De es­cri­to­res, li­bros y mer­ca­do

El Deber - Séptimo Día - - La Semana... -

El te­ma de la ven­ta de li­bros es­tá preo­cu­pan­do ca­da vez más a los edi­to­res y, por su­pues­to, a los au­to­res. Pa­ra ha­blar de es­te tó­pi­co he to­ma­do dos ar­tícu­los, uno de Jo­sé Joa­quín Blan­co, es­cri­tor me­xi­cano, y otro de Ma­xi­mi­li­ano To­mas, es­cri­tor ar­gen­tino, que nos mues­tran la reali­dad de ca­da uno de sus paí­ses.

Blan­co afir­ma que: “En Mé­xi­co se lee po­ca no­ve­la, exi­to­sa o no. Otros gé­ne­ros li­te­ra­rios re­sul­tan aún más desai­ra­dos”. Ma­xi­mi­li­ano To­mas, se pre­gun­ta: ¿Cuán­tos lec­to­res tie­ne la li­te­ra­tu­ra ar­gen­ti­na ac­tual? y se in­te­rro­ga si en las úl­ti­mas dé­ca­das se ha crea­do un nue­vo mer­ca­do de lec­to­res. Se res­pon­de afir­man­do que: “Se tra­ta de un in­te­rro­gan­te que to­da­vía no tie­ne res­pues­ta y fren­te al cual na­die lo­gra po­ner­se de acuer­do. Al­gu­nos edi­to­res son es­cép­ti­cos y ase­gu­ran que los lec­to­res de li­te­ra­tu­ra ar­gen­ti­na con­tem­po­rá­nea son siem­pre los mis­mos: no más de 3.000. Otros, que tal vez lle­guen a unos 10.000. Si hay que guiar­se por las ci­fras de pro­duc­ción y ven­tas, no es­ta­rían tan equi­vo­ca­dos. Por lo ge­ne­ral los tí­tu­los de es­tos se­llos ven­den en­tre dos­cien­tos y mil ejem­pla­res. Si al­guno lle­ga a los 2.000, se pue­de ha­blar de un éxi­to”. Y, ojo, es­ta­mos ha­blan­do de paí­ses que tie­nen más de 45 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes en el ca­so de Ar­gen­ti­na, y en el de Mé­xi­co más de 119 mi­llo­nes, con gran­des tra­di­cio­nes li­te­ra­rias y au­to­res re­co­no­ci­dos uni­ver­sal­men­te.

¿Có­mo es­ta­mos por casa? Con­ver­san­do con li­bre­ros bo­li­via­nos, to­dos coin­ci­den en que el gé­ne­ro que más ven­de es la no­ve­la, se­gui­da por el cuen­to y muy aba­jo por la poe­sía. Las editoriales na­cio­na­les no se atre­ven a ti­rar más de 800 ejem­pla­res de no­ve­la, 500 de cuen­to y 300 de poe­sía, me re­fie­ro a obras de au­to­res con­sa­gra­dos. Ex­cep­cio­na­les son los es­cri­to­res que lo­gran ven­der más de es­tas ci­fras en un año y pu­bli­car, si aca­so, una se­gun­da o ter­ce­ra edi­ción. Es­te dra­ma ha he­cho que mu­chas editoriales ya no pu­bli­quen li­te­ra­tu­ra y se de­di­quen al en­sa­yo que ven­de más, es­pe­cial­men­te el po­lí­ti­co. En Bolivia es muy po­co lo que se ha­ce pa­ra di­fun­dir y pro­mo­cio­nar a nues­tros au­to­res, por eso una vez afir­mé que los es­cri­to­res bo­li­via­nos so­mos fa­mo­sos, el pro­ble­ma es que na­die nos co­no­ce.

