El en­tuer­to ve­ne­zo­lano

El Deber - Séptimo Día - - Firmas -

Ve­ne­zue­la es­tá en la cor­ni­sa y el pre­si­den­te Ma­du­ro lo sa­be por­que él tam­bién es­tá en la cor­ni­sa. El pro­ble­ma es­truc­tu­ral de Ve­ne­zue­la tie­ne dos com­po­nen­tes que han con­du­ci­do a la ac­tual si­tua­ción: el eco­nó­mi­co y el po­lí­ti­co. El pre­si­den­te Chá­vez, tras ca­si 14 años de Go­bierno, le de­jó a su su­ce­sor una bom­ba con la me­cha en­cen­di­da. El ma­ne­jo de la eco­no­mía de un país que in­gre­só más de 500.000 mi­llo­nes de dó­la­res por ex­por­ta­cio­nes en los úl­ti­mos 15 años, de­jó co­mo re­sul­ta­do una re­duc­ción dra­má­ti­ca de la pro­duc­ción de cru­do, un gi­gan­tes­co en­deu­da­mien­to ex­terno, un dé­fi­cit fis­cal cró­ni­co y el ni­vel de in­fla­ción más al­to del mun­do. Es­ta reali­dad de­man­da un cam­bio ra­di­cal de la política eco­nó­mi­ca que exi­ge dos pre­rre­qui­si­tos: con­fian­za y me­di­das mo­ne­ta­rias y ma­cro­eco­nó­mi­cas muy du­ras en di­rec­ción opues­ta a la que se han apli­ca­do sin éxi­to has­ta hoy. Los go­ber­nan­tes no dan con­fian­za al­gu­na pa­ra afian­zar un nue­vo pro­gra­ma eco­nó­mi­co y han reite­ra­do su re­cha­zo a cual­quier vi­ra­je con re­la­ción a lo que han he­cho has­ta hoy.

En lo po­lí­ti­co han per­di­do gran par­te de la con­vo­ca­to­ria y alian­za que te­nía Chá­vez con las ba­ses po­pu­la­res, lo que le per­mi­tió el ejer­ci­cio de un au­to­ri­ta­ris­mo que lo­gró com­pa­ti­bi­li­zar, aun­que so­lo fue­ra for­mal­men­te, con el or­den de­mo­crá­ti­co. La pro­pia Cons­ti­tu­ción cha­vis­ta se ha con­ver­ti­do hoy –iró­ni­ca­men­te- en una ba­rre­ra in­fran­quea­ble pa­ra el pre­si­den­te Ma­du­ro. Vio­len­ta­da mu­chas ve­ces, in­ter­pre­ta­da ar­bi­tra­ria­men­te y reivin­di­ca­da con so­fis­mas in­sos­te­ni­bles, no per­mi­te que el Go­bierno si­ga en el po­der pre­ten­dien­do al­go que no es. La lí­nea en­tre de­mo­cra­cia y au­to­ri­ta­ris­mo se ha ro­to com­ple­ta­men­te. El cum­pli­mien­to del man­da­to de la Car­ta Mag­na no es una op­ción via­ble por­que con­du­ce inevi­ta­ble­men­te a la ex­tin­ción del man­da­to del pre­si­den­te, su Go­bierno y su es­que­ma de po­der.

El cla­ro triun­fo de la opo­si­ción en las úl­ti­mas le­gis­la­ti­vas lo anun­ció. Por eso se bur­ló el re­fe­ren­do re­vo­ca­to­rio. Pe­ro el tiem­po pa­sa y los pla­zos se cum­plen. An­te la pro­xi­mi­dad de elec­cio­nes pa­ra al­cal­des, go­ber­na­do­res y fi­nal­men­te pa­ra pre­si­den­te, el ré­gi­men bus­có un me­ca­nis­mo de sal­va­ción. El Tri­bu­nal Su­pre­mo de Jus­ti­cia asu­mió ile­gal­men­te las atri­bu­cio­nes del Po­der Le­gis­la­ti­vo. La reac­ción in­ter­na y ex­ter­na abor­tó ese in­ten­to y ac­ti­vó las ma­si­vas pro­tes­tas en la ca­lle. Vino in­me­dia­ta­men­te la re­ti­ra­da de la OEA, por una ra­zón, la co­rre­la­ción de fuer­zas ha cam­bia­do y la in­fluen­cia de­ci­si­va de los paí­ses del ‘so­cia­lis­mo del si­glo XXI’ no sur­te los efec­tos desea­dos en la ci­ta­da or­ga­ni­za­ción y tam­po­co al­can­za pa­ra re­ci­bir res­pal­do de la Ce­lac y de Una­sur.

