Los Es­ta­dos se mues­tran vul­ne­ra­bles fren­te a los te­rro­ris­tas ci­ber­né­ti­cos

Gue­rras del si­glo XXI.

El Deber - Séptimo Día - - Sociedad - CAR­LOS MO­RA­LES PE­ÑA cmo­ra­les@el­de­ber.com.bo

Ci­ber­gue­rra. Ata­ques in­for­má­ti­cos. Las gue­rras del si­glo XXI ya no se li­bran en los cam­pos de ba­ta­lla, con avio­nes, tan­ques y gran­des ejér­ci­tos. Los enemi­gos ya no se ani­qui­lan en las trin­che­ras ni los ma­res, sino en los or­de­na­do­res in­for­má­ti­cos. Lo que pa­re­cía una se­sión de Watch Dogs, es­tá ocu­rrien­do hoy, a tra­vés de vi­rus le­ta­les pa­ra las or­ga­ni­za­cio­nes, los lí­de­res po­lí­ti­cos y los Es­ta­dos.

Es­ta­mos en la era de los hac­kers, los ven­ga­do­res de las cau­sas jus­tas (Ju­lian As­san­ge y Wi­ki­Leaks) o de sol­da­dos vir­tua­les de los nue­vos im­pe­rios del mal.

La nue­va pe­sa­di­lla informática se lla­ma: Wan­nacry, un vi­rus que blo­quea ar­chi­vos de los usua­rios y los obli­ga a pa­gar una su­ma de di­ne­ro en bit­coins, la mo­ne­da vir­tual, di­fí­cil de ras­trear, si quie­ren re­cu­pe­rar su ac­ce­so. Cien­tos de mi­les de em­pre­sas y usua­rios afec­ta­dos. Más de 200 paí­ses gol­pea­dos. Mi­les de or­ga­ni­za­cio­nes co­lap­sa­das por el in­gre­so de un gu­sano vir­tual. Es­ta­dos su­pe­ra­dos en su ca­pa­ci­dad de res­pues­ta an­te un enemi­go que no mues­tra su ros­tro y des­tru­ye in­tere­ses a tra­vés de las re­des de in­ter­net.

El fe­nó­meno es­tá fue­ra de con­trol. Wan­nacry es el pri­mer es­la­bón de una ca­de­na de ata­ques in­for­má­ti­cos de or­ga­ni­za­cio­nes cri­mi­na­les y es­ta­dos. La in­for­ma­ción co­mo fuen­te de po­der. En la era de los hac­kers, ‘bue­nos y ma­los’, to­dos so­mos vul­ne­ra­bles Los Es­ta­dos siem­pre han es­pia­do a sus enemi­gos. ¿Cuál es la no­ve­dad? Los ex­per­tos se­ña­lan que lo nue­vo pa­sa por­que los ata­can­tes for­man par­te de or­ga­ni­za­cio­nes anó­ni­mas, sin ros­tro ni na­cio­na­li­dad. For­man par­te de re­des de hac­kers que uti­li­zan la informática y el in­ter­net co­mo las más le­ta­les ar­mas pa­ra des­truir a sus enemi­gos.

En el ca­so de Wan­nacry, el he­cho de que el vi­rus fun­cio­ne en de­ce­nas de idio­mas mues­tra que los pi- ra­tas bus­ca­ban un ata­que a es­ca­la mun­dial.

La Ofi­ci­na Eu­ro­pea de Po­li­cía (Eu­ro­pol) des­ta­có la ra­pi­dez iné­di­ta con que se pro­pa­gó el vi­rus, que com­bi­na por pri­me­ra vez los ele­men­tos de un pro­gra­ma ma­ligno y de un gu­sano in­for­má­ti­co.

¿ Có­mo pue­den reac­cio­nar fren­te a es­tas or­ga­ni­za­cio­nes de te­rro­ris­mo vir­tual?

El po­li­tó­lo­go es­ta­dou­ni­den­se de ori­gen po­la­co, Zyby­gnew Brezyns­ki, an­ti­ci­pó en los años 60 lo que es­tá ocu­rrien­do aho­ra. Los Es­ta­dos ya no pe­lea­rán por te­rri­to­rios ni ma­res, sino por y a tra­vés de la in­for­ma­ción.

En la mis­ma lí­nea, Al­vin Tof- fler, en su li­bro Las Gue­rras del Fu­tu­ro, en 1992, tam­bién mos­tra­ba las im­pli­ca­cio­nes de las gue­rras in­for­má­ti­cas que hoy se es­tán cris­ta­li­zan­do a tra­vés del in­ter­net.

Sép­ti­mo Día ha­bló con el vi­ce­mi­nis­tro de Au­to­no­mías y ex­per­to in­ter­na­cio­nal, Hu­go Si­les Nú­ñez del Pra­do, quien re­co­no­ció que, por aho­ra, los paí­ses es­tán in­de­fen­sos an­te los ata­ques de las or­ga­ni­za­cio­nes te­rro­ris­tas y de los otros es­ta­dos im­pe­ria­les que, co­mo Es­ta­dos Uni­dos o Ru­sia, uti­li­zan sus ser­vi­cios de es­pio­na­je pa­ra in­ter­ve­nir en otras na­cio­nes pa­ra ob­te­ner be­ne­fi­cios y des­ar­ti­cu­lar pro­ce­sos po­lí­ti­cos de­mo­crá­ti­cos. Es­ta­mos fren­te a la reali­dad con­cre­ta de las gue­rras de la cuar­ta ge­ne­ra­ción, sus­ten­ta­das en el ma­ne­jo ar­bi­tra­rio de la in­for­ma­ción y la co­mu­ni­ca­ción.

“La in­for­ma­ción ha si­do, y aún lo es, una fuen­te de po­der. Es un po­der en sí mis­mo. Des­de Na­po­león has­ta las úl­ti­mas gue­rras mun­dia­les, la in­te­li­gen­cia y el es­pio­na­je ju­ga­ron siem­pre un rol cla­ve pa­ra de­rro­tar a los enemi­gos. Fue­ron uti­li­za­das por los im­pe­rios y las po­ten­cias pa­ra iden­ti­fi­car las for­ta­le­zas y de­bi­li­da­des de los ad­ver­sa­rios y hoy tam­bién esa in­for­ma­ción es uti­li­za­da pa­ra com­plo­tar en elec­cio­nes de otros paí­ses, de­bi­li­tar li­de­raz­gos y ge­ne­rar cam­bios en las con­duc­tas de la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.