En el tiem­po de los al­go­rit­mos

El Deber - Séptimo Día - - La Semana... -

Ha­ce al­gu­nos me­ses es­tu­ve en la re­gión ama­zó­ni­ca de Bolivia y vi ár­bo­les que me des­lum­bra­ron por sus for­mas re­tor­ci­das. Ami­gos que vi­vían allí no su­pie­ron de­cir­me có­mo se lla­ma­ban; des­pués de mu­chos es­fuer­zos la en­car­ga­da de la re­cep­ción en el ho­tel des­pe­jó mis du­das. Re­cuer­do que ese mo­men­to pen­sé in­tui­ti­va­men­te que to­do se­ría más fá­cil si se pu­die­ra apun­tar a los ár­bo­les y que el ce­lu­lar me en­tre­ga­ra una res­pues­ta. La em­pre­sa Goo­gle aca­ba de anun­ciar una nue­va apli­ca­ción, Lens, con la que a par­tir de aho­ra eso se­rá po­si­ble. El fi­ló­so­fo fran­cés Éric Sa­din di­ría que esa apli­ca­ción es un pa­so más en “la ad­mi­nis­tra­ción ro­bo­ti­za­da de nues­tra exis­ten­cia”. Su libro

(Ca­ja Ne­gra, 2017) es un bri­llan­te en­sa­yo acer­ca de las con­se­cuen­cias de los avan­ces tec­no­ló­gi­cos en la con­di­ción hu­ma­na.

La cien­cia fic­ción ha ins­ta­la­do en nues­tro ima­gi­na­rio la idea de que al­gún día los ro­bots se re­be­la­rán y pa­sa­rán a do­mi­nar el mun­do. A Sa­din no le preo­cu­pa mu­cho esa po­si­ble re­be­lión; ana­li­za lú­ci­da­men­te, más bien, có­mo po­co a po­co, di­ga­mos des­de me­dia­dos del si­glo XX, el pro­gre­so gi­gan­tes­co de la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial ha per­mi­ti­do que las compu­tado­ras se vuel­van in­dis­pen­sa­bles en nues­tra vi­da co­ti­dia­na, asis­tién­do­nos en to­do ti­po de de­ci­sio­nes: su “dis­cer­ni­mien­to al­go­rí­ti­mi­co… en­cua­dra el cur­so de las co­sas, re­gla­men­ta o flui­di­fi­ca las re­la­cio­nes con los otros, con el co­mer­cio, con nues­tro pro­pio cuer­po”. Las compu­tado­ras han pe­ne­tra­do tan­to en nues­tro in­cons­cien­te que no per­ci­bi­mos có­mo van con­fi­gu­ran­do nues­tros días: les de­le­ga­mos el con­trol de avio­nes co­mer­cia­les – pi­lo­tos au­to­má­ti­cos--, la eje­cu­ción de de­ci­sio­nes fi­nan­cie­ras – el tra­ding al­go­rít­mi­co--, el des­plie­gue de nues­tros pa­sos por una ciu­dad –el GPS--, y tam­bién nues­tros gus­tos más ín­ti­mos: ha­ce po­co, un ami­go me con­ta­ba que el al­go­rit­mo de Net­flix lo co­no­cía me­jor que su pa­re­ja.

Pa­ra Sa­din, la re­vo­lu­ción di­gi­tal no con­sis­te en la co­mu­ni­ca­ción ins­tan­tá­nea o en el fá­cil ac­ce­so a mú­si­ca o pe­lí­cu­las, sino en la de­mos có­mo des­mon­ta­ron las an­te­rio­res ins­ti­tu­cio­nes judiciales de los Go­bier­nos lla­ma­dos ‘neo­li­be­ra­les’ y có­mo pro­mo­vie­ron, se­lec­cio­na­ron y de­sig­na­ron a pos­tu­lan­tes per­de­do­res pa­ra los má­xi­mos car­gos del Ór­gano Ju­di­cial. Aplau­die­ron a los su­mi­sos y cas­ti­ga­ron a quie­nes tu­vie­ron ges­tos de dig­ni­dad e in­de­pen­den­cia.

Las fre­cuen­tes de­cla­ra­cio­nes de nues­tros go­ber­nan­tes de­mues­tran el odio ra­di­cal al vie­jo prin­ci­pio de Mon­tes­quieu de se­pa­ra­ción de po­de­res. Por lo vis­to y es­cu­cha­do, el pro­ce­so de cam­bio no in­clu­ye la in­de­pen­den­cia ju­di­cial del ca­pri­cho del Go­bierno de turno. El Go­bierno es­pe­ra jue­ces y ma­gis­tra­dos con “con­cien­cia so­cial” y “com­pro­me­ti­dos con el pro­ce­so de cam­bio”. La for­mu­la­ción cons­ti­tu­cio­nal con­fir­ma es­ta vi­sión no de­mo­crá­ti­ca de la jus­ti­cia co­mo ins­tru­men­to de un pro­yec­to po­lí­ti­co.

El 2011, el Go­bierno, apo­ya­do en ese cri­te­rio, uti­li­zó el vo­to po­pu- ins­ta­la­ción de una “ca­pa ma­te­má­ti­ca” que me­dia nues­tra re­la­ción con el mun­do. El fe­ti­chis­mo por los ce­lu­la­res tie­ne que ver con esa for­ma in­vi­si­ble con que nos ayu­dan a ges­tio­nar esa re­la­ción: nues­tra sub­je­ti­vi­dad se ha am­plia­do gra­cias a pro­ce­sa­do­res po­de­ro­sos. Así, va emer­gien­do un pro­fun­do cam­bio on­to­ló­gi­co y an­tro­po­ló­gi­co, una nue­va con­di­ción hu­ma­na ‘hi­bri­da­da’ con lo ar­ti­fi­cial, que no ha­rá más que in­ten­si­fi­car­se cuan­do se nor­ma­li­ce la im­plan­ta­ción de chips en lar pa­ra le­gi­ti­mar pos­tu­lan­tes fie­les y com­pro­me­ti­dos con el “pro­ce­so de cam­bio”. De for­ma vio­len­ta, im­pu­so a pos­tu­lan­tes per­de­do­res co­mo nue­vos jue­ces y ma­gis­tra­dos y des­co­no­ció el ma­yo­ri­ta­rio vo­to po­pu­lar que los re­cha­zó. Así se inau­gu­ró el peor desas­tre ju­di­cial del país. Más de dos ter­cios de vo­tos nu­los y blan­cos fue­ron des­co­no­ci­dos. Con­de­na­ble ac­ti­tud de un ré­gi­men que di­ce go­ber­nar obe­de­cien­do al pue­blo. Es más, el equi­po que di­ri­gió di­cha tra­ge­dia ju­di­cial vuel­ve a con­du­cir el ac­tual pro­ce­so de una su­pues­ta re­for­ma ju­di­cial. Sin ren­dir cuen­tas al país y sin un ges­to de arre­pen­ti­mien­to vuel­ven a lle­var ade­lan­te la nue­va pan­to­mi­ma de una preselección, se­lec­ción y de­sig­na­ción de otros pos­tu­lan­tes lea­les al po­der po­lí­ti­co.

El ac­tual re­gla­men­to tie­ne los da­dos car­ga­dos. En nin­gu­na par­te del do­cu­men­to apa­re­ce al­gún ele­men­to que eva­lúe las com­pe­ten­cias y ha­bi­li­da­des ne­ce­sa­rias pa­ra ser un buen juez o ma­gis­tra­do. Los mé­ri­tos, el exa-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.