La cien­cio­lo­gía sa­le de la som­bra y se ha­ce vi­si­ble en las re­des sociales

El Deber - Séptimo Día - - Informe Local - CAR­ME­LA DEL­GA­DO Y BERTHY VA­CA el­de­ber.com.bo

Has­ta ha­ce una se­ma­na la cien­cio­lo­gía era des­co­no­ci­da pa­ra mu­chos en Bo­li­via, pe­ro las re­des sociales se en­car­ga­ron de po­ner en el debate los prin­ci­pios de esta doc­tri­na re­li­gio­sa que ya tie­ne presencia en el país y, en par­ti­cu­lar, en la ca­pi­tal cru­ce­ña.

Esta religión fue fun­da­da por el es­cri­tor es­ta­dou­ni­den­se de cien­cia fic­ción La­fa­yet­te Ro­nald Hub­bard y que en al­gu­nos paí­ses, co­mo Fran­cia, es con­si­de­ra­da una sec­ta.

La pre­sen­ta­ción y en­tre­ga del li­bro El Ca­mino a la fe­li­ci­dad, es­cri­to por el fun­da­dor de la cien­cio­lo­gía, en la fe­ria del li­bro y que lle­va en la con­tra­ta­pa unas bre­ves pa­la­bras de Se­bas­tián Molina Bar­bery, abrió el debate, por lo que su pa­dre, Carlos Hu­go Molina, res­pon­dió, a tra­vés de su cuen­ta de Fa­ce­book, que “quien se atre­va a leer­lo se en­con­tra­rá con 21 má­xi­mas bá­si­cas que, por ob­vias, se­ría una irra­cio­na­li­dad el ne­gar su va­li­dez”.

“Per­so­nas que es­ti­mo me han pre­gun­ta­do si yo sa­bía esa fa­ce­ta de Se­bas­tián y si yo tam­bién soy miem­bro de cien­cio­lo­gía. Con res­pe­to res­pon­do que sí lo sa­bía, y que yo no soy, no fui ni se­ré par­te de ellos. Y quie­ro de­cir­lo así de cla­ro pa­ra es­ta­ble­cer una po­si­ción res­pec­to al debate que se ha abier­to por las re­des; las ca­rac­te­rís­ti­cas de de­nun­cia y ca­si de es­cán­da­lo en al­gu­nos ca­sos, re­la­tan his­to­rias tan fan­tás­ti­cas que por ab­sur­das ra­yan en la es­tu­pi­dez”, aña­dió a su co­men­ta­rio al que lue­go se su­ma­ron otros que arras­tra­ron una se­gui­di­lla de co­men­ta­rios.

El mis­mo efec­to ge­ne­ró lo que de­nun­ció Jor­ge Ar­ce Cas­ti­llo (43), que man­tie­ne una ba­ta­lla en la jus­ti­cia des­de ha­ce cua­tro años por la pa­ter­ni­dad de su hi­ja. El co­men­ta­rio desató di­fe­ren­tes opi­nio­nes por­que sa­có a la luz pú­bli­ca que la ma­dre de su hi­ja pro­fe­sa esta doc­tri­na. “Me en­te­ré de que es­to en­tró a Bo­li­via ha­ce cua­tro años, pe­ro creo que vie­ne de por lo me­nos unos sie­te años”, com­ple­men­tó.

Cuen­ta que se in­vo­lu­cró con el te­ma cuan­do co­men­zó a enamo­rar con la ma­dre de su hi­ja, en 2011, que for­ma par­te de una fa­mi­lia co­no­ci­da en la so­cie­dad cru­ce­ña.

Ase­gu­ra que el pri­mer y úni­co cur­so que asistió se tra­ta­ba de efi­cien­cia per­so­nal, pe­ro que eso fue una ex­cu­sa pa­ra rea­li­zar­me un test de 200 pre­gun­tas.

