La vio­la­ción no es una cues­tión de pla­cer, sino im­po­si­ción de po­der

El Deber - Séptimo Día - - Sociedad - JA­VIER MÉN­DEZ VEDIA ja­vier.men­dez@el­de­ber.com.bo

Sin cul­pa al­gu­na, se pue­de de­jar de leer es­te re­por­ta­je después de es­ta fra­se: “Hay vio­la­do­res por­que hay ma­chis­mo”. Co­mo ex­pli­ca la fi­ló­so­fa e in­ves­ti­ga­do­ra so­bre vio­len­cia se­xual Re­na­ta Flo­riano de Sou­sa, los vio­la­do­res es­tán en to­dos los lu­ga­res y cla­ses de la so­cie­dad, y las cifras de la Pla­ta­for­ma In­te­ri­ns­ti­tu­cio­nal Cons­tru­yen­do Paz lo con­fir­man. Los ado­les­cen­tes que han su­fri­do al­gún ti­po de agre­sión se­xual es­tán, en la mis­ma pro­por­ción, en los co­le­gios más ca­ros y en la es­cue­li­ta ru­ral más mo­des­ta. Has­ta un 5% de los en­cues­ta­dos en es­tos co­le­gios fue­ron víc­ti­mas de aco­so se­xual. En Bo­li­via, se­gún la so­ció­lo­ga Xi­me­na Viz­ca­rra, de la Pla­ta­for­ma con­tra la Vio­len­cia, tres de ca­da cinco mu­je­res su­fren vio­len­cia se­xual.

El nú­me­ro gri­ta: el se­xo del agresor es mas­cu­lino en el 92,55% cuan­do la víc­ti­ma es un ni­ño; 96,7 si la víc­ti­ma es ado­les­cen­te, y 96,6 cuan­do la víc­ti­ma es una per­so­na adul­ta. Es lo que ocu­rre en Brasil, tan ma­chis­ta co­mo to­dos los paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos, se­gún el Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­cio­nes Eco­nó­mi­cas.

La abo­ga­da y de­fen­so­ra de los de­re­chos hu­ma­nos Ju­lie­ta Mon­ta­ño, pre­mio in­ter­na­cio­nal a las Mu­je­res de Co­ra­je 2015, con­si­de­ra que la ideo­lo­gía ma­chis­ta que per­mi­te las vio­la­cio­nes es un ele­men­to de ba­se pro­fun­do en la so­cie­dad bo­li­via­na. Se pue­de re­su­mir ese ras­go so­cial así: “La so­cie­dad con­si­de­ra que to­das las mu­je­res son de li­bre dis­po­ni­bi­li­dad de los hom­bres. Es una so­cie­dad en la que la mu­jer es­tá vis­ta co­mo un ob­je­to de pro­pie­dad”. Ese ras­go es el que em­pu­ja a con­se­guir, a con­quis­tar (co­mo se lo ha­ce con un te­rri­to­rio) me­dian­te las pa­la­bras que an­tes pa­sa­ban por pi­ro­pos - siem­pre cen­tra­dos en lo se­xualy que las mu­je­res con­si­de­ran aco­so. Los fun­da­men­tos del ma­chis­mo no son so­lo re­li­gio­sos, co­mo se po­dría su­po­ner, sino fi­lo­só­fi­cos. Aris­tó­te­les con­si­de­ra­ba que la mu­jer es so­la­men­te ma­te­ria, mien­tras que “el prin­ci­pio del mo­vi­mien­to, que es mas­cu­lino en to­dos los se­res que na­cen, es me­jor y más di­vino”. Un par­ti­do po­lí­ti­co bo­li­viano pro­cla­ma­ba con or­gu­llo su orien­ta­ción fi­lo­só­fi­ca co­mo aris­to­té­li­ca y to­mis­ta. De ahí a exi­gir la vir­gi­ni­dad co­mo un sím­bo­lo de con­quis­ta vi­ril, hay un pa­so.

Cuan­do una fe­mi­nis­ta di­ce que to­do hom­bre es un vio­la­dor en po­ten­cia, sal­tan las alar­mas. No ocu­rre lo mis­mo si se di­ce que to­da mu­jer es una víc­ti­ma po­ten­cial. Por eso, en­ten­der por qué ocu­rren las vio­la­cio­nes im­pli­ca mi­rar­nos al es­pe­jo co­mo so­cie­dad

Se­xo y po­der

Uti­li­zar los ge­ni­ta­les pa­ra hu­mi­llar, ul­tra­jar, do­mi­nar y so­me­ter es un ac­to de po­der. En la vio­la­ción, acla­ra Ju­lie­ta Mon­ta­ño, “pa­ra na­da es­tá pre­sen­te el ele­men­to de de­seo se­xual o de pla-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.