Di­nas­tías del pro­ce­so de cam­bio

El Deber - Séptimo Día - - Firmas -

ue pa­rien­tes del mi­nis­tro de Jus­ti­cia o del mi­nis­tro de la Presidencia tra­ba­jen en dis­tin­tas po­si­cio­nes es­ta­ta­les, po­ne al des­cu­bier­to una cer­te­za ca­da dad de alle­ga­dos. O qui­zás sí. Qui­zás al prin­ci­pio (lla­mé­mos­lo del 2006 al 2009) las ayu­di­tas de es­te ti­po eran así: ca­sua­les. O, pa­ra de­cir­lo de otro mo­do, no obe­de­cían a un pa­trón de com­por­ta­mien­to es­pe­cí­fi­co. Con el tiem­po, sin em­bar­go, sí se ha ge­ne­ra­do un pa­trón de con­tra­ta­cio­nes me­nos ca­sual y más sis­te­má­ti­co. Es­to ha si­do es­tu­dia­do con de­te­ni­mien­to por un pro­fe­sor de eco­no­mía política, Er­nes­to Dal Bo, quien es­cri­bió el en­sa­yo (tra­du­ci­do del in­glés)

edi­ta­do por la Uni­ver­si­dad de Stand­ford.

En es­te tra­ba­jo se des­ve­la la se­gun­da co­sa: el sur­gi­mien­to de di­nas­tías. Es­tas se de­fi­nen por la pre­sen­cia de cla­nes que no se li­mi­tan a me­ter a al­gún pa­rien­ti­to en al­gún mi­nis­te­rio. No, eso de­no­ta­ría una ac­ti­tud pa­si­va (o no política) en la que una vez con­se­gui­do el car­go, el pa­rien­ti­to ga­na un suel­di­to y se que­da fe­liz y el de la mu­ñe­ca es fe­li­ci­ta­do por ‘buen ti­po’. Ter­mi­na­ría ahí, to­dos con­ten­tos. Pe­ro no ter­mi­na ahí, y es en es­te ins­tan­te en que sur­ge el con­cep­to de di­nas­tía: cuan­do el pa­rien­ti­to con­tra­ta­do tra­ba­ja, en reali­dad, pa­ra que se ex­tien­da el clan: da al­gu­na con­tra­par­te al que lo me­tió al car­go ( ge­ne­ral­men­te una au­to­ri­dad de al­ta je­rar­quía) y, so­bre to­do, se ocu­pa de me­ter a otros pa­rien­ti­tos, en lo que de­vie­ne la so­li­di­fi­ca­ción de una red clá­ni­ca. La di­ná­mi­ca ya no es pa­si­va. Es ac­ti­va y el desen­la­ce ya no es ca­sual, sino po­lí­ti­co. Y, lo más im­por­tan­te, la co­sa no que­da ahí, se ex­tien­de en una es­pi­ral de ‘cla­ni­fi­ca­ción’ di­nás­ti­ca ca­da vez más só­li­da (en es­te ca­so “po­der lla­ma a po­der” en una es­pi­ral au­to­per­pe­tuan­te). ¿A qué con­du­ce se­me­jan­te evo­lu­ción? A que el Go­bierno se con­vier­ta en un mo­sai­co de di­nas­tías que, las más de las ve­ces, ter­mi­nan com­pi­tien­do en­tre sí (con di­fe­ren­tes ca­pa­ci­da­des, al­gu­nas más gran­des y fuer­tes, otras me­nos).

Y es que si pen­sá­ba­mos in­ge­nua­men­te que la com­pe­ten­cia por el ex­ce­den­te hi­dro­car­bu­rí­fe­ro era en­tre ofi­cia­lis­tas y opo­si­to­res, de­be­mos per­ca­tar­nos de que la ver­da­de­ra dispu­ta es en­tre es­tas di­nas­tías. Si an­tes con­vi­vían fe­li­ces es por­que ha­bía mu­cha pla­ta y les to­ca­ba a to­das. Hoy que la pla­ta es­ca­sea, em­pie­zan ‘sor­pre­si­va­men­te’ a apa­re­cer es­tos ca­sos. Mi hi­pó­te­sis es que la de­nun­cia vie­ne de aden­tro, de ellos mis­mos, en­fras­ca­dos en sus pug­nas di­nás­ti­cas. ¿ Cuán­do ocu­rre al­go así? Aquí se de­be ser con­tun­den­te: cuan­do no hay com­pe­ten­cia, va­le de­cir, cuan­do un mis­mo pre­si­den­te se que­da por mu­cho tiem­po. Lo ca­sual­men­te pa­tri­mo­nial ter­mi­na con­vir­tién­do­se en sis­te­má­ti­ca­men­te di­nás­ti­co. La re-re-re­elec­ción que es­tos se­ño­res de­fien­den en nom­bre del ‘pro­ce­so de cam­bio’ o la ‘pa­tria gran­de’ ocul­ta un

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.