En vano in­cor­po­ra­mos pon­cho y po­lle­ra

El Deber - Séptimo Día - - Firmas -

Mien­tras in­ter­ven­ga la Asam­blea Le­gis­la­ti­va Plu­ri­na­cio­nal en el pro­ce­so elec­cio­na­rio ju­di­cial, no se po­drá te­ner un Ór­gano Ju­di­cial in­de­pen­dien­te, im­par­cial, for­ta­le­ci­do y blin­da­do a las in­fluen­cias in­ter­nas y ex­ter­nas, ca­paz de ga­ran­ti­zar los va­lo­res de­mo­crá­ti­cos, los de­re­chos fun­da­men­ta­les, la tu­te­la ju­di­cial efec­ti­va, la se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca, etc.

La in­cor­po­ra­ción de las elec­cio­nes ju­di­cia­les ha su­pues­to un re­tro­ce­so histórico o, si se quie­re, el re­me­dio ha re­sul­ta­do peor que la en­fer­me­dad. Es­ta mo­da­li­dad ha echa­do por la bor­da la me­ri­to­cra­cia y la cua­li­fi­ca­ción del Ór­gano Ju­di­cial, que son las con­di­cio­nes bá­si­cas pa­ra te­ner un sis­te­ma de jus­ti­cia in­de­pen­dien­te, efi­cien­te, mo­der­na, pre­de­ci­ble y trans­pa­ren­te.

Y co­mo en 10 años no se han re­suel­to los pro­ble­mas es­truc­tu­ra­les del Ór­gano Ju­di­cial, me­nos es­pe­ran­zas exis­ten aho­ra cuan­do el Go­bierno se jue­ga su con­ti­nui­dad en el ejer­ci­cio del po­der. El par­ti­do ofi­cia­lis­ta quie­re au­to­ri­da­des ju­di­cia­les fun­cio­na­les a sus in­tere­ses po­lí­ti­cos, no so­lo que le ga­ran­ti­cen las su­ce­si­vas re­elec­cio­nes del pre­si­den­te Evo Mo­ra­les y del vi­ce­pre­si­den­te Ál­va­ro Gar­cía Li­ne­ra, sino tam­bién que se opon­gan a las ac­cio­nes que in­ter­pon­gan los opo­si­to­res.

Y cuan­do al­gún ele­gi­do se re­sis­ta a se­guir las ins­truc­cio­nes del Go­bierno, le pue­de caer la ‘gui­llo­ti­na ju­di­cial’, co­mo ocu­rrió con el ma­gis­tra­do Gual­ber­to Cu­si Ma­ma­ni y con­las ma­gis­tra­das So­rai­da Ro­sa­rio Chá­nez Chi­re y Li­gia Mó­ni­ca Ve­lás­quez Cas­ta­ños, quie­nes de­nun­cia­ron al­gu­nas irre­gu­la­ri­da­des en el in­te­rior del Tri­bu­nal Constitucional Plu­ri­na­cio­nal o fue­ron di­si­den­tes en ac­cio­nes cons­ti­tu­cio­na­les que eran de in­te­rés del Ór­gano Eje­cu­ti­vo.

La an­gu­rria por man­te­ner­se en el po­der echa­rá por la bor­da cual­quier ma­qui­lla­je le­gal, así co­mo la par­ti­ci­pa­ción de la uni­ver­si­dad pú­bli­ca. El MAS no ten­drá re­pa­ro al­guno en re­pe­tir -una vez más- las vie­jas prác­ti­cas que tan­to cri­ti­có, es­to es, la apla­na­do­ra fun­cio­na­rá a la per­fec­ción cuan­do se ten­ga que pre­se­lec­cio­nar a los can­di­da­tos.

