Con­sul­to­rías y ‘pe­gas’ en otras re­par­ti­cio­nes pa­ra fa­mi­lia­res de au­to­ri­da­des

El Deber - Séptimo Día - - Informe Central - MAR­CO CHUQUIMIA / LA PAZ mar­co.chuquimia@el­de­ber.com.bo

Con­tra­tos de con­sul­to­ría y, en al­gu­nos ca­sos, íte­mes de de­sig­na­ción es lo que tie­nen los fa­mi­lia­res de va­rias au­to­ri­da­des, que lo­gra­ron cu­pos la­bo­ra­les en la ad­mi­nis­tra­ción del Es­ta­do. Las au­to­ri­da­des de­nun­cia­das de­fien­den es­tas con­tra­ta­cio­nes y con­tra­ata­can a sus de­trac­to­res que son los po­lí­ti­cos opo­si­to­res.

En las úl­ti­mas se­ma­nas, al me­nos dos mi­nis­tros y va­rias con­gre­sis­tas del ofi­cia­lis­mo se han vis­to cues­tio­na­dos por el am­plio lis­ta­do de fa­mi­lia­res que tam­bién tra­ba­jan pa­ra el Es­ta­do. La con­cor­dan­cia de ape­lli­dos sal­tó en con­sul­tas de las de­cla­ra­cio­nes ju­ra­das que los fun­cio­na­rios pú­bli­cos pre­sen­tan an­te la Con­tra­lo­ría Ge­ne­ral del Es­ta­do, pe­ro, se­gún otros em­plea­dos es­ta­ta­les, la lis­ta es mu­cho más lar­ga, ya que va­rios pa­rien­tes de au­to­ri­da­des son em­plea­dos a tra­vés de las con­sul­to­rías por pro­duc­to o en lí­nea. Ex­pli­can que es­tas ga­ran­ti­zan un sa­la­rio su­pe­rior a los Bs 10.000 por al me­nos seis me­ses sin ne­ce­si­dad de pa­sar por la ven­ta­ni­lla de trá­mi­tes de la Con­tra­lo­ría. De es­ta for­ma, se evi­ta de­jar ese ras­tro.

Los con­sul­ta­dos ase­gu­ra­ron que se to­man el cui­da­do de no con­tra­tar a un fa­mi­liar en la mis­ma re­par­ti­ción pú­bli­ca en que desem­pe­ña sus la­bo­res el pa­rien­te po­de­ro­so. Así por ejem­plo, un dipu­tado no po­drá me­ter a su con­san­guí­neo a la Asam­blea Le­gis­la­ti­va Plu­ri­na­cio­nal, así le en­cuen­tre pe­ga en el Se­na­do. La mo­da­li­dad es re­co­men­dar­lo pa­ra otra en­ti­dad. De es­ta for­ma se evi­ta caer en la fi­gu­ra le­gal del ne­po­tis­mo.

La dipu­tada Va­le­ria Sil­va (MAS), con­fir­mó que sus fa­mi­lia­res la­bo­ran en el Es­ta­do y de­fen­dió su con­tra­ta­ción. Di­jo que en mu­chos ca­sos es­tán me­jor pre­pa­ra­dos y re­cor­dó que sus pa­dres pres­tan ser­vi­cios pa­ra el Go­bierno des­de ha­ce más de 10 años.

Su pa­pá es Óscar Sil­va, fue vi­ce­mi­nis­tro de Co­mu­ni­ca­ción y hoy rea­li­za con­sul­to­rías pa­ra el Go­bierno. Su her­ma­na, Lu­cía Sil­va, de acuer­do con su de­cla­ra­ción ju­ra­da, tra­ba­ja en el es­ta­tal Ban­co Unión; su otra her­ma­na, Ga­brie­la Sil­va, tra­ba­ja en el Mi­nis­te­rio de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res.

Pa­ra la dipu­tada, sus fa­mi­lia­res tie­nen to­do el de­re­cho de tra­ba­jar, co­mo ma­ni­fes­tó el Pre­si­den­te Evo Mo­ra­les, en cual­quier en­ti­dad que re­quie­ra de sus ser­vi­cios y ne­gó que se hu­bie­ra rea­li­za­do al­gu­na ges­tión pa­ra que sean con­tra­ta­dos.

Exis­ten de­nun­cias de fa­mi­lias en­te­ras que tra­ba­jan en el Es­ta­do y las au­to­ri­da­des las de­fien­den afir­man­do que ya desem­pe­ña­ban su la­bor an­tes de que ellos se em­po­de­ra­ran. El mi­nis­tro de Jus­ti­cia, Héctor Ar­ce, que fue de­nun­cia­do de te­ner a nue­ve fa­mi­lia­res su­yos tra­ba­jan­do en dis­tin­tas re­par­ti­cio­nes, desafió a que los de­nun­cian­tes pre­sen­ten sus ca­sos an­te una au­to­ri­dad com­pe­ten­te.

“No me voy a re­fe­rir más a esos te­mas. El que ten­ga al­gu­na de­nun­cia que la pre­sen­te an­te las ins­tan­cias y au­to­ri­da­des que co­rres­pon­dan. No­so­tros he­mos acla­ra­do con su­fi­cien­cia, hay un uso in­dis­cri­mi­na­do y ca­na­lla en las re­des so-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.