La Ha­ya no es el fi­nal del ca­mino

El Deber - Séptimo Día - - Firmas -

Cuan­do Bo­li­via de­ci­dió ini­ciar una de­man­da con­tra Chi­le en 2013, el Go­bierno es­co­gió el ca­mino co­rrec­to. Im­pe­ca­ble des­de el pun­to de vis­ta ju­rí­di­co y fir­me des­de el pun­to de vis­ta di­plo­má­ti­co y po­lí­ti­co. Es­te nue­vo es­ce­na­rio con­fun­dió pri­me­ro y des­co­lo­có des­pués a las au­to­ri­da­des chi­le­nas, que in­ten­ta­ron sin éxi­to cons­truir una ar­gu­men­ta­ción de res­pues­ta que no funcionó, ni en el es­ce­na­rio de la CIJ en el que su De­man­da Pre­li­mi­nar de In­com­pe­ten­cia fue des­ba­ra­ta­da y re­cha­za­da, ni en el es­ce­na­rio di­plo­má­ti­co y po­lí­ti­co, en los que el país po­si­cio­nó con cla­ri­dad la reali­dad de que sí hay te­mas pen­dien­tes en­tre am­bas na­cio­nes y que el Tra­ta­do de 1904 no ha re­suel­to la cues­tión cen­tral de nues­tra me­di­te­rra­nei­dad.

Sin em­bar­go, en los úl­ti­mos me­ses la fir­me­za de nues­tras au­to­ri­da­des ha ge­ne­ra­do una equí­vo­ca con­fu­sión en­tre for­ma y fon­do. Del otro la­do, el des­afor­tu­na­do epi­so­dio de los nue­ve com­pa­trio­tas de­te­ni­dos ha lle­va­do las co­sas a lí­mi­tes inapro­pia­dos. Chi­le en­con­tró el mó­vil pa­ra ten­sar la cuerda has­ta lo in­de­ci­ble y con­vir­tió un in­ci­den­te que de­bió re­sol­ver­se por la vía di­plo­má­ti­ca en po­cos días, en un asun­to ma­yor alu­dien­do a una su­pues­ta co­mi­sión de de­li­tos y un es­ce­na­rio ju­rí­di­co que no bus­ca otra co­sa que en­ra­re­cer el ya de sí tur­bio pa­no­ra­ma bi­la­te­ral. La ce­re­za en la tor­ta fue la huel­ga de los adua­ne­ros chi­le­nos que blo­queó a nues­tro trans­por­te pe­sa­do en Tam­bo Que­ma­do, con la in­só­li­ta de­ci­sión adi­cio­nal de no pro­veer ali­men­tos a los bo­li­via­nos va­ra­dos en me­dio del frío y la nie­ve.

En ese con­tex­to va­le la pe­na ana­li­zar dos po­si­cio­nes, la de la pre­si­den­ta Mi­che­lle Ba­che­let y la del ex­pre­si­den­te y can­di­da­to Se­bas­tián Pi­ñe­ra. La pre­si­den­ta, a nue­ve me­ses de de­jar el car­go, nos cuen­ta que “Chi­le siem­pre apues­ta por el diá­lo­go” y que cree en la po­si­bi­li­dad de desa­rro­llar “una agen­da bi­la­te­ral po­si­ti­va y cons­truc­ti­va” con Bo­li­via. Lo di­ce se­ma­nas des­pués de acu­sar per­so­nal­men­te a nues­tros com­pa­trio­tas de ha­ber ro­ba­do un ca­mión chi­leno y pre­ten­der ro­bar va­rios más. Pi­ñe­ra, por su par­te, es la­pi­da­rio en su po­lé­mi­ca con lí­de­res del Fren­te Am­plio que pro­pug­nan un cam­bio de ac­ti­tud en las re­la­cio­nes con Bo­li­via, al reite­rar con du­re­za que “Chi­le no le de­be na­da a Bo­li­via y no es­ta­mos dis­pues­tos a ce­der ni te­rri­to­rio, ni mar, ni so­be­ra­nía chi­le­na”. Él mis­mo anun­ció ha­ce al­gu­nas se­ma­nas que ana­li­za la po­si­bi­li­dad de que Chi­le se re­ti­re del Tra­ta­do de Bo­go­tá, lo que con­du­ci­ría a su país a no re­co- no­cer la ju­ris­dic­ción de la CIJ. Son en reali­dad dos ex­tre­mos del mis­mo ovi­llo…

Nues­tra mi­ra­da de­be es­tar fi­ja en un pun­to, el fa­llo de­fi­ni­ti­vo de la CIJ. Si es­te es, co­mo to­do pa­re­ce in­di­car, fa­vo­ra­ble a una ne­go­cia­ción en­tre am­bas na­cio­nes, es im­pe­ra­ti­vo es­ta­ble­cer un ca­mino que pre­pa­re una pla­ta­for­ma de diá­lo­go con nues­tro ve­cino del su­r­oes­te. Ten­der puen­tes sin que es­to ten­ga que ver con ce­der en el con­te­ni­do esen­cial de nues­tra de­man­da. Cuan­do la pre­si­den­ta chi­le­na afir­ma que “la de­man­da ma­rí­ti­ma fue un error” ra­ti­fi­ca el acier­to de Bo­li­via y ex­pli­ca por qué la po­lí­ti­ca ex­te­rior de nues­tros ve­ci­nos es­tá más cer­ca de los pa­los de cie­go que de una tra­di­ción que –hoy lo ve­mos- es­tu­vo so­bre­va­lo­ra­da. Pe­ro lo esen­cial es no per­der de vis­ta que el ob­je­ti­vo en La Ha­ya es lo­grar una ne­go­cia­ción de bue­na fe y en tér­mi­nos ra­zo­na­bles, pa­ra lle­gar a la an­he­la­da me­ta his­tó­ri­ca. Ese ob­je­ti­vo, en con­se­cuen­cia, de­pen­de de un ge­nuino cli­ma de bue­na vo­lun­tad en­tre las par­tes, de una dis­po­si­ción a sos­te­ner con­ver­sa­cio­nes for­ma­les en las que deberán dar­se pro­pues­tas y con­tra­pro­pues­tas y se­rán ne­ce­sa­rias ce­sio­nes pa­ra con­se­guir el ac­ce­so so­be­rano al Pa­cí­fi­co. Sea­mos cla­ros, es tiem­po de re­vi­sar la for­ma, es im­pe­ra­ti­vo tra­ba­jar en un es­ce­na­rio di­plo­má­ti­co en el que se pro­te­ja la ima­gen del pre­si­den­te, en el que los ni­ve­les de in­ter­cam­bio del ti­po que sean, de­ben es­tar acor­des a la je­rar­quía de ca­da fun­cio­na­rio, en el que la Can­ci­lle­ría jue­gue el rol que le co­rres­pon­de, pe­ro so­bre to­do en el que se to­me en con­si­de­ra­ción que el día del fa­llo no es el fi­nal del ca­mino, sino el co­mien­zo.

Di­plo­ma­cia es el nom­bre del jue­go. No se pue­de des­co­no­cer que la cla­ri­dad y la de­fen­sa de una pos­tu­ra co­rrec­ta y ade­cua­da a los in­tere­ses del país, ha si­do una cons­tan­te des­de 2013, pe­ro de igual mo­do no se pue­de per­der de vis­ta que una par­te no es el to­do, el éxi­to o el fra­ca­so no se mi­de por la co­ro­na­ción de una o va­rias eta­pas, sino la to­ta­li­dad de lo que el país bus­ca sin des­ma­yo des­de 1910.

* Ex­pre­si­den­te de Bo­li­via

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.