El es­ce­na­rio desea­do por el MAS

El Deber - Séptimo Día - - Firmas -

El do­min­go pa­sa­do, el Go­bierno ra­ti­fi­có la de­ci­sión de pi­so­tear la Cons­ti­tu­ción Po­lí­ti­ca del Es­ta­do y la vo­lun­tad po­pu­lar ex­pre­sa­da en el vo­to. Evo Mo­ra­les se­rá el can­di­da­to pre­si­den­cial en las elec­cio­nes ge­ne­ra­les de 2019.

Des­pués de va­rios me­ses de guar­dar una pru­den­te dis­cre­ción en re­la­ción con el te­ma, co­sa que da­ba a pen­sar que po­dían es­tar ba­ra­jan­do otras al­ter­na­ti­vas, el vi­ce­pre­si­den­te sos­tu­vo en­fá­ti­ca- men­te en una reunión de or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les y au­to­ri­da­des ofi­cia­lis­tas en Pan­do, que el de­ba­te de las can­di­da­tu­ras se ter­mi­nó y que una vez que re­suel­van le­gal­men­te el te­ma de la repostulación, el MAS ya tie­ne un can­di­da­to que es in­ven­ci­ble.

Pe­se a la ex­tra­ñí­si­ma fal­ta de co­ber­tu­ra pe­rio­dís­ti­ca, a mí el anun­cio me pa­re­ce de gran tras­cen­den­cia por las cir­cuns­tan­cias en que fue rea­li­za­do y por sus ob­vias im­pli­ca­cio­nes en el cam­po po­lí­ti­co. La de­ci­sión no fue anun­cia­da por nin­gún di­ri­gen­te co­me­di­do de se­gun­do ni­vel, sino por el pro­pio ‘ vi­ce’, en pre­sen­cia del mis­mo Evo Mo­ra­les, lo que anu­la la po­si­bi­li­dad de que sea un sim­ple en­sa­yo o una ju­ga­da per­so­nal de Gar­cía Li­ne­ra. Pe­ro la apues­ta ofi­cia­lis­ta va más le­jos. En el mis­mo ac­to han anun­cia­do, in­ten­tan­do re­sol­ver to­do el es­ce­na­rio preelec­to­ral, que el can­di­da­to de la de­re­cha es Car­los Me­sa.

Asu­me en­ton­ces el MAS que el can­di­da­to a en­fren­tar que más les con­vie­ne es Me­sa, se­gu­ra­men­te ba­jo el su­pues­to de que iría re­pre­sen­tan­do a to­da la opo­si­ción par­ti­da­ria, y que eso lo con­ta­mi­na­ría y lo con­ver­ti­ría en un can­di­da­to tre­men­da­men­te vul­ne­ra­ble.

El MAS es­tá bus­can­do po­la­ri­zar y ten­sio­nar las co­sas en una dispu­ta de­fi­ni­ti­va de ”ellos con­tra no­so­tros”, en la que avi­zo­ran la po­si­bi­li­dad de un es­ce­na­rio que re­pre­sen­ta­ría la vic­to­ria de­fi­ni­ti­va so­bre el pa­sa­do y la de­re­cha neo­li­be­ral.

En ese ta­ble­ro desea­do por el Go­bierno, Me­sa se­ría re­tra­ta­do co­mo el úl­ti­mo re­sa­bio del vie­jo ré­gi­men; un can­di­da­to que en­fren­ta su lí­mi­te, que de­be ju­gar­se al “aho­ra o nun­ca” y que no abre pro­yec­ción po­lí­ti­ca.

Si así se die­ran las co­sas, es po­si­ble que ten­gan la ra­zón. Pe­ro otro se­ría el pa­no­ra­ma si Me­sa, par­tien­do del fuer­te res­pal­do a su per­so­na, de­ci­de ar­ti­cu­lar un nue­vo pro­yec­to po­lí­ti­co al­ter­na­ti­vo, te­jien­do alian­zas pro­gra­má­ti­cas con al­gu­nos par­ti­dos (no con to­dos), con l i de­raz­gos re­gio­na­les, con sec­to­res cam­pe­si­nos di­si­den­tes, con gru­pos ciu­da­da­nos e in­te­lec­tua­les.

Una apues­ta de ese ti­po es sin du­da más di­fi­cul­to­sa y com­ple- ja, pe­ro tras­cen­de­ría su so­la can­di­da­tu­ra, abri­ría una pro­yec­ción po­lí­ti­ca de fu­tu­ro y le per­mi­ti­ría, a mi jui­cio, la po­si­bi­li­dad de de­rro­tar a Mo­ra­les en pri­me­ra vuel­ta con un mar­gen su­fi­cien­te pa­ra te­ner ma­yo­ría con­gre­sal.

Yo si­go sos­te­nien­do que el MAS lle­ga­rá al 2019 mu­cho más des­gas­ta­do de lo que se pien­sa, da­ña­do por la for­za­da repostulación de Mo­ra­les, por la acu­mu­la­ción de desa­cier­tos po­lí­ti­cos, por la su­ma in­ter­mi­na­ble de ca­sos de co­rrup­ción, por los fra­ca­sos de ges­tión, por el de­te­rio­ro eco­nó­mi­co, por el nue­vo ve­cin­da­rio re­gio­nal y por la des­com­po­si­ción in­ter­na de sec­to­res que lo han sos­te­ni­do mien­tras ha­bía mu­cho por re­par­tir, pe­ro que ya han oli­do san­gre y que bus­ca­rán nue­vos reaco­mo­dos.

* Co­mu­ni­ca­dor so­cial

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.