La pa­rá­bo­la de las ce­bras

El Deber - Séptimo Día - - Firmas -

Las ce­bras (las de las ca­lles pa­ce­ñas) son una de las ex­pe­rien­cias más in­ge­nio­sas, sim­pá­ti­cas y bie­nin­ten­cio­na­das que se ha­ya pro­pues­to en una co­mu­ni­dad pa­ra mo­ti­var un cam­bio en el com­por­ta­mien­to de los ciu­da­da­nos. Los fun­cio­na­rios mu­ni­ci­pa­les que se vis­ten día a día de ce­bras or­de­nan la cir­cu­la­ción, ha­cen res­pe­tar los pa­sos y pre­fe­ren­cias de pea­to­nes, orien­tan y co­rri­gen a los vehícu­los que se pa­san en ama­ri­llo o –ni qué de­cir- en ro­jo o se pa­ran in­te­rrum­pien­do los ci­ta­dos pa­sos pea­to­na­les, acom­pa­ñan a per­so­nas de la ter­ce­ra edad y los ayu­dan a cru­zar, y otras mu­chas ac­cio­nes que bus­can ser­vir de ejem­plo.

Lle­van años, mu­chos años en es­ta ím­pro­ba ta­rea, pe­ro ocu­rre que cuan­do las ce­bras de­jan un de­ter­mi­na­do lu­gar, en ese pre­ci­so ins­tan­te, con­duc­to­res, pa­sa­je­ros y pea­to­nes vuel­ven a su co­ti­dia­ni­dad, la de la vul­ne­ra­ción de la nor­ma, la de la ley de la sel­va. A más de uno le ha ocu­rri­do que cuan­do en ho­ras de la no­che se de­tie­ne res­pe­tan­do una luz ro­ja, es­cu­cha los des­tem­pla­dos bo­ci­na­zos del vehícu­lo que es­tá de­trás que re­cla­ma que se vio­le la ley por­que a esas ho­ras “no hay na­die”. Las ce­bras son una dra­má­ti­ca pa­rá­bo­la so­bre nues­tro com­por­ta­mien­to co­lec­ti­vo. Cum­plir la nor­ma es una aven­tu­ra que fre­cuen­te­men­te te lle­va al in­fer­nal mun­do de la bu­ro­cra­cia, al apo­ca­lip­sis del sis­te­ma ju­di­cial o al caos del día a día.

El Es­ta­do pre­su­me tu ma­la fe y tu in­ten­ción de en­ga­ñar­lo, no tu inocen­cia. Si tie­nes un po­der “su­fi­cien­te y bas­tan­te” pa­ra re­pre­sen­tar a al­guien en cual­quier trá­mi­te le­gal, te di­ce que es in­su­fi­cien­te, si, exac­ta­men­te lo con­tra­rio de lo que in­di­ca el do­cu­men­to, ar­gu­men­ta que re­quie­res de un po­der pa­ra el trá­mi­te es­pe­cí­fi­co que lle­vas ade­lan­te. El Es­ta­do nie­ga su pro­pia le­gi­ti­mi­dad cuan­do te pi­de una fo­to­co­pia le­ga­li­za­da o sim­ple de la cé­du­la de iden­ti­dad que te ha otor­ga­do, co­mo si el do­cu­men­to ori­gi­nal fue­ra es­pu­rio. Si tu nom­bre ha cam­bia­do por el cam­bio de tu es­ta­do ci­vil, te exi­ge un trá­mi­te de “cam­bio de nom­bre”, cuan­do es ob­vio que tie­nes un nú­me­ro de cé­du­la (el mis­mo de la li­cen­cia de con­du­cir y del pa­sa­por­te) que ra­ti­fi­ca que tú eres real­men­te tú. Si tie­nes que pa­gar un sig­ni­fi­ca­ti­vo re­tra­so en tus obli­ga­cio­nes so­cia­les, las ca­rac­te­rís­ti- cas de los con­ve­nios, mul­tas y car­gos son ta­les, que la bo­la de nie­ve no se achi­ca nun­ca.