Una vez que se ne­gó a con­ti­nuar en el proceso de esta doc­tri­na, to­dos sus alle­ga­dos que es­ta­ban in­vo­lu­cra­dos lo blo­quea­ron de la lis­ta de con­tac­tos. “La cien­cio­lo­gia da­ñó tre­men­da­men­te a mi fa­mi­lia y, es­pe­cial­men­te, me ro­bó años de co­no­cer y com­par­tir con mi hi­ja,

Al­gu­nos ad­vier­ten de que es­te cre­do tie­ne in­fluen­cias

el te­so­ro más gran­de que me dio mi vi­da”, di­ce par­te de su es­cri­to que tam­bién col­gó en su cuen­ta de Fa­ce­book.

Se­gún él, de­ci­dió sa­car su ca­so a la luz pú­bli­ca por­que no pue­de per­mi­tir que da­ñen más fa­mi­lias por falta de una co­rrec­ta información de lo que real­men­te es esa or­ga­ni­za­ción.

Una de las co­sas que cues­tio­na de esta creen­cia es que pa­ra in­gre­sar al gru­po pasan por un proceso de pu­ri­fi­ca­ción, en el que tam­bién se so­me­ten a un de­tec­tor de men­ti­ras don­de les ha­cen sa­car mo­men­tos de su vi­da que la per­so­na quiere ol­vi­dar. Al­gu­nos se­ña­lan que cuan­do quie­ren re­ti­rar­se del gru­po usan esas confesiones pa­ra de­ni­grar­los.

Tam­bién se­ña­la que cuan­do al­guien de la fa­mi­lia se opo­ne a esta religión co­mien­zan a ha­cer­le la des­co­ne­xión, que es apar­tar­lo de to­do su en­torno.

Es­tas per­cep­cio­nes tam­bién tienen re­so­nan­cia en al­gu­nas pu­bli­ca­cio­nes que cir­cu­lan en in­ter­net, don­de se­ña­lan que los miem­bros de la Cien­cio­lo­gía son so­me­ti­dos a pre­sio­nes si­co­ló­gi­cas y que por me­dio de ame­na­zas han cons­trui­do un im­pe­rio eco­nó­mi­co con­quis­tan­do a es­tre­llas de Holly­wood, em­pre­sa­rios y po­lí­ti­cos de to­do el mun­do.

Tom Crui­se, Dus­tin Hoff­man, Ni­co­le Kid­man, Oli­ver Sto­ne, Cons­tan­tin Cos­ta Gra­vas, Larry King, Ma­rio Pu­zo, Aa­ron Spe­lling, Go­re Vidal son al­gu­nos nom­bres de fa­mo­sos que se di­fun­den.

Cien­ció­lo­go lo­cal

Os­val­do Pe­re­do re­sal­ta que el que aho­ra es pre­si­den­te de la cien­cio­lo­gia, Da­vid Mis­ca­vi­ge, al pa­re­cer ha com­pra­do la mar- ca La­fa­yat­te Ro­nald Hub­bard, que con su es­pí­ri­tu ca­pi­ta­lis­ta creó la religión de la cien­cio­lo­gía, por­que veía que to­do su plan­tea­mien­to le re­por­ta­ba ga­nan­cias y, por lo tan­to, al ge­ne­rar­le más ga­nan­cias, los im­pues­tos eran ma­yo­res, por lo que pa­ra eva­dir el pa­go de tri­bu­tos, creó una religión.

Pe­re­do hi­zo no­tar que Hub­bard co­men­zó con un plan­tea­mien­to cien­tí­fi­co, desa­rro­lló una cien­cia de la sa­lud men­tal, es­cri­bió mu­chos li­bros al res­pec­to, pe­ro hay un mo­men­to en que él des­apa­re­ce y se pu­bli­can va­rios li­bros con su fir­ma y ha no­ta­do que el sen­ti­do ori­gi­nal es­tá mo­di­fi­ca­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.