Per­mi­so pa­ra opi­nar

El Deber - Séptimo Día - - Firmas -

El vi­ce­mi­nis­tro de Au­to­no­mías, Hu­go Si­les, se ha re­fe­ri­do en es­te mis­mo es­pa­cio a una co­lum­na mía ti­tu­la­da

en la que me

re­fie­ro a la an­ti­no­mia que su­fre el Go­bierno en­tre desa­rro­llis­mo y con­ser­va­cio­nis­mo, a los fuer­tes la­zos que los atan con los po­de­res eco­nó­mi­cos y al ci­nis­mo con el que si­guen lle­nán­do­se la bo­ca de fa­tuo pa­cha­ma­mis­mo for ex­port.

Arranca y ter­mi­na el de­gra­da­do ex­mi­nis­tro acu­sán­do­me de es­tar ha­cien­do po­lí­ti­ca, co­mo él y to­do el Go­bierno acos­tum­bran a ha­cer, ca­da vez que al­guien ejer­ce el de­re­cho de ex­pre­sar sus opi­nio­nes y de di­sen­tir con el po­der. In­sis­te el ca­ba­lle­ro en in­ten­tar im­po­ner­nos la idea de que cual­quier re­fle­xión crí­ti­ca es una es­pe­cie de ac­to in­digno y des­es­ta­bi­li­za­dor del ré­gi­men, úni­co due­ño de la ver­dad. Al pa­re­cer han ter­mi­na­do por creer­se ellos mis­mos que la opi­nión y la ex­pre­sión po­lí­ti­cas es­tán re­ser­va­das a la cas­ta de pri­vi­le­gia­dos que hoy de­ten­tan el po­der.

Por su­pues­to que es­toy ha­cien­do po­lí­ti­ca di­cien­do lo que pien­so en torno a un asun­to de tan pro­fun­das im­pli­ca­cio­nes, al igual que lo es­tán ha­cien­do los grupos eco­lo­gis­tas que han de­ja­do de ser sim­ples de­fen­so­res de ár­bo­les, pa­ra con­ver­tir­se en po­de­ro­sos mo­vi­mien­tos ciu­da­da­nos, por­ta­do­res de ver­da­de­ras al­ter­na­ti­vas po­lí­ti­cas.

Por­que el Pi­raí no es cual­quier río, co­mo el Illi­ma­ni no es cual­quier mon­ta­ña. Am­bos son la mar­ca iden­ti­ta­ria de sus ciu­da­des y así co­mo en La Paz el des­hie­lo y la so­bre­ex­plo­ta­ción del Illi­ma­ni a ma­nos de em­pre­sas chi­nas an­gus­tian tan­to a pa­ce­ños co­mo a cru­ce­ños, el Pi­raí nos de­be preo­cu­par y nos preo­cu­pa a to­dos.

El Pi­raí tie­ne una fuer­te re­la­ción sim­bó­li­ca, pe­ro tam­bién his­tó­ri­ca con la ciu­dad de Santa Cruz; el río, así co­mo es vida pa­ra la ciu­dad, tam­bién ha sig­ni­fi­ca­do tra­ge­dia y des­truc­ción. Los des­bor­des e inun­da­cio­nes de prin­ci­pios de los 80, sin ir más le­jos, die­ron lu­gar de al­gu­na ma­ne­ra a la ges­ta­ción de la nue­va Santa Cruz.

Se pue­den ras­trear in­clu­so los orí­ge­nes del Plan 3.000 en aque­llos even­tos; ese Plan 3.000 en el que el MAS in­cur­sio­nó po­lí­ti­ca­men­te en Santa Cruz, y que hoy ha si­do can­jea­do por el Uru­bó, en fun­ción de nue­vos in­tere­ses y re­la­cio­nes po­lí­ti­cas.

En su alu­sión, el vi­ce­mi­nis­tro Si­les se pier­de en con­si­de­ra­cio­nes me­no­res re­la­cio­na­das a com­pe­ten­cias nor­ma­ti­vas y atri­bu­cio­nes le­ga­les de los dis­tin­tos ni­ve­les de de­ci­sión y tra­ta de sal­var res­pon­sa­bi­li­da­des ha­cien­do re­fe­ren­cia a la po­si­ción de su des­pa­cho, que en la reali­dad fue una me­ra reac­ción pos­te­rior al con­flic­to desata­do por su par­ti­do y por sus so­cios lo­ca­les.

Y cla­ro, el te­ma se­rio no es­tá allí, por­que se tra­ta de un asun­to ma­cro que tie­ne que ver con mo­de­los y con­cep­cio­nes de desa­rro­llo, y que tie­ne que ver con po­lí­ti­cas pú­bli­cas.

Po­lí­ti­cas pú­bli­cas que de­bie­ron ha­ber con­ta­do con el con­cur­so del Go­bierno a su de­bi­do tiem­po pa­ra re­sol­ver los con­flic­tos de­ri­va­dos de una división te­rri­to­rial su­pe­ra­da por los he­chos. Po­lí­ti­cas pú­bli­cas con­cu­rren­tes que de­be­rían dar­le for­ma y sus­ten­to a la re­gión me­tro­po­li­ta­na de Santa Cruz.

Po­lí­ti­cas pú­bli­cas que fi­nal­men­te acom­pa­ñen el im­pre­sio­nan­te cre­ci­mien­to de la más gran­de re­gión me­tro­po­li­ta­na del país, que es tam­bién la más ne­ce­si­ta­da de re­cur­sos que per­mi­tan un desa­rro­llo hu­mano sos­te­ni­ble.

Las ne­ce­si­da­des de vin­cu­la­ción de los ve­ci­nos del Uru­bó, que desa­rro­lla­ron la zo­na le­gí­ti­ma­men­te y no me­dian­te nin­gún ti­po de ocu­pa­ción ile­gal, es una par­te del problema y de­be ser re­suel­ta me­dian­te el uso de al­ta tec­no­lo­gía pa­ra evi­tar cual­quier da­ño am­bien­tal. Pe­ro esa es so­la­men­te una par­te de un problema mu­chí­si­mo ma­yor, que com­pe­te a to­dos, sin ex­cep­ción.

Eso es lo que no ve el que fue­ra mi­nis­tro de Au­to­no­mías del ré­gi­men más cen­tra­lis­ta del que ten­ga­mos me­mo­ria, y que hoy es so­la­men­te vi­ce­mi­nis­tro, lo que pin­ta de cuer­po en­te­ro la con­vic­ción au­to­nó­mi­ca del MAS.

* Co­mu­ni­ca­dor so­cial

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.