Du­pli­car el cuar­to ani­llo ¿pa­ra qué?

El Deber - Séptimo Día - - Firmas -

De­re­cha e iz­quier­da son dos tér­mi­nos an­ta­gó­ni­cos que su­pues­ta­men­te de­fi­nen los li­nea­mien­tos ideo­ló­gi­cos des­de ha­ce más de dos si­glos. En unos mo­men­tos his­tó­ri­cos di­fe­ren­ciar­los tu­vo mu­cha re­le­van­cia y en otras cir­cuns­tan­cias sim­ple­men­te fue vul­ga­ri­dad sim­plis­ta. Acla­re­mos de en­tra­da: una co­sa es el cor­dón eco­ló­gi­co del Pi­raí, que co­mien­za en el di­que y que ne­ce­si­ta ser pro­te­gi­do, pues hay in­tere­ses al ace­cho, y otra muy dis­tin­ta es el ‘pa­seo ar­bo­ri­za­do del 4.º ani­llo’, de­fi­ni­do en el pun­to 4 del Art. 282 del PLOT y en el que se acla­ra que “se dis­mi­nu­ye el ca­me­llón pa­ra de­jar un es­pa­cio ma­yor de uso pú­bli­co co­lin­dan­te con el di­que de pro­tec­ción”. Ese pa­seo ar­bo­ri­za­do es el que aho­ra, con jus­ti­fi­ca­cio­nes cam­bian­tes e in­sos­te­ni­bles, se quie­re en­ce­men­tar. Es esa be­llí­si­ma pam­pa ver­de que acom­pa­ña al ani­llo, que un vi­deo de la Re­vo­lu­ción Ji­go­te ha he­cho fa­mo­sa, lle­na de jó­ve­nes y don­de cen­te­na­res de fut­bo­lis­tas ha­cen de­por­te.

Siem­pre hu­bo el sue­ño de los desa­rro­llis­tas de cons­truir so­bre el di­que una au­to­pis­ta. Eso se des­car­tó en el Plan de Or­de­na­mien­to Te­rri­to­rial (PLOT) de 2005, apro­ba­do por or­de­nan­za mu­ni­ci­pal 78/2008 y más bien se apro­bó la au­to­pis­ta mar­gi­nal, que co­nec­ta­ba las ca­rre­te­ras a Ar­gen­ti­na y Brasil por el es­te. Ade­más es­tá ya en mar­cha la ca­rre­te­ra que del Km 12 de La Guar­dia va a Bue­na Vis­ta. Por tan­to, el cuar­to ani­llo que­da­ba li­be­ra­do de gran­des trá­fi­cos na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les, que­dan­do so­lo pa­ra el tráfico ur­bano del sector oes­te.

Al co­mien­zo de es­ta inex­pli­ca­ble cam­pa­ña pa­ra du­pli­car el cuar­to ani­llo se di­jo que era pa­ra tras­la­dar por allí el tráfico pe­sa­do; an­te el uná­ni­me re­cha­zo se cam­bió de men­sa­je de un día pa­ra otro, des­apa­re­cien­do el tráfico pe­sa­do pa­ra con­ver­tir­se en una vía de transporte pú­bli­co pa­ra que las fa­mi­lias va­yan a los nue­vos mer­ca­dos de La Ra­ma­da, Los Po­zos y Plan 3.000.

Si uno ve el plano que pu­bli- can, es evi­den­te que esos mer­ca­dos no tie­nen na­da que ver con es­te tra­mo del 4.º ani­llo: es­tán le­jí­si­mos y sin re­la­ción. Ade­más, ¿ir a pa­sear a le­ja­nos mer­ca­dos cuan­do la po­lí­ti­ca de­bía ser de que to­dos va­yan al mer­ca­do de su dis­tri­to, pa­ra no re­co­rrer gran­des dis­tan­cias?

En la lis­ta de jus­ti­fi­ca­cio­nes es­tá tam­bién el pa­seo fa­mi­liar al mer­ca­do mayorista, si­tio de con­cen­tra­ción y dis­tri­bu­ción dia­ria de mi­les de to­ne­la­das de ali­men­tos que de­ben ir a los mer­ca­dos dis­tri­ta­les, ¿que tie­nen que ver las fa­mi­lias con eso?

Por úl­ti­mo, ese tra­mo del cuar­to ani­llo es la zo­na más ri­ca y ex­clu­si­va de la ciu­dad, y la que me­nos transporte pú­bli­co de­man­da. Lo que que­re­mos es un buen sis­te­ma de transporte pa­ra to­da la ciu­dad y no ac­cio­nes pun­tua­les. Las de­fi­cien­cias del transporte pú­bli­co no pue- den ser­vir de ex­cu­sa pa­ra cues­tio­na­bles in­ver­sio­nes en zo­nas que no las re­quie­ren.

Pa­ra ha­cer más con­vin­cen­te es­te bo­drio, se les ocu­rre que el 6.º ani­llo, que ob­via­men­te no cie­rra por la pre­sen­cia del río, de­be ce­rrar, arri­mán­do­se al 4º. El 6.º ani­llo ter­mi­na al nor­te en la ca­rre­te­ra y al oes­te en la ave­ni­da Pi­raí: 6.º ani­llo co­mo cir­cun­va­la­ción no exis­te y no es ne­ce­sa­rio. Esa es la reali­dad fí­si­ca de la ciu­dad, lo de­más son di­bu­ji­tos que no re­sis­ten el me­nor aná­li­sis.

Pro­pon­go que has­ta que es­te pro­yec­to ten­ga sus­ten­to, se lo sus­pen­da y nos de­di­que­mos a en­ca­rar ne­ce­si­da­des más apre­mian­tes. Si se in­sis­te, mu­chos co­men­za­re­mos a pen­sar que aquí hay ani­llo en­ce­rra­do.

* Ar­qui­tec­to ur­ba­nis­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.