Re­for­ma tri­bu­ta­ria en Bo­li­via

El Deber - Séptimo Día - - Firmas -

Las re­for­mas al Có­di­go Tri­bu­ta­rio des­de la pers­pec­ti­va del con­tri­bu­yen­te no han re­du­ci­do el gran pe­so que re­pre­sen­ta ser for­mal; por lo tan­to, el ca­mino de so­lu­ción no es me­dian­te es­tran­gu­la­mien­to al for­mal ni apos­tan­do a la re­pre­sión tri­bu­ta­ria pa­ra lo­grar re­cau­da­cio­nes his­tó­ri­cas jac­tan­cio­sas sino que ame­ri­ta­ría un cam­bio de pa­ra­dig­ma más orien­ta­do ha­cia el sen­ti­do co­mún y la ver­dad ma­te­rial.

Es me­nes­ter en­ten­der que el te­ma tri­bu­ta­rio no pue­de ver­se de ma­ne­ra ais­la­da del gas­to pú­bli­co.

Los tributos sir­ven pa­ra fi­nan­ciar el gas­to pú­bli­co, por lo tan­to, se de­bie­ra avan­zar ha­cia un con­sen­so so­bre qué ta­ma­ño de Es­ta­do que­re­mos a me­diano pla­zo, con lo cual po­de­mos de­fi­nir qué ni­vel de pre­sión tri­bu­ta­ria se ne­ce­si­ta.

Cuan­do ha­bla­mos de pre­sión tri­bu­ta­ria (re­la­ción en­tre in­gre­sos tri­bu­ta­rios y el PIB) se re­fie­re a lo más im­por­tan­te de los in­gre­sos por im­pues­tos pe­ro usual­men­te no se in­clu­ye las con­tri­bu­cio­nes, las ta­sas e im­pues­tos mu­ni­ci­pa­les, im­pues­tos ad­mi­nis­tra­ti­vos, etc. Si se in­clu­ye­ra es­to más, la pre­sión tri­bu­ta­ria sin du­da es ma­yor. En to­dos los paí­ses que tie­nen un Es­ta­do agi­gan­ta­do (don­de se in­ven­tan más car­gos pú­bli­cos en los mu­ni­ci­pios, go­ber­na­ción, etc.), re­sul­ta que el problema con el gas­to pú­bli­co es la in­efi­cien­cia con la que se gas­ta, no se ve me­jo­ría en ca­li­dad de ser­vi­cio, pe­se a to­dos los con­tro­les que pu­die­ran exis­tir, má­xi­me si esos con­tro­les im­pli­can a su vez au­men­tar más fun­cio­na­rios, es­to es, se­guir agran­dan­do al Es­ta­do con más burocracia. En con­tra­par­ti­da re­sul­ta que la can­ti­dad per cá­pi­ta del gas­to en edu­ca­ción y sa­lud es muy ba­jo.

En esos ca­sos, se de­be apos­tar por una pro­fun­da re­for­ma tri­bu­ta­ria y evi­tar aque­llas po­lí­ti­cas sim­plis­tas fun­da­das en el fa­ci­lis­mo; es­to es, que an­te la fal­ta de in­gre­sos pa­ra au­men­tar el gas­to en edu­ca­ción y sa­lud, se pre­ten­da au­men­tar las car­gas im­po­si­ti­va al sector for­mal, crean­do nue­vos im­pues­tos o su­bien­do las ta­sas im­po­si­ti­vas, lo cual es te­rri­ble por­que va en con­tra de la pro­duc­ti­vi­dad, es co­mo echar acei­te al in­fierno fis­cal ya exis­ten­te.

Con­si­de­ro que más que es­tar pen­san­do en in­cre­men­tar el gas­to, la me­jor sa­li­da se­ría am­pliar la ba­se tri­bu­ta­ria, es­to es, eli­mi­nar las exo­ne­ra­cio­nes tri­bu­ta­rias. En otras pa­la­bras, que no exis­ta el ré­gi­men sim­pli­fi­ca­do, por lo tan­to, que ab­so­lu­ta­men­te to­dos tri­bu­ten pe­ro ba­jan­do las ta­sas im­po­si­ti­vas; por ejem­plo, re­du­cir la alí­cuo­ta del IVA al 5% (den­tro de los paí­ses con IVA más ba­jo se en­cuen­tran: Pa­na­má con el 7%; Ye­men con el 2%; Co­rea del Nor­te con el 2%, etc.). En lo con­cer­nien­te a los de­más im­pues­tos, la re­duc­ción de la ta­sa im­po­si­ti­va de­bie­ra ser el re­sul­ta­do de un se­rio y res­pon­sa­ble aná­li­sis y con­sen­so en­tre des­ta­ca­dos eco­no­mis­tas y tri­bu­ta­ris­tas, don­de se in­clu­ya a los co­le­gios de eco­no­mis­tas de ca­da de­par­ta­men­to del país y no tan so­lo de­jar to­do en ma­nos de un grupo mi­núscu­lo afín y ele­gi­do po­lí­ti­ca­men­te.

