Cul­pa­ble ¿de qué?

El Deber - Séptimo Día - - La Semana... -

La con­de­na de diez años a la ex­no­via del pre­si­den­te Mo­ra­les abre un ca­pí­tu­lo más de una sór­di­da his­to­ria que el Go­bierno no su­po ma­ne­jar des­de el mis­mí­si­mo día que es­ta­lló el es­cán­da­lo.

To­do ha­cía su­po­ner que a la se­ño­ri­ta Za­pa­ta la iban a te­ner guar­da­da un tiem­pi­to pa­ra ablan­dar­la, ne­go­ciar su si­len­cio y des­pués ab­sol­ver­la pa­ra per­mi­tir­le dis­fru­tar de sus mi­llo­nes y de su tren de vi­da holly­woo­den­se.

Y, sin em­bar­go, el Go­bierno pa­re­ce ha­ber uti­li­za­do to­do su po­der so­bre el sis­te­ma ju­di­cial pa­ra lo­grar una sen­ten­cia que pro­ba­ble­men­te ha­rá que la con­de­na­da in­sis­ta en su de­fen­sa, di­cien­do más co­sas de las que ha di­cho has­ta aho­ra.

La Za­pa­ta aco­rra­la­da ob­via­men­te po­dría cau­sar­les mu­cho más da­ño del que ya les ha cau­sa­do, pe­ro to­do in­di­ca que es­tán dis­pues­tos a co­rrer cual­quier ries­go con tal de sos­te­ner la ab- sur­da his­to­ria que han in­ten­ta­do cons­truir, sin éxi­to al­guno.

¿Pen­sa­rán que con es­ta con­de­na es­tán en­vian­do el men­sa­je de que son im­pla­ca­bles en la lu­cha con­tra la co­rrup­ción, in­clu­so cuan­do se tra­ta de al­guien que tu­vo fuer­tes ne­xos con el po­der?

Yo no sé si ya he per­di­do el sen­ti­do co­mún, pe­ro se me ocu­rre que si la da­ma de ca­be­llos pla­ti­na­dos ha si­do con­de­na­da, en­tre otros de­li­tos, por le­gi­ti­ma­ción de ga­nan­cias ilí­ci­tas y con­tri­bu­cio­nes y ven­ta­jas ile­gí­ti­mas, eso de­mues­tra que tu­vo que ha­ber exis­ti­do al­gún ti­po de trá­fi­co de in­fluen­cias.

De no ser así, ten­dría que tra­gar­me la his­to­ria de que una mu­cha­cha, que no es ni ba­chi­ller, se las arre­gló pa­ra en­ga­tu­sar por un la­do a gran­des empresas ex­tran­je­ras y al mis­mo tiem­po a to­dos los po­de­ro­sos del Go­bierno, que teó­ri­ca­men­te des­co­no­cían sus an­dan­zas y sus ne­go­cios.

Si fue con­de­na­da por ga­nan­cias ilí­ci­tas, en­ton­ces, ¿cuá­les fue­ron esas ga­nan­cias? Y si fue­ron ilí­ci­tas, ¿có­mo es po­si­ble que no ha­ya in­cu­rri­do en trá­fi­co de in­fluen­cias?

La his­to­ria no tie­ne ni pies ni ca­be­za y no re­sis­te el me­nor aná­li­sis, pe­ro eso no es nin­gu­na no­ve­dad en la me­di­da en que us­ted y yo sa­bía­mos que es­te asun­to nun­ca se iba a es­cla­re­cer en los es­tra­dos judiciales. 2. Los de­cre­tos su­pre­mos, sus­cri­tos por el pre­si­den­te pa­ra contrataciones di­rec­tas y de ex­cep­ción, vio­la­to­rios de los ar­tícu­los 1, 7 y 320 de la Cons­ti­tu­ción Po­lí­ti­ca del Es­ta­do. Otor­gan­do en for­ma di­rec­ta y por ex­cep­ción sie­te gran­des con­tra­tos en fa­vor de la CAMC. Ac­tos ad­mi­nis­tra­ti­vos vin­cu­la­dos al trá­fi­co de in­fluen­cias.

3. La denunciada y con­fir­ma­da re­la­ción en­tre la se­ño­ra Za­pa­ta y el se­ñor ex­mi­nis­tro Juan Ra­món Quin­ta­na. Es­te úl­ti­mo acu­de an­te la Fis­ca­lía en for­ma vo­lun­ta­ria y no co­mo in­ves­ti­ga­do, y ex­tra­vía su ce­lu­lar cu­yo ins­tru­men­to era su­je­to de prue­ba, adu­cien­do que no era cor­po­ra­ti­vo.

4. El trá­mi­te de re­co­no­ci­mien­to de hi­jo, cer­ti­fi­ca­do de na­ci­mien­to vi­gen­te, su­pues­ta­men­te pro­crea­do en­tre la se­ño­ra Za­pa­ta y el se­ñor pre­si­den­te. Hi­jo re­co­no­ci­do y va­li­da­do en vi­da por el se­ñor vi­ce­pre­si­den­te Ál­va­ro Gar­cía Li­ne­ra (en el pro­gra­ma de te­le­vi­sión ba­jo el prin­ci­pio ju­rí­di­co: a con­fe­sión de par- El te­ma ju­rí­di­co es so­la­men­te una par­te de una bur­da tra­ma mon­ta­da des­de el po­der pa­ra in­ten­tar ha­cer­nos creer que la de­rro­ta de Evo Mo­ra­les en el re­fe­rén­dum se de­bió a la di­vul­ga­ción de una men­ti­ra en re­la­ción con la se­ño­ri­ta Za­pa­ta. Por el amor de Dios, si to­do fue una men­ti­ra, ¿có­mo es que la do­ña se hi­zo mi­llo­na­ria y por qué la con­de­nan te, re­le­vo de prue­bas. Los que rea­li­za­ron el trá­mi­te frau­du­len­to se con­vir­tie­ron en acu­sa­do­res y no acu­sa­dos de fal­se­dad ma­te­rial e ideo­ló­gi­ca.

5. Por úl­ti­mo, el Tri­bu­nal de Sen­ten­cia va­li­dó co­mo in­di­cio de prue­ba las in­ves­ti­ga­cio­nes de la Co­mi­sión Es­pe­cial Mix­ta de la Asam­blea Le­gis­la­ti­va, cu­yos ac­tos fue­ron rea­li­za­dos le­jos de su fun­ción fis­ca­li­za­do­ra, don­de por lo me­nos los eje­cu­ti­vos de la CAMC y la se­ño­ra Za­pa­ta de­bie­ron ser ci­ta­dos. La co­mi­sión le­gis­la­ti­va, de­cla­ra­da in­com­pe­ten­te pa­ra in­ves­ti­gar el trá­fi­co de in­fluen­cias y be­ne­fi­cios en ra­zón del car­go, nun­ca in­ves­ti­gó el es­ta­tus ju­rí­di­co y el es­ta­do de la em­pre­sa en Bolivia, sien­do un te­ma de so­be­ra­nía eco­nó­mi­ca.

El tri­bu­nal de sen­ten­cia lo úni­co que ha pro­du­ci­do es la im­pu­ni­dad tem­po­ral del se­ñor pre­si­den­te Evo Mo­ra­les, de su es­tre­cho co­la­bo­ra­dor, Juan Ra­món Quin­ta­na, y de la CAMC.

En el ám­bi­to de ga­ran­tías

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.