau­sa am­bien­tal al río Pi­raí dic­ta­da por La Guar­dia.

Del la­do cru­ce­ño, Arau­co, ase­gu­ra que no sa­be de la trans­fe­ren­cia del puen­te. Di­ce que nun­ca vio el con­ve­nio y que si se lo ha­cen lle­gar con las le­ga­li­za­cio­nes co­rres­pon­dien­tes, se ha­rá car­go del man­te­ni­mien­to o so­li­ci­ta­rá al al­cal­de su tras­pa­so a la Go­ber­na­ción.

Mien­tras tan­to, los ca­mio­nes de al­to to­ne­la­je que cons­tru­yen las ur­ba­ni­za­cio­nes que ha­cen la com­pe­ten­cia a Colinas del Urubó, cru­zan por las vías cons­trui­das por es­ta ur­ba­ni­za­ción des­tro­zán­do­las to­das. So­sa no es­tá dis­pues­to a asu­mir es­tas ca­lles co­mo ca­rre­te­ra de­par­ta­men­tal. No tie­nen 50 me­tros de de­re­cho de vía ni fue­ron di­se­ña­das pa­ra re­sis­tir car­gas de 40 to­ne­la­das, sino pa­ra 25. Foia­ni­ni cuen­ta que ha te­ni­do que re­cons­truir sus ca­lles an­te el des­tro­zo que de­ja el pro­gre­so ajeno.

Sin al­ter­na­ti­va

Hu­go So­sa cuen­ta al me­nos sie­te pro­yec­tos de puen­tes pa­ra unir San­ta Cruz de la Sie­rra con el otro la­do del río, pe­ro, en el me­jor de los ca­sos, no ha­brá uno nue­vo en tres años. A Arau­co le han lle­ga­do dos so­li­ci­tu­des, el Bi­cen­te­na­rio y el Vi­lla­ge. Al pri­me­ro exi­gió que sea del do­ble de lar­go y de al­to y le di­se­ñó vías de ac­ce­so. Al se­gun­do lo tie­ne en es­tu­dio por­que cae cer­ca del ba­rrio Am­bro­sio Vi­lla­rroel. Ade­más, am­bos desem­bo­can al cor­dón eco­ló­gi­co y Arau­co quie­re que se vea la par­te de pre­ser­va­ción an­tes que na­da.

“El al­cal­de Fer­nán­dez exige una ley na­cio­nal que lo au­to­ri­ce. Ya la es­ta­mos tra­mi­tan­do”, acla­ra Mel­gar. El río Pi­raí es pa­tri­mo­nio na­cio­nal y par­que me­tro­po­li­tano. Pa­ra cons­truir al­go allí se necesita ley na­cio­nal que lo au­to­ri­ce. “Cla­ro, pe­ro esas le­yes no afec­tan a los dra­gue­ros”, se que­ja Foia­ni­ni, que es­cu­cha có­mo el puen­te que pa­gó su fa­mi­lia cru­je ba­jo de las rue­das de los ca­mio­nes que no van a su ur­ba­ni­za­ción

FO­TOS: GA­BRIEL VÁZ­QUEZ

La su­per­fi­cie de ro­da­du­ra del via­duc­to es­tá on­du­la­da. Es ne­ce­sa­rio re­po­ner las jun­tas de di­la­ta­ción. La es­truc­tu­ra es­tá en bue­nas con­di­cio­nes

Los pi­lo­tes que sos­tie­nen la es­truc­tu­ra ne­ce­si­tan man­te­ni­mien­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.