Luis Ba­rra­gán en dia­man­te

El Deber - Séptimo Día - - Firmas -

Po­dría ser una his­to­ria ma­ca­bra. Luis Ba­rra­gán (1902-1988) fue uno de ar­qui­tec­tos más im­por­tan­tes de Mé­xi­co, res­pon­sa­ble de obras de en­ver­ga­du­ra ma­yor co­mo las To­rres de Sa­té­li­te en la Ciu­dad de Mé­xi­co o el Fa­ro del Co­mer­cio en Mon­te­rrey. Su re­co­no­ci­mien­to na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal es­tu­vo res­pal­da­do en los pre­mios acu­mu­la­dos. Tras su muer­te, sus res­tos fue­ron a la Ro­ton­da de los Ja­li­cien­ces Ilus­tres (en Gua­da­la­ja­ra) don­de des­can­san los per­so­na­jes cé­le­bres. Has­ta aquí, to­do nor­mal.

Ha­ce dos años la ar­tis­ta Jill Ma­gib ha­ce ges­tio­nes con al­gu­nos de los he­re­de­ros y de­ci­den ex­hu­mar los res­tos cre­ma­dos del lau­rea­do ar­qui­tec­to pa­ra rea­li­zar un dia­man­te co­mo par­te de su pro­pues­ta es­té­ti­ca y po­lí­ti­ca. Y pro­ce­den.

Tran­si­tan­do por os­cu­ros pa­si­llos que per­mi­ten la in­ter­pre­ta­ción ju­rí­di­ca a con­ve­nien­cia, con el be­ne­plá­ci­to de las au­to­ri­da­des acu­den a la tum­ba de Ba­rra­gán, abren el sarcófago, sa­can la ca­ja con las ce­ni­zas, ex­traen los 500 grs. re­que­ri­dos pa­ra el dia­man­te en una bol­sa de plás­ti­co, lo pe­san en una ba­lan­za elec­tró­ni­ca, y vuel­ven a se­llar to­do co­mo si no hu­bie­ra pa­sa­do na­da. Ce­ni­zas en mano, Ma­gib par­te al ex­tran­je­ro a pro­se­guir su ob­je­ti­vo.

¿Por qué se­me­jan­te pro­fa­na­ción? Ar­gu­men­tos siem­pre hay. Por múl­ti­ples ra­zo­nes pro­pias del mer­ca­do del ar­te, el ar­chi­vo del ar­qui­tec­to le per­te­ne­ce a la Ba­rra­gán Foun­da­tion y es­tá en Sui­za. Se di­ce que la ven­ta del ani­llo con el dia­man­te per­mi­ti­ría de­vol­ver a Mé­xi­co el acer­bo, esa se­ría la in­ten­ción.

En abril se inau­gu­ró en el Mu­seo de Ar­te Con­tem­po­rá­neo la ex­po­si­ción de Ma­gib ti­tu­la­da

don­de se ex­hi­be tan­to el ani­llo en cues­tión co­mo un vi­deo con to­dos los detalles mor­bo­sos de la ex­hu­ma­ción. En la pre­sen­ta­ción, se ex­pli­ca la pro­pues­ta trans­gre­so­ra de la ar­tis­ta que se ca­rac­te­ri­za por “la in­ter­sec­ción de los as­pec­tos per­so­na­les, le­ga­les y ar­tís­ti­cos del le­ga­do cul­tu­ral y exa­mi­na la no­ción de pro­pie­dad en tér­mi­nos tan­to del cuer­po de tra­ba­jo co­mo del ar­tis­ta". So­bre la ex­po­si­ción par­ti­cu­lar en el MUAC se afir­ma que “el fin no es so­lo pre- sen­tar el con­tro­ver­sial con­jun­to de obras, sino tam­bién com­par­tir con el pú­bli­co su cues­tio­na­mien­to del mo­do en que el le­ga­do mo­der­nis­ta ha pa­sa­do cre­cien­te­men­te a es­tar ba­jo el do­mi­nio pri­va­do y el cor­po­ra­ti­vo en el mar­co del ca­pi­ta­lis­mo glo­bal".

El epi­so­dio pla­ga­do de os­cu­ros ar­gu­men­tos ha ge­ne­ra­do re­vue­lo en el mun­do in­te­lec­tual. Se ha cues­tio­na­do a los he­re­de­ros, a las au­to­ri­da­des, a la UNAM, y a la pro­pia Ma­gid.

El domingo de­ci­dí ir al MUAC con to­da mi fa­mi­lia. Les con­té a mis hi­jas la his­to­ria pa­ra que es­tu­vie­ran al tan­to de lo que iban a ver. Pa­sé por ca­da una de las sa­las in­ten­tan­do en­ten­der o sen­tir la pro­pues­ta de Ma­gid, pe­ro cuan­do lle­gué al vi­deo y fi­nal­men­te al dia­man­te, me in­va­dió el des­con­cier­to. Es­ta­ba fren­te a los res­tos hu­ma­nos trans­for­ma­dos, y, con el per­dón de mis lectores lai­cos co­mo yo, fi­nal­men­te mi he­ren­cia ca­tó­li­ca me obli­ga a per­sig­nar­me an­te los muer­tos. No pu­de y no quise ver el dia­man­te co­mo si vi­si­ta­ra Tif­fany en Nue­va York. Es­ta­ba fren­te a los res­tos de un hom­bre ex­tra­or­di­na­rio so­me­ti­do, tras su muer­te y sin su con­sen­ti­mien­to, a los ca­pri­chos de quie­nes lo su­ce­die­ron.

Lo que pre­ten­de ser una crí­ti­ca del ‘ca­pi­ta­lis­mo glo­bal’ - de acuer­do con Ma­jib- pro­vo­ca el efec­to con­tra­rio: in­tro­du­ce al mer­ca­do las ce­ni­zas de Ba­rra­gán per­mi­tien­do el ma­no­seo pro­pio de los hom­bres de ne­go­cios. ¿A dón­de va­mos a lle­gar si otras per­so­nas si­guie­ran las ocu­rren­cias de la ar­tis­ta? ¿cuán­to cos­ta­rá un ani­llo he­cho con los res­tos de John Len­non o del Che? ¿cuán­do se le­ga­li­za­rá pro­fa­nar las tum­bas de los cé­le­bres pa­ra so­me­ter sus res­tos a pro­ce­sos de con­ver­sión en dia­man­tes con un va­lor en el mer­ca­do? Ma­jib abrió las puer­tas muy sen­si­bles de la con­di­ción hu­ma­na res­pec­to del tra­ta­mien­to de la muer­te y de los cuer­pos. Y lo hi­zo con una irres­pon­sa­bi­li­dad pe­li­gro­sa que pue­de con­du­cir­nos a es­ce­na­rios alu­ci­nan­tes. Por lo pron­to, lo más con­ve­nien­te pa­re­ce ser o mo­rir en el ano­ni­ma­to, o te­ner ase­gu­ra­da la en­te­re­za de los he­re­de­ros.

* So­ció­lo­go bo­li­viano en la UNAM, de Mé­xi­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.