Fi­li­po, la cohe­ren­cia en sus ideas lo acom­pa­ñó has­ta el le­cho de muer­te

Su vi­da fue una lu­cha des­de que na­ció. Su de­ter­mi­na­ción hi­zo que a los 18 años co­mien­ce la vi­da sin­di­cal. Fue au­to­di­dac­ta. Lo exi­lia­ron, lo apre­sa­ron y lo tor­tu­ra­ron. Cre­yó en sus ideas y siem­pre bus­có có­mo plas­mar­las. Mu­rió pe­lean­do con­tra el cán­cer

El Deber - Séptimo Día - - Personaje - MÓ­NI­CA SAL­VA­TIE­RRA Co­la­bo­ra­ron Mar­co Chu­qui­mia e Iván Pa­re­des

Filemón Escóbar era una di­na­mi­ta con la me­cha en­cen­di­da to­do el tiem­po. Ex­plo­si­vo, con un de­rro­che de fuer­za y ener­gía im­pre­sio­nan­te. Esa ca­rac­te­rís­ti­ca se­lló su vi­da, en el or­fa­na­to don­de se crio, en la mi­na don­de tra­ba­jó, en las mo­vi­li­za­cio­nes que pro­ta­go­ni­zó y en su le­cho de en­fer­mo en el que no se rin­dió ni le hi­zo fá­cil el tra­ba­jo a la par­ca. De él na­die pue­de de­cir que fue in­tras­cen­den­te, por­que se en­tre­gó con pa­sión a ca­da una de sus lu­chas.

“Yo siem­pre fui ho­nes­to en la lí­nea ideo­ló­gi­ca, nun­ca he ro­ba­do, nun­ca he com­pra­do a gen­te ni por pla­ta ni por pe­gas”, así se des­cri­bía a sí mis­mo en una en­tre­vis­ta con­ce­di­da en La Paz. Fi­li­po fue tes­ti­go de los acon­te­ci­mien­tos más im­por­tan­tes del país en el úl­ti­mo si­glo: la Re­vo­lu­ción de 1952, las ma­sa­cres y la re­pre­sión de las dic­ta­du­ras, la re­lo­ca­li­za­ción de 27.000 mi­ne­ros en el úl­ti­mo Go­bierno de Víc­tor Paz Es­tens­so­ro, la ges­ta­ción y con­so­li­da­ción del pro­ce­so de cam­bio (del que fue men­tor), así co­mo la opo­si­ción por ra­zo­nes prin­ci­pis­tas a la ges­tión de Evo Mo­ra­les.

Su lu­cha po­lí­ti­ca no ter­mi­nó ja­más, aun­que su ac­ti­vis­mo hu­bie­ra te­ni­do una pau­sa el 21 de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.