Blan­co tam­bién ad­vier­te de la pro­li­fe­ra­ción de “ma­fie­ci­tas li­te­ra­rias”, “ca­da cual con sus san­to­nes (…) ¡Y cuán­tos ca­bil­deos, co­ti­lleos, in­tri­gas, adu­la­cio­nes, zan­ca­di­llas, cru­jir de dien­tes! Ni en los par­ti­dos po­lí­ti­cos en épo­cas elec­to­ra­les”, de­plo­ra. Mi­se­rias hu­ma­nas que en Bolivia no son di­fe­ren­tes y, a me­di­da que au­men­tan los es­cri­to­res, al­gu­nos se pe­lean en­tre ellos, ol­vi­dan­do por com­ple­to que se tra­ta de am­pliar el pe­que­ño mer­ca­do. En vez de am­pliar­lo, es­pan­tan a los po­cos lec­to­res. Hay to­do ti­po de gru­pos, aso­cia­cio­nes, so­cie­da­des, sec­tas y cofradías li­te­ra­rias que fun­cio­nan co­mo gre­mios de ayu­das mu­tuas y tie­nen to­do el de­re­cho de ha­cer­lo, por­que es la úni­ca for­ma de dar­se a co­no­cer pu­bli­can­do co­men­ta­rios y re­se­ñas en un per­ma­nen­te in­ter­cam­bio de fa­vo­res. Ma­yor ra­zón si los aca­dé­mi­cos no se ocu­pan de las obras na­cio­na­les; pa­ra la ca­rre­ra de li­te­ra­tu­ra so­la­men­te exis­ten los es­cri­to­res ami­gos/com­pa­dres o aque­llos que ya for­man par­te de los clá­si­cos y se ven obli­ga­dos a es­tu­diar­los aun­que no les gus­te.

Blan­co, con hu­mor ne­gro, des­cri­be a es­cri­to­res que se creen “los mejores” de es­ta ma­ne­ra: “Que­da, un tan­to fan­tas­ma­gó­ri­ca­men­te, lo que se ha da­do en lla­mar “au­tor de cul­to”, tan va­gos co­mo efí­me­ros y pe­tu­lan­tes. Y pe­ga­do a ello, el chis­mo­rreo de unos cuan­tos su­ple­men­tos o re­vis­tas que so­lo leen los pro­pios au­to­res, y na­da más cuan­do se ha­bla de ellos: una pre­sen­ta­ción, una re­se­ña, por muy en­jun­dio­sas que pa­rez­can, no ven­de un so­lo ejem­plar más”. Es­tas apre­cia­cio­nes que son vá­li­das pa­ra Mé­xi­co, tam­bién lo son pa­ra nues­tro me­dio, en el que so­bran las mez­quin­da­des y las ca­ma­ri­llas ins­ti­tu­cio­na­les, ge­ne­ra­cio­na­les o de con­ve­nien­cia y so­co­rros mu­tuos.

Mien­tras si­ga­mos mi­rán­do­nos el om­bli­go, en vez de rea­li­zar ac­cio­nes co­mo co­lec­ti­vos na­cio­na­les ca­pa­ces de for­ta­le­cer el ima­gi­na­rio uni­ver­sal y la iden­ti­dad na­cio­nal con obras va­lio­sas; mien­tras al­gu­nos se apro­ve­chen de las fe­rias de li­bros pa­ra sus fe­rias de vanidades y no es­pa­cios que acer­quen ma­si­va­men­te a los au­to­res con los lec­to­res; mien­tras si­ga­mos pi­dien­do a nues­tros ami­gos que pre­sen­ten nues­tras obras (hay al­gu­nos que se ha­cen pre­sen­tar has­ta por seis co­men­ta­ris­tas) cre­yen­do que lo que di­cen, por ca­ri­ño o por so­li­da­ri­dad, nos con­vier­te en los mejores es­cri­to­res del mun­do, se­gui­re­mos min­tién­do­nos a no­so­tros y a nues­tros lec­to­res. Por si aca­so, yo ha­ce años que no pi­do a na­die que me pre­sen­te. Se tra­ta de am­pliar el mer­ca­do de lec­to­res pa­ra que nues­tra li­te­ra­tu­ra pue­da so­bre­vi­vir, pa­ra ello te­ne­mos que re­cu­rrir a editoriales in­de­pen­dien­tes, ar­te­sa­na­les, a ta­lle­res a en­cuen­tros y fes­ti­va­les, usan­do to­dos los so­por­tes po­si­bles: pa­pel im­pre­so, elec­tró­ni­co y/o di­gi­tal y usar de me­jor ma­ne­ra pla­ta­for­mas co­mo las re­des so­cia­les, la te­le­vi­sión, así co­mo las au­las co­le­gia­les y uni­ver­si­ta­rias. Se tra­ta de ser ge­ne­ro­sos con los lec­to­res y con la li­te­ra­tu­ra mis­ma, sin per­der la vi­da o la ca­li­dad en el in­ten­to.

* Es­cri­tor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.