Cas­ti­gan a las mu­je­res que de­nun­cia­ron a un director acu­sa­do de aco­so se­xual

Sus vi­das cam­bia­ron pa­ra mal, des­de que ac­tua­ron pa­ra que la Po­li­cía de­ten­ga al director del co­le­gio Jo­ro­ri, acu­sa­do de lle­var a un mo­tel a una alum­na de 14 años. Di­ri­gen­tes de la co­mu­ni­dad les di­cen que to­do fue pla­ni­fi­ca­do y la se­cre­ta­ria fue des­pe­di­da

El Deber - Séptimo Día - - Sociedad - ROBERTO NA­VIA rna­via@el­de­ber.com.bo

En el cen­tro edu­ca­ti­vo Jo­ro­ri hay dos pro­fe­so­ras que sien­ten que so­bre ellas han caí­do los peo­res true­nos. Ellas tam­bién ase­gu­ran que sus vi­das han cam­bia­do pa­ra mal des­de que el 9 de ma­yo fue­ran pie­za cla­ve pa­ra que la Po­li­cía atra­pe al director de ese es­ta­ble­ci­mien­to, que fue en­con­tra­do in­fra­gan­ti con una es­tu­dian­te de 14 años en un mo­tel de la zo­na del Plan 3.000.

Ale­jan­dra Ro­bles y Ril­da Mo­li­na fue­ron dos de los seis do­cen­tes que an­te la que­ja de una alum­na de que el director del es­ta­ble­ci­mien­to la es­ta­ba aco­san­do se­xual­men­te, de­ci­die­ron ac­tuar, se­guir­lo y de­nun­ciar a la Po­li­cía.

“To­do ocu­rrió muy rá­pi­do aquel día. La se­cre­ta­ria fue la que me con­tó so­bre la que­ja de la es­tu­dian­te y des­pués yo, que no sa­bía qué ha­cer, lo con­ver­sé con otros pro­fe­so­res y de­ci­di­mos muy rá­pi­do có­mo evi­tar que se le ha­ga da­ño a la alum­na”, di­ce la pro­fe­so­ra Ale­jan­dra, que la­men­ta que des­de en­ton­ces mu­chos pro­ble­mas han caí­do so­bre ella y sus co­le­gas.

“Si hu­bie­se sa­bi­do eso, sim­ple­men­te ca­lla­ba, pe­ro tam­bién di­go que soy mu­jer y reac­cio­né en el afán de de­fen­der a una es­tu­dian­te”, di­ce, sen­ta­da en un ban­co de ma­de­ra. Ba­jo la tran­qui­li­dad de la som­bra de un ár­bol, den­tro del es­ta­ble­ci­mien­to ella sos­tie­ne que es­tá preo­cu­pa­da, mo­les­ta, con ra­bia.

Ale­jan­dra re­su­me así to­dos los pro­ble­mas que se le han pre­sen­ta­do: “Al­gu­nos pro­fe­so­res, la jun­ta es­co­lar y di­ri­gen­tes de la co­mu­ni­dad nos di­cen que le he­mos he­cho una tram­pa al director, que por qué no he­mos pen­sa­do en la in­te­gri­dad de nues­tro co­le­ga y de su fa­mi­lia, que de­be­ría­mos re­nun­ciar, pe­dir tras­la­do a otro co­le­gio, han ha­bla­do en con­tra de la es­tu­dian­te víc­ti­ma y ella ya no vie­ne a cla­ses. Tam­bién han des­pe­di­do a la se­cre­ta­ria Est­her Flo­res Miranda que fue la que me avi­só so­bre la si­tua­ción que es­ta­ba pa­san­do la es­tu­dian­te”.

Mien­tras ha­bla Ale­jan­dra, Est­her Flo­res, la se­cre­ta­ria des­pe­di­da, es­tá en su casa ubi­ca­da a dos cua­dras del co­le­gio. Es­tá en la co­ci­na cons­trui­da de ba­rro, mien­tras su hi­jo de dos años jue­ga en un patio am­plio lleno de som­bras de ár­bo­les fron­do­sos.