Ob­via­men­te a na­die le gus­ta eli­mi­nar exo­ne­ra­cio­nes tri­bu­ta­rias por­que co­mún­men­te re­sul­ta po­lí­ti­ca­men­te po­co via­ble; deu­das atra­sa­das por di­cho con­cep­to, pe­ro lo que no cua­dra y ter­mi­na ener­van­do al ciu­da­dano es el afán de re­cau­dar co­mo sea y a co­mo dé lu­gar, sin im­por­tar si se pi­so­tea u omi­te la nor­ma le­gal vi­gen­te o si se vul­ne­ran de­re­chos y prin­ci­pios cons­ti­tu­cio­na­les con ta­les ac­cio­nes.

Es­ta ase­ve­ra­ción se ba­sa en que pa­ra eje­cu­tar se­me­jan­te ac­ción hay que ob­ser­var y res­pe­tar pri­me­ro los prin­ci­pios de cons­ti­tu­cio­na­li­dad por los cua­les la ma­te­ria­li­za­ción efec­ti­va de la nor­ma su­pre­ma, en esen­cial la apli­ca­ción di­rec­ta de de­re­chos y prin­ci­pios, es una obli­ga­ción de le­ga­li­dad. En ese sen­ti­do es ne­ce­sa­ria la nor­ma le­gal, for­mal, sin em­bar­go, de la eli­mi­na­ción de las exo­ne­ra­cio­nes, se po­dría asig­nar los re­cur­sos que se re­cau­den por di­cha eli­mi­na­ción, di­rec­ta­men­te al gas­to en edu­ca­ción y sa­lud.

Es más, da­do que exis­ti­rá una re­duc­ción sig­ni­fi­ca­ti­va de la ta­sa im­po­si­ti­va pa­ra to­dos los im­pues­tos, ya no ten­dría sen­ti­do que se efec­túen las com­pen­sa­cio­nes o las des­car­gas im­po­si­ti­vas, evi­tán­do­se de es­ta ma­ne­ra el tra­to in­jus­to ha­cia los con­tri­bu­yen­tes de que no se les re­co­no­ce de­ter­mi­na­dos gas­tos pa­ra com­pen­sa­ción co­mo ser ali­men­ta­ción, pen­sio­nes es­co­la­res, etc. En ese sen­ti­do, ha­bién­do­se am­plia­do el uni­ver­so de con­tri­bu­yen­tes y re­du­ci­da de for­ma sig­ni­fi­ca­ti­va la ta­sa im­po­si­ti­va, to­dos es­ta­rían obli­ga­dos a pa­gar im­pues­tos.

Otro as­pec­to de mu­cha re­le­van- pre­ci­sa y ta­xa­ti­va que otor­gue obli­ga­to­rie­dad al man­da­to res­tric­ti­vo. Ade­más, se ne­ce­si­ta la re­ser­va le­gal por la que la úni­ca for­ma de li­mi­tar y res­trin­gir un de­re­cho es me­dian­te la ha­bi­li­ta­ción de la ley y no de nor­mas de me­nor je­rar­quía, me­nos aún por seu­do­con­ve­nios abu­si­vos y au­to­ri­ta­rios que ter­mi­nan pa­san­do por en­ci­ma del Es­ta­do cons­ti­tu­cio­nal de de­re­cho.

Di­cho de otra for­ma, nos ima­gi­na­mos que el se­cre­ta­rio de re­cau­da­cio­nes o quien le or­de­na eje­cu­tar se­me­jan­tes ac­cio­nes, sa­be que exis­te un pro­ce­di­mien­to le­gal pre­ci­so y ema­na­do de au­to­ri­dad com­pe­ten­te pa­ra co­brar y eje­cu­tar las deu­das por es­te im­pues­to, por lo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.