Con una trein­te­na de muer­tos en la es­pal­da y an­te la cons­ta­ta­ción de que la pre­sión no amai­na, el pre­si­den­te op­tó por un úl­ti­mo re­cur­so, dis­fra­za­do otra vez de for­ma­lis­mos le­ga­les, la des su­ce­di­das se­ma­nas atrás. A me­nu­do, yo en­via­ba ca­se­tes grabados con can­cio­nes, re­la­tos, llan­tos pa­ra trans­mi­tir lo que vi­vía en la dis­tan­cia.

Y bien sa­be­mos que to­do eso que­dó atrás. Pri­me­ro lle­gó el co­rreo elec­tró­ni­co: era di­fí­cil con­ce­bir que un tex­to pu­die­ra lle­gar a su des­ti­na­ta­rio en se­gun­dos. Lue­go Fa­ce­book, What­sApp, Twit­ter y otras ‘re­des so­cia­les’.

De to­das, quie­ro re­fe­rir­me a What­sApp. Me asom­bra la ra­pi­dez y con­tun­den­cia de los men­sa­jes, que acom­pa­ña­dos por imá­ge­nes pre­de­ter­mi­na­das o no, fa­ci­li­tan la co­mu­ni­ca­ción. Ade­más es­ta­ble­ce una com­pli­ci­dad, pues el emi­sor pue­de sa­ber si su tex­to fue en­via­do, re­ci­bi­do y has­ta leí­do. Es di­fí­cil ocul­tar­se ba­jo el pre­tex­to de “no me lle­gó tu car­ta”, de ahí nace la fra­se “me de­jas­te en vis­to”, cuan­do, ha­bien­do te­ni­do ac­ce­so al men­sa­je, de­li­be­ra­da­men­te se guar­dó si­len­cio. con­vo­ca­to­ria a una nue­va Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te. El ob­je­ti­vo real: blo­quear las elec­cio­nes ve­ni­de­ras y con­tro­lar a tra­vés de es­te jue­go to­do el po­der (en el que mez­cla las de­ci­sio­nes cor­po­ra­ti­vas que el Go­bierno con­tro­la con el vo­to in­di­vi­dual), vul­ne­ran­do el prin­ci­pio de un ciu­da­dano, un vo­to y arre­ba­tán­do­se­lo a la opo­si­ción al anu­lar la Asam­blea Le­gis­la­ti­va. Es­tá cla­ro que es­ta con­vo­ca­to­ria es tam­bién una ma­nio­bra que rom­pe el or­den de­mo­crá­ti­co de ma­ne­ra inequí­vo­ca.

¿Es es­to via­ble en el es­ce­na­rio de la reali­dad política, eco­nó­mi­ca y so­cial ve­ne­zo­la­na de hoy? El Go­bierno jue­ga su úl­ti­ma car­ta Otra par­ti­cu­la­ri­dad del What­sApp es la co­mu­ni­ca­ción co­lec­ti­va. Sir­ve pa­ra to­do. A es­tas al­tu­ras to­dos ‘per­te­ne­ce­mos’ a va­rios gru­pos: la fa­mi­lia am­plia­da, la fa­mi­lia pe­que­ña, los pa­dres del cur­so de mis hi­jas, mi gru­po re­li­gio­so de la ado­les­cen­cia, mi pro­mo­ción del co­le­gio al que per­te­ne­cía a mis 18 años, los com­pa­ñe­ros de la uni­ver­si­dad, los que me in­vi­ta­ron a ce­nar es­te sá­ba­do, y mu­chos más. Al fi­nal del día, si no se con­tro­la la par­ti­ci­pa­ción en co­lec­ti­vi­da­des, el ce­lu­lar ter­mi­na por re­ci­bir unos cin­cuen­ta men­sa­jes in­ne­ce­sa­rios y sin im­por­tan­cia, la ma­yo­ría de ellos son ‘ca­ri­tas fe­li­ces’, son­ri­sas, ora­cio­nes o “me gus­ta”. Tan­to se ha abu­sa­do de los gru­pos que han sur­gi­do re­glas es­pon­tá­neas pa­ra re­gu­lar el uso.

Es di­fí­cil ex­pli­car a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes có­mo ha­cía­mos pa­ra co­mu­ni­car­nos ha­ce 20 años, y sin em­bar­go las co­sas fluían. No sé si me gus­ta o no

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.