Aban­dono de la reali­dad y el De­re­cho bo­li­viano

El Deber - Séptimo Día - - Firmas -

El De­re­cho no so­lo se com­po­ne de nor­mas dic­ta­das por el Le­gis­la­ti­vo, sino tam­bién de las ex­pe­rien­cias so­cia­les que de­ter­mi­nan el de­sa­rro­llo pro­gre­si­vo de las nor­mas. Jun­to a es­tas es­tán las in­ter­pre­ta­cio­nes es­tan­da­ri­za­das por los tri­bu­na­les (ju­ris­pru­den­cia). Es­tos com­po­nen­tes cons­tru­yen la me­to­do­lo­gía de aca­ta­mien­to de las nor­mas, va­lo­res y prin­ci­pios que na­cen en la Cons­ti­tu­ción. Al pa­re­cer los re­dac­to­res del Pro­yec­to del Có­di­go del Sis­te­ma Pe­nal ig­no­ran es­ta si­tua­ción.

Es cier­to que la jus­ti­cia pe­nal re­quie­re una ra­di­cal trans­for­ma­ción, que su­pere la cró­ni­ca per­ver­sión de sus me­ca­nis­mos le­ga­les, pe­ro ello no pue­de em­pren­der­se ig­no­ran­do de un plu­ma­zo más de 30 años de ex­pe­rien­cia ju­rí­di­ca en la apli­ca­ción del De­re­cho Pe­nal bo­li­viano, cons­trui­do a ba­se de nor­mas le­gis­la­ti­vas y a fuer­za de ju­ris­pru­den­cia y prác­ti­ca fo­ren­se acor­de a nues­tra reali­dad.

Si es­to no es no­ta­do por los ase­so­res del pro­yec­to, la me­ra mo­di­fi­ca­ción de tex­tos le­ga­les sin con­si­de­ra­ción de nues­tras ex­pe­rien­cias ju­rí­di­cas no su­pera el pro­ble­ma, sino que lo ac­tua­li­za. Pa­ra mues­tra un bo­tón: el tér­mino de du­ra­ción de las di­li­gen­cias pre­li­mi­na­res en el ac­tual CPP, en un prin­ci­pio fue fi­ja­do en má­xi­mo cin­co días; pe­ro al dar­nos cuen­ta que en ese tiem­po no se po­día ter­mi­nar de le­van­tar y ase­gu­rar re­mo­ta­men­te las evi­den­cias más im­por­tan­tes de un de­li­to, la re­for­ma pe­nal de la Ley 007 en 2010 am­plió es­te tér­mino a 20 días con la po­si­bi­li­dad de pe­dir su ex­ten­sión a un má­xi­mo de 90 días. To­do ello des­pués de ca­si nue­ve años de un sin­nú­me­ro de mo­du­la­cio­nes ju­ris­pru­den­cia­les, sim­po­sios, dis­cur­sos aca­dé­mi­cos, tra­ge­dias pro­ce­sa­les, ha­ci­na­mien­tos car­ce­la­rios, y so­bre to­do gro­se­ra re­tar­da­ción de Jus­ti­cia, pues an­te la ri­di­cu­lez de ese pla­zo to­dos acu­dían al ro­pa­je de la si­mu­la­ción pro­ce­sal (lea­se chi­ca­na) pa­ra eva­dir­la.

An­te las de­nun­cias de ma­yor re­tar­da­ción de jus­ti­cia en la pro­se­cu­ción de es­ta eta­pa pre­li­mi­nar una nue­va re­for­ma pro­ce­sal, la Ley 586 ( cin­co años des­pués), man­te­nía los ini­cia­les 20 días, pe­ro re­du­cía el pla­zo de su am­plia­ción a un má­xi­mo de 60 y has­ta 80 días, siem­pre y cuan­do la investigación ver­se so­bre or­ga­ni­za­cio­nes cri­mi­na­les o es­tén pen­dien­tes pe­ri­cias, y, ex­cep­cio­nal­men­te, a 120 días cuan­do es­tén pen­dien­tes di­li­gen­cias en trá­mi­te de coope­ra­ción in­ter­na­cio­nal. Es­tas sal­ve­da­des ex­cep­cio­na­les son to­tal­men­te en­ten­di­bles, por­que la ex­pe­rien­cia de­mos­tró que una di­li­gen­cia de coope­ra­ción in­ter­na­cio­nal pue­de tar­dar has­ta más de un año; por su par­te, una pe­ri­cia de me­nos de un mes pa­ra ser con­clui­da es im­po­si­ble, y así su­ce­si­va­men­te. Pe­ro la ex­pe­rien­cia ju­rí­di­ca fue lue­go de años de san­gre, su­dor y lá­gri­mas, equi­li­bran­do la du­ra­ción de es­ta fa­se pro­ce­sal, en fun­ción a sus di­fe­ren­tes con­tin­gen­cias y aten­dien­do a las di­ver­sas cues­tio­nes sus­ci­ta­das por nues­tra reali­dad.

