What­sApp

El Deber - Séptimo Día - - Firmas -

Ha­ce más de 30 años, cuan­do de­jé La Paz y me fui a es­tu­diar a Mé­xi­co, el me­dio de co­mu­ni­ca­ción con mi ma­dre era el co­rreo pos­tal y, even­tual­men­te, una cor­ta lla­ma­da te­le­fó­ni­ca de no más de 10 mi­nu­tos ca­da 15 días. La eco­no­mía fa­mi­liar no da­ba pa­ra más; ha­bía que ser pre­ci­so y rá­pi­do, ahorrarse las vuel­tas y los sen­ti­mien­tos pa­ra con­cen­trar­se en la in­for­ma­ción sus­tan­ti­va: na­da de llan­tos o for­ma­li­da­des de eti­que­ta, que ro­ba­ban tiem­po a lo in­dis­pen­sa­ble. Ade­más, ha­bía que com­prar o ren­tar una lí­nea a al­gu­na em­pre­sa lue­go de un trá­mi­te lar­go y com­ple­jo; si no se lo­gra­ba te­ner­la, ha­bía que pres­tar­se el te­lé­fono de un ami­go ge­ne­ro­so. Re­cuer­do que una vez fa­lló la coor­di­na­ción con los due­ños del te­lé­fono, me ha­bla­ron des­de Bo­li­via cuan­do no ha­bía na­die en el de­par­ta­men­to y yo es­ta­ba afue­ra es­cu­chan­do el tim­bre de la lla­ma­da pe­ro sin po­der en­trar pa­ra con­tes­tar. Fue de­ses­pe­ran­te.

Con el co­rreo, el rit­mo era dis­tin­to e im­pri­mía su pro­pio se­llo al in­ter­cam­bio. Los pe­rió­di­cos lle­ga­ban una vez al mes con re­tra­so, y las car­tas traían no­ve­da-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.