La al­ta po­li­ti­za­ción de las elec­cio­nes ju­di­cia­les no so­lo afec­ta­rá la le­gi­ti­mi­dad y cre­di­bi­li­dad de los ele­gi­dos, sino tam­bién se­rá de­ter­mi­nan­te pa­ra la in­de­pen­den­cia del Ór­gano ju­di­cial en su con­jun­to. En es­te pro­ce­so elec­to­ral tam­po­co se po­drá ha­cer cam­pa­ña ni con­fron­tar ideas, que son con­di­cio­nes bá­si­cas de to­do pro­ce­so elec­cio­na­rio. Es­ta prohi­bi­ción ab­so­lu­ta bus­ca na­da me­nos que ‘ga­ran­ti­zar’ una ‘elec­ción sin cam­pa­ña o pro­pa­gan­da elec­to­ral’ y así po­der ele­gir ‘au­to­ri­da­des in­de­pen­dien­tes e im­par­cia­les, sin in­je­ren­cia política par­ti­da­ria, eco­nó­mi­ca o de otra ín­do­le’. Sin em­bar­go, el único que vol­ve­rá a po­ner to­da la ma­qui­na­ria del Go­bierno (co­mo lo hi­zo en la pri­me­ra elec­ción) se­rá el pro­pio pre­si­den­te del Es­ta­do Plu­ri­na­cio­nal, Evo Mo­ra­les, y pro­fe­ti­za­rá el triun­fo de sus can­di­da­tas y can­di­da­tos.

Con el fin de re­cu­pe­rar la le­gi­ti­mi­dad y cre­di­bi­li­dad del Ór­gano Ju­di­cial y la ca­li­dad del Es­ta­do Constitucional de De­re­cho, com­par­to la idea de Henry Opor­to, de que los di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos de­ben for­jar un gran acuer­do na­cio­nal pa­ra sal­var la jus­ti­cia. Tal co­mo ocu­rrió en su mo­men­to con la ex Cor­te Na­cio­nal Elec­to­ral, cuan­do los di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos de en­ton­ces de­ci­die­ron en­tre­gar el Ór­gano Elec­to­ral a cin­co ciu­da­da­nos no­ta­bles ele­gi­dos por con­sen­so y se so­me­tie­ron a sus de­ci­sio­nes y así se de­vol­vió la con­fian­za al ciu­da­dano.

En reali­dad, si se quie­re sal­var al Ór­gano Ju­di­cial, a los no­ta­bles se les de­be­ría en­car­gar una ver­da­de­ra re­in­ge­nie­ría ins­ti­tu­cio­nal, de mo­do que se pue­dan iden­ti­fi­car los pro­ble­mas es­truc­tu­ra­les, pro­po­ner so­lu­cio­nes y, lo más re­le­van­te, que los di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos y el Go­bierno des­pués hon­ren las su­ge­ren­cias y pro­pues­tas que pue­dan ha­cer los ex­per­tos. Al mar­gen de la de­sig­na­ción de las prin­ci­pa­les au­to­ri­da­des ju­di­cia­les, ha­brá que bus­car có­mo re­ver­tir la pér­di­da de con­fian­za y cre­di­bi­li­dad, la fal­ta de ora­li­dad en to­dos los pro­ce­sos, la fal­ta de re­cur­sos eco­nó­mi­cos, y so­bre to­do cam­biar los vie­jos pa­ra­dig­mas ju­di­cia­les. To­dos es­tos pro­ble­mas de­ben abor­dar­se por es­te gru­po de no­ta­bles (el nom­bre es lo de me­nos) pa­ra co­men­zar un ver­da­de­ro pro­ce­so de cam­bio y te­ner a me­diano pla­zo un sis­te­ma ju­di­cial in­de­pen­dien­te, for­ta­le­ci­do, con­fia­ble e im­par­cial.

En cual­quier ca­so, la pro­fun­di­dad de la cri­sis no es­tá pa­ra re­pe­tir erro­res y nun­ca se­ría más opor­tuno re­cor­dar lo que di­jo el pre­si­den­te Evo Mo­ra­les: “En vano in­cor­po­ra­mos pon­cho y po­lle­ra en la jus­ti­cia”; por tan­to, se tie­ne que dar un fuer­te gol­pe de ti­món, o ter­mi­na­re­mos dan­do un sal­to al va­cío.

* Ju­ris­ta y au­tor de va­rios li­bros

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.