Ahí mis­mo, Est­her con­fir­ma que fue des­pe­di­da por su tío Rubén Ca­bre­ra, que es el pre­si­den­te de la jun­ta es­co­lar.

“Me des­pi­dió ver­bal­men­te, sin nin­gu­na car­ta de por me­dio. So­lo me di­jo que ya no va­ya a tra­ba­jar, que en­tre­gue el es­cri­to­rio”, cuen­ta, y di­ce que ella sa­be que es por lo ocu­rri­do, por­que su vi­da ha cam­bia­do des­de el día en que es­cu­chó a la mu­cha- cha que se le acer­có pa­ra con­tar­le que el director la es­ta­ba aco­san­do. So­lo ati­nó a ha­blar con la pro­fe­so­ra Ale­jan­dra, no qui­so ha­cer­lo con su tío Rubén por­que el año pa­sa­do fue a él a quien le di­jo que ella tam­bién ha­bía si­do aco­sa­da por el mis­mo director, pe­ro no hi­zo na­da pa­ra ayu­dar­la; por eso ya no le tu­vo con­fian­za.

Est­her di­ce que ne­ce­si­ta­ba el tra­ba­jo por­que es pa­dre y ma­dre pa­ra su ni­ño y, an­tes cuan­do sa­lía a la ca­lle a pa­sear, los ve­ci­nos la sa­lu­da­ban con aten­ción, por­que al ser la se­cre­ta­ria del co­le­gio, to­dos la co­no­cían. “Pe­ro aho­ra sien­to que me tra­tan con in­di­fe­ren­cia, ya no me sa­lu­dan, co­mo si hu­bie­ra he­cho al­go ma­lo. Pa­ra la co­mu­ni­dad ac­tué mal. To­dos me juz­gan. En la ca­lle me mi­ran co­mo bi­cho ra­ro. Oja­lá pue­da con­se­guir tra­ba­jo por­que he que­da­do prác­ti­ca­men­te en el ai­re”, la­men­ta.

Ril­da Mo­li­na Sa­la­zar es­tá llo­ran­do. Ha apa­re­ci­do de re­pen­te. Se ha acer­ca­do has­ta don­de es­tá la pro­fe­so­ra Ale­jan­dra, en ese ban­co de ma­de­ra al la­do de un ár­bol fron­do­so. En el patio del co­le­gio de Jo­ro­ri.

“Ella es la pro­fe­so­ra que tam­bién par­ti­ci­pó en el ca­so del director que fue en­con­tra­do con la alum­na en el mo­tel”, di­ce Ale­jan­dra.

“Tra­ba­jo aquí des­de ha­ce 10 años. Es­toy vi­vien­do mo­men­tos muy di­fí­ci­les. To­do por ha­ber pre­ten­di­do ha­cer el bien”, di­ce la pro­fe­so­ra Ril­da, que se que­ja de que va­rios di­ri­gen­tes de la co­mu­ni­dad de Jo­ro­ri se han acer­ca­do a ella pa­ra de­cir­le que hi­zo mal al ha­ber denunciado al director, que aten­tó con­tra la ima­gen del co­le­gio y de la zo­na y que nun­ca an­tes ha­bía pa­sa­do es­to.

“Y no so­lo eso”, en­fa­ti­za. “Di­cen que más bien te­men de no­so­tros, que cual­quier co­sa les po­de­mos ha­cer, que so­mos pe­li­gro­sas. Es­to nos ha cam­bia­do la vi­da. Yo no po­día ser cóm­pli­ce y por eso lo de­nun­cia­mos al director. No fue una tram­pa. Aho­ra hay mu­cha gen­te que es­tá en con­tra de no­so­tras. La co­mu­ni­dad nos es­tá juz­gan­do mal y tam­bién al­gu­nos do­cen­tes y se han me­ti­do en nues­tra vi­da per­so­nal tam­bién”, de­nun­cia la pro­fe­so­ra, con la voz quebrada, con los ojos mo­ja­dos.

Ale­jan­dra y Ril­da coin­ci­den en que no van a pe­dir su tras­la­do a otra uni­dad edu­ca­ti­va,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.