Ma­cron ¿as­pi­ri­na o an­ti­bió­ti­co?

El Deber - Séptimo Día - - Una Urbanización De Más De 3.000 Hectáreas -

La vic­to­ria de Em­ma­nuel Ma­cron en las elec­cio­nes fran­ce­sas ha si­do con­si­de­ra­da por mu­chos l a me­di­ci­na ade­cua­da pa­ra una co­mu­ni­dad eu­ro­pea que es­tá en cui­da­dos in­ten­si­vos. Con el sur­gi­mien­to de mo­vi­mien­tos crí­ti­cos de Bru­se­las y sus po­lí­ti­cas de aus­te­ri­dad flo­re­cien­do por do­quier en el Vie­jo Con­ti­nen­te, la lle­ga­da de un eu­ro­peís­ta al Go­bierno de la se­gun­da po­ten­cia del blo­que es un mo­ti­vo de ce­le­bra­ción pa­ra quie­nes to­da­vía creen en la co­mu­ni­dad de na­cio­nes.

Por el mo­men­to, esa me­di­ci­na sir­ve pa­ra fre­nar el avan­ce del es­cep­ti­cis­mo y los pro­yec­tos de cor­te po­pu­lis­ta: sín­to­mas del mal. El desafío, ló­gi­ca­men­te, es cons­ti­tuir­se co­mo un tra­ta­mien­to que lo­gre ata­car la ver­da­de­ra en­fer­me­dad.

Hay que te­ner cla­ro que su vic­to­ria no le per­te­ne­ce del to­do y se en­mar­ca más en la ló­gi­ca del mal me­nor. Ade­más de la ame­na­za de Ma­ri­ne Le Pen y la de ul­tra­de­re­cha, su pre­si­den­cia no ha­bría si­do po­si­ble sin el des­cré­di­to de los par­ti­dos tra­di­cio­na­les y el har­taz­go de una so­cie­dad que sien­te que la tor­ta no es­tá bien re­par­ti­da.

No ver es­te fac­tor se­ría co­mo ha­blar de Evo Mo­ra­les, Hu­go Chá­vez, Ra­fael Co­rrea o los Kirch­ner sin to­mar en cuen­ta las pro­fun­das cri­sis ins­ti­tu­cio­na­les que los an­te­ce­die­ron.

En el ca­so de la Unión Eu­ro­pea, la ver­da­de­ra en­fer­me­dad tie­ne va­rias ca­ras. La más com­ple­ja de ellas es la sen­sa­ción ge­ne­ra­li­za­da den­tro de la co­mu­ni­dad de que al­guien es­tá te­nien­do ma­yo­res be­ne­fi­cios que los de­más so­cios y que, sin una evi­den­cia ma­te­rial y con­cre­ta, im­pul­só a los bri­tá­ni­cos a i ncli­nar­se por aban­do­nar el bar­co.

Se tra­ta de una cri­sis de dis­cur­so en don­de la so­li­da­ri­dad y la unión de­ja­ron de ser va­lo­res in­cues­tio­na­bles y la idea per­ver­sa y erró­nea de que la lle­ga­da de in­mi­gran­tes y re­fu­gia­dos po­ne en pe­li­gro los va­lo­res oc­ci­den­ta­les y de­ja de la­do a los ciu­da­da­nos eu­ro­peos de es­ca­sos re­cur­sos.

Tras la cri­sis fi­nan­cie­ra y la pos­te­rior cri­sis de la deu­da eu­ro­pea, los ha­bi­tan­tes de la UE no pue­den evi­tar sen­tir que es­tán pa­gan­do por al­go que no les co­rres­pon­de con re­for­mas fis­ca­les que apun­tan a re­du­cir el es­ta­do de bienestar. opo­si­to­res. No fal­ta­ron los que ins­ti­tu­cio­na­li­za­ron la co­rrup­ción a tra­vés de la mo­der­ni­za­ción de sus pro­ce­di­mien­tos y ac­to­res. En es­te úl­ti­mo ca­so, los por­ta­vo­ces eran lí­de­res ‘out­si­ders’, an­ti­sis­té­mi­cos y an­ti­po­lí­ti­cos; sin em­bar­go, una vez en el po­der re­pro­du­cían las mis­mas prác­ti­cas.

El Go­bierno bo­li­viano equivocó el ca­mino. En­car­gó la res­pon­sa­bi­li­dad a un mi­nis­te­rio par­te del Eje­cu­ti­vo cuan­do ser juez y par­te no es lo me­jor. Apro­bó le­yes ad hoc con­tra per­so­na­li­da­des de la opo­si­ción po­lí­ti­ca y fue po­co di­li­gen­te con los ca­sos de acu­sa­dos ofi­cia­lis­tas. Nom­bró au­to­ri­da­des j udi­cia­les su­mi­sas an­te los in­tere­ses po­lí­ti­cos del par­ti­do ofi­cia­lis­ta. Anu­ló el con­cur­so y la li­ci­ta­ción pú­bli­ca pa­ra la ad­ju­di­ca­ción de las obras pú­bli­cas e im­pu­so la in­vi­ta­ción di­rec­ta. Así se per­fi­ló un en­fo­que par­cia­li­za­do, di­li- Al mis­mo tiem­po, en mu­chos paí­ses de lo que se co­no­ce co­mo ‘pe­ri­fe­ria eu­ro­pea’, per­sis­te la sen­sa­ción de que no im­por­ta quién los go­bier­ne, mien­tras se en­cuen­tren en la Unión Eu­ro­pea se­rá Bru­se­las quien di- gen­te con­tra los opo­si­to­res y len­to y ne­gli­gen­te cuan­do los im­pli­ca­dos son ofi­cia­lis­tas.

Sin em­bar­go, des­de Pe­rú lle­ga­ron gra­tas no­ti­cias. El nue­vo Go­bierno apro­bó me­di­das du­ras con­tra la co­rrup­ción y los co­rrup­tos. Por ejem­plo, las em­pre­sas con­de­na­das por co­rrup­ción nun­ca más po­drán rea­li­zar con­tra­tos con el Es­ta­do. De­cre­tó la muer­te ci­vil de los fun­cio­na­rios co­rrup­tos pa­ra que nun­ca más tra­ba­jen en el Es­ta­do. El Go­bierno pe­ruano dis­pu­so que to­dos los con­tra­tos de con­ce­sión in­cor­po­ren una cláu­su­la an­ti­co­rrup­ción pa­ra res­guar­dar los in­tere­ses del país. Tri­pli­có el pre­su­pues­to de la Fis­ca­lía in­ves­ti­ga­do­ra de la co­rrup­ción y creó un sis­te­ma de re­com­pen­sa, pre­mio y pro­tec­ción pa­ra los ciu­da­da­nos que la de­nun­cien. El pre­si­den­te y sus mi­nis­tros pu­bli­ca­ron sus da­tos per­so­na­les exi­gi­dos por la Comisión de la In­te­gri­dad. To­mó las me­di-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.