Aho­ra vie­ne el pro­yec­to y a es­ta fa­se, que aho­ra se lla­ma ‘ave­ri­gua­ción pre­li­mi­nar’, en un Art. 506, le da el tér­mino de 48 ho­ras, su­pe­di­ta­das a que las par­tes so­li­ci­ten al fis­cal pa­ra que con­clu­ya di­cha fa­se si es que no la fi­na­li­zó a la bre­ve­dad po­si­ble. (sic)

¿De qué ma­ne­ra es­ta lí­ri­ca le­gis­la­ti­va de­ter­mi­na­rá una trans­for­ma­ción de la reali­dad de las in­ves­ti­ga­cio­nes pre­li­mi­na­res, si la re­co­lec­ción y ase­gu­ra­mien­to de evi­den­cias no pue­de aco­me­ter­se en 48 ho­ras, ni en cin­co ni en 20 días? En 17 años de ex­pe­rien­cia pro­ce­sal, la Po­li­cía, par­tes pro­ce­sa­les, y de­más ope­ra­do­res, in­clui­dos los de­lin­cuen­tes han de­mos­tra­do la im­po­si­bi­li­dad de es­ta si­tua­ción. To­da la ex­pe­rien­cia pro­ce­sal en ma­te­ria de investigación pre­li­mi­nar que­da to­tal­men­te des­co­no­ci­da por es­te Pro- Tra­duz­co: una voz ofi­cial di­jo que era ló­gi­co que Lesvy, por al­cohó­li­ca, dro­ga­dic­ta y ma­la es­tu­dian­te, ter­mi­na­ra es­tran­gu­la­da. El Go­bierno me­xi­cano re­in­ci­de en cul­par a las víc­ti­mas (lo hi­zo con los es­tu­dian­tes de Igua­la, en­tre otros), pe­ro aho­ra hu­bo gran­des pro­tes­tas y se creó el hash­tag SiMeMa­ta­nQuéDi­rán­deMí, don­de mu­chas di­je­ron lo su­yo.

Yo no ten­go Twit­ter, pe­ro sé qué di­rían de mí si me ma­ta­ran. Si los in­ves­ti­ga­do­res ha­bla­ran con mis ve­ci­nos sa­brían que en la puer­ta de mi de­par­ta­men­to apa­re­cían ca­da yec­to. En­ton­ces nue­va­men­te re­tro­ce­de­re­mos los 17 años an­te­rior­men­te su­fri­dos pa­ra vol­ver a dar­nos cuen­ta de que es im­po­si­ble tal exi­gua du­ra­ción de la fa­se pre­li­mi­nar. Nue­va­men­te la re­tar­da­ción pro­ce­sal o lo que es peor, la cri­mi­na­li­za­ción an­ti­ci­pa­da de cual­quier ac­to con tal de cum­plir tan irra­zo­na­ble pla­zo ten­drá que cam­pear en nues­tros tri­bu­na­les pa­ra que se den cuen­ta de que lo pro­pues­to por es­te pro­yec­to no re­fle­ja nues­tra reali­dad pro­ce­sal.

Pe­ro hay más, el con­trol de es­ta fa­se tra­di­cio­nal­men­te en­co­men­da­do al juez cau­te­lar aho­ra se en­co­mien­da al fis­cal de­par­ta­men­tal. Así, so­lo en San­ta Cruz de la Sie­rra, 15 juz­ga­dos de ins­truc­ción cau­te­lar ape­nas pue­den en­tre otras car­gas pro­ce­sa­les, con­tro­lar y man­dar con­mi­nar las con­clu­sio­nes del pla­zo de la investigación pre­li­mi­nar, pa­ra que aho­ra con el tan­to bo­te­llas de vino va­cías (a na­die im­por­ta­ría que eso su­ce­die­ra des­pués de es­po­rá­di­cas ce­nas con ami­gos) y que yo en­tra­ba y sa­lía de casa a ho­ras ex­tra­ñas (a na­die im­por­ta­ría que fue­ra de­bi­do a mi ofi­cio). Si pre­gun­ta­ran en los ho­te­les don­de me hos­pe­da­ba en via­jes de tra­ba­jo des­cu­bri­rían que pa­sa­ban a bus­car­me hom­bres va­rios (a na­die i mpor­ta­ría que f ue­ran ami­gos o con­tac­tos la­bo­ral es) y que nun­ca ba­ja­ba a desa­yu­nar (lo que ins­pi­ra­ría fan­ta­sías ama­to­rio-re­sa­co­sas, cuan­do en ver­dad me que­da­ba en mi cuar­to to­man­do té y

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.