Los ciu­da­da­nos por nues­tra par­te ac­tua­mos tam­bién so­bre la pre­mi­sa de que or­ga­ni­zar la so­cie­dad es im­po­si­ble. Si si­go la nor­ma, no lo­gra­ré nun­ca lle­gar a des­tino, va­le pa­ra la cir­cu­la­ción en las ca­lles, va­le pa­ra la bu­ro­cra­cia, va­le pa­ra la jus­ti­cia. Unos pre­ten­den que otros cum­plan los pla­zos es­ti­pu­la­dos de en­tre­ga de un tra­ba­jo, un edi­fi­cio, por ejem­plo. El clien­te exi­ge al cons­truc­tor, el cons­truc­tor exi­ge a los con­tra­tis­tas, los con­tra­tis­tas exi­gen a los ope­ra­rios. Los pla­zos tie­ne que ver con “san lu­nes”, con la even­tua­li­dad de la ce­le­bra­ción de una fies- to­do otro cul­to pú­bli­co. En el Art. 14 de­fi­ne que pa­ra ser ciudadano se ne­ce­si­ta: 1° ser bo­li­viano; 2° ser ca­sa­do o ma­yor de 21 años; 3° sa­ber leer y es­cri­bir; 4° te­ner al­gún em­pleo, o in­dus­tria, o pro­fe­sar al­gu­na cien­cia o ar­te, sin su­je­ción a otro en cla­se de sir­vien­te do­més­ti­co”.

La Cons­ti­tu­ción de 1839 plan­tea en el ar­tícu­lo 12: “So­lo los ciu­da­da­nos que se­pan leer y es­cri­bir, y que ten­gan un ca­pi­tal de 400 pe­sos go­zan del de­re­cho de su­fra­gio”. En el art. 23 plan­tea: “Pa­ra ser re­pre­sen­tan­tes se re­quie­re te­ner un ca­pi­tal de 3.000 pe­sos o, en su de­fec­to, ejer­cer una profesión o in­dus­tria que le pro­duz­ca una ren­ta de 400 pe­sos anua­les”. En el art. 28 di­ce que pa­ra ser se­na­dor, se re­quie­re: “Te­ner un ca­pi­tal de 4.000 pe­sos o una profesión o in­dus­tria que pro­duz­ca a lo me­nos 800 pe­sos anua­les”.

En la Cons­ti­tu­ción de 1861 se es­ta­ble­ce en el art. 9 que “la igual- ta que ga­ran­ti­za la au­sen­cia del in­tere­sa­do en su pues­to de tra­ba­jo, o con los mue­bles que no es­tán listos por­que, co­mo di­ce el Pa­pi­rri, cuan­do pre­gun­tas por la fe­cha de en­tre­ga la res­pues­ta es “lu­nes, mar­tes, miér­co­les, jue­ves…voy a es­tar en­tre­gan­do”. El ge­run­dio es nues­tra for­ma gra­ma­ti­cal per­fec­ta: “Es­toy ha­cien­do”, “es­toy ter­mi­nan­do”, “ya es­toy lle­gan­do”… ¿Se­gu­ri­dad in­dus­trial? Ce­ro. Es que el cas­co ha­ce su­dar mu­cho, es que el ar­nés es muy in­có­mo­do. Si se pro­du­ce la muer­te por una caí­da, no se li­ga una idea con la otra, lo ob­vio es que muy pro­ba­ble­men­te esa muer­te se hu­bie­se evi­ta­do si se usa­ban me­di­das de se­gu­ri­dad. ¿Mul­tas? En el cos­to­be­ne­fi­cio la mul­ta se pue­de pa­gar, o dad es la ba­se del im­pues­to y de las car­gas pú­bli­cas”. En 1871, la Cons­ti­tu­ción se­ña­la en su art. 24. “La ne­ce­si­dad de te­ner una pro­pie­dad in­mue­ble cual­quie­ra o una ren­ta anual de 200 pe­sos. En 1938 (si­glo XX) se man­tie­ne la con­di­ción de sa­ber leer y es­cri­bir pa­ra ser ciudadano e in­cor­po­ra en el art. 165 que “el Es­ta­do re­co­no­ce y ga­ran­ti­za la exis­ten­cia le­gal de las co­mu­ni­da­des in­dí­ge­nas”. En el art. 167 di­ce que “el Es­ta­do fo­men­ta­rá la edu­ca­ción del cam­pe­sino, me­dian­te nú­cleos es­co­la­res in­dí­ge­nas que ten­gan ca­rác­ter in­te­gral, abar­can­do los as­pec­tos eco­nó­mi­co, so­cial y pe­da­gó­gi­co”.

En 1945, en el art. 154 es­ta­ble­ce la obli­ga­ción de asis­ten­cia es­co­lar des­de los sie­te has­ta los 14 años.

Esos da­tos y sa­ber que le arre­ba­ta­ron las pen­sio­nes a la li­ber­ta­do­ra Jua­na Azur­duy, pe­se al man­da­to de los li­ber­ta­do­res Bo­lí­var y Su­cre, ha­bla de la na­tu­ra-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.