Ivanka Trump, la mu­jer que más es­cu­cha al pre­si­den­te de EEUU

El Deber - Séptimo Día - - Mundo - JODI KANTOR , RA­CHEL ABRAMS Y MAGGIE HABERMAN

Un mes an­tes de que Do­nald Trump fue­ra ele­gi­do pre­si­den­te, él y sus ase­so­res fue­ron tes­ti­gos de có­mo se des­mo­ro­nó el sem­blan­te se­reno de su hi­ja. El candidato se pre­pa­ra­ba pa­ra un de­ba­te cuan­do un ase­sor en­tró con la no­ti­cia de que The Was­hing­ton Post es­ta­ba a pun­to de pu­bli­car un vi­deo que mos­tra­ba a Trump ha­cien­do alar­des de to­car las par­tes pri­va­das de las mu­je­res. Trump reac­cio­nó de ma­la ma­ne­ra: pri­me­ro ne­gó que exis­tie­ra la gra­ba­ción y, cuan­do se pu­bli­có, acep­tó de­cir que pe­día per­dón… si ha­bía ofen­di­do a al­guien. Los ase­so­res le ad­vir­tie­ron que eso no se­ría su­fi­cien­te.

Quie­nes pre­sen­cia­ron la dis­cu­sión afir­man que Ivanka Trump abo­gó pa­ra que su pa­dre di­je­ra una dis­cul­pa mu­cho más en­fá­ti­ca. La hi­ja ma­yor del ac­tual pre­si­den­te de EEUU cre­ció en el ojo del hu­ra­cán de la pren­sa ama­ri­llis­ta y ha pa­sa­do su vi­da adul­ta tra­tan­do de con­sa­grar­se co­mo la hi­ja equi­li­bra­da y cen­tra­da de la fa­mi­lia. Es una em­pre­sa­ria con su pro­pia lí­nea de ro­pa que se co­mer­cia­li­za con con­sig­nas so­bre el em­po­de­ra­mien­to fe­me­nino y aca­ba de es­cri­bir un li­bro so­bre el te­ma.

Trump per­ma­ne­ció in­mu­ta­ble an­te las su­ge­ren­cias de Ivanka. Los ojos de su hi­ja se lle­na­ron de lá­gri­mas, su ros­tro en­ro­je­ció y el sen­ti­mien­to de frus­tra­ción la hi­zo mar­char­se de la ha­bi­ta­ción.

Sie­te me­ses des­pués Ivanka Trump se ha con­ver­ti­do en la con­fi­den­te pre­si­den­cial de prác­ti­ca­men­te to­dos los te­mas que se abor­dan en el ala oc­ci­den­tal de la Ca­sa Blan­ca, una ase­so­ra cu­ya car­te­ra pa­re­ce te­ner po­cos pa­rá­me­tros, lo que la con­vier­te en la mu­jer de ma­yor ran­go en­tre un gru­po de ase­so­res com­pues­to prin­ci­pal­men­te por hom­bres.

Fun­cio­na­rios de la Ca­sa Blan­ca afir­man que, aun­que no tie­ne ex­pe­rien­cia gu­ber­na­men­tal ni política, quie­re re­vi­sar al­gu­nas ór­de­nes eje­cu­ti­vas an­tes de que sean fir­ma­das. Ade­más lla­ma a los miem­bros del ga­bi­ne­te pa­ra con­sul­tar­les so­bre los te­mas que le in­tere­san. Tam­bién es­ta­ble­ció una reunión se­ma­nal con el se­cre­ta­rio del Te­so­ro.

En dos en­tre­vis­tas rea­li­za­das en abril, di­jo que te­nía la in­ten­ción de ac­tuar co­mo una fuer­za mo­de­ra­do­ra en un go­bierno que lle­gó al po­der gra­cias a un sen­ti­mien­to na­cio­na­lis­ta. Otros fun­cio­na­rios in­di­ca­ron que ella ya ha ex­pre­sa­do su opi­nión en te­mas co­mo el cam­bio cli­má­ti­co, las de­por­ta­cio­nes, la edu­ca­ción y las po­lí­ti­cas so­bre los re­fu­gia­dos.

A pe­sar de que bus­ca ejer­cer una ma­yor in­fluen­cia, re­co­no­ce que es una no­va­ta en el te­ma de Was­hing­ton. “Ape­nas es­toy apren­dien­do có­mo fun­cio­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.