El pro­ce­di­mien­to abre­via­do

El Deber - Séptimo Día - - Firmas -

El pro­ce­di­mien­to abre­via­do, una fi­gu­ra ju­rí­di­ca de ori­gen es­ta­dou­ni­den­se, ha co­bra­do ac­tua­li­dad an­te su in­mi­nen­te apli­ca­ción a los nue­ve fun­cio­na­rios bo­li­via­nos de­te­ni­dos des­de ha­ce más de dos me­ses en Chi­le con tal de vol­ver a sus ho­ga­res. Es­te ins­ti­tu­to, en reali­dad, se co­no­ce co­mo una sa­li­da al­ter­na­ti­va que tie­ne el fis­cal pa­ra evi­tar el jui­cio oral por mo­ti­vos de uti­li­dad so­cial o por ra­zo­nes po­lí­ti­co-cri­mi­na­les. Sin em­bar­go, es­tá con­di­cio­na­do al re­co­no­ci­mien­to ex­pre­so del he­cho por par­te del impu­tado y bus­ca des­con­ges­tio­nar y ‘oxi­ge­nar’ el sis­te­ma pe­nal, ob­te­ner una re­so­lu­ción rá­pi­da y aba­ra­tar los costos pro­ce­sa­les, en­tre otros as­pec­tos.

En ge­ne­ral, las sa­li­das al­ter­na­ti­vas se con­si­de­ran ven­ta­jo­sas pa­ra la víc­ti­ma, el impu­tado y el pro­pio Es­ta­do: A) la víc­ti­ma ob­tie­ne una re­pa­ra­ción opor­tu­na del da­ño cau­sa­do; b) el impu­tado no se ve so­me­ti­do a un jui­cio pú­bli­co con el con­si­guien­te da­ño mo­ral pa­ra él y su fa­mi­lia, fa­vo­re­cien­do su in­ser­ción so­cial; y, c) el Es­ta­do aho­rra re­cur­sos, ma­te­ria­les y hu­ma­nos y brin­da so­lu­cio­nes pron­tas a los con­flic­tos.

Al i gual que en el De­re­cho com­pa­ra­do (in­clu­yen­do a Chi­le), el Có­di­go Pro­ce­sal Bo­li­viano (arts. 373-374) re­co­no­ce el pro­ce­di­mien­to abre­via­do, que pue­de pro­mo­ver el re­pre­sen­tan­te del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co en de­ter­mi­na­dos ca­sos con­cre­tos. En co­no­ci­mien­to del pe­di­do, el juez ins­truc­tor o el tri­bu­nal de sen­ten­cia con­vo­ca­rá a una au­dien­cia oral y pú­bli­ca don­de es­cu­cha­rá al fis­cal, al impu­tado, a la víc­ti­ma o que­re­llan­te y, pre­via com­pro­ba­ción de los pre­su­pues­tos ma­te­ria­les, dic­ta­rá sen­ten­cia con­de­na­to­ria, fi­jan­do con pre­ci­sión la pe­na, que no pue­de ser su­pe­rior a la que ha­ya pe­di­do el fis­cal, así co­mo la for­ma y lu­gar de su cum­pli­mien­to. La con­di­ción

pa­ra aco­ger­se al pro­ce­di­mien­to abre­via­do es el re­co­no­ci­mien­to del he­cho, que tie­ne que ha­cer el impu­tado en for­ma li­bre y vo­lun­ta­ria y la acep­ta­ción del abo­ga­do de­fen­sor. Es­ta acep­ta­ción de ha­ber par­ti­ci­pa­do en el he­cho vie­ne a ser un ac­to de dis­po­si­ción del impu­tado, que no vul­ne­ra l a Cons­ti­tu­ción Po­lí­ti­ca del Es­ta­do ( ar­tícu­lo 121.I) por­que lo que és­ta prohí­be es ‘obli­gar’ a de­cla­rar con­tra sí mis­mo o con­tra sus pa­rien­tes.

Aun­que es­ta fi­gu­ra bus­ca eco- no­mi­zar la per­se­cu­ción pe­nal, no exi­me al fis­cal de in­ves­ti­gar y re­unir to­dos los ele­men­tos de con­vic­ción que le per­mi­tan te­ner la cer­te­za so­bre la exis­ten­cia del he­cho de­lic­ti­vo y la par­ti­ci­pa­ción del impu­tado en el mis­mo. La re­so­lu­ción ju­di­cial es­tá con­di­cio­na­da a “con­tar con el acuer­do del impu­tado y su de­fen­sor, que de­be­rá es­tar fundado en la ad­mi­sión del he­cho y su par­ti­ci­pa­ción”.

En to­do ca­so, es im­pres­cin­di­ble ge­ne­rar en el juez la ple­na con­vic­ción de que los he­chos se sus­ci­ta­ron tal y co­mo pre­sen­tó o re­la­cio­nó el re­pre­sen­tan­te del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co en­car­ga­do de la in­ves­ti­ga­ción, por­que ello es de­ter­mi­nan­te pa­ra acep­tar el pro­ce­di-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.