El te­rror nos es­tá ga­nan­do

El Deber - Séptimo Día - - La Semana... -

Nos ga­na­ron: se ve que por aho­ra nos ga­na­ron. Es pri­ma­ve­ra, Sa­lón del Li­bro en Saint-Ma­lo, cos­ta nor­man­da, Fran­cia dul­ce­men­te pro­fun­da: bri­lla el sol, las ga­vio­tas aú­llan, el mar se hue­le, los li­bros nos reúnen, el mun­do res­plan­de­ce. In­ten­to en­trar al cen­tro de ex­po­si­cio­nes don­de se ha­ce el sa­lón pe­ro to­das sus puer­tas pa­re­cen ce­rra­das. Al­guien, muy ama­ble, me in­for­ma que hay una so­la puer­ta abier­ta, allá en la pun­ta. Ca­mino; al­re­de­dor hay blo­ques de ce­men­to, guar­dias, pe­rros, am­bu­lan­cias. Al­guien, más o me­nos ama­ble, me ex­pli­ca que es por el terrorismo: que de­be­mos cui­dar­nos, de­fen­der­nos. Al fin lle­go a la puer­ta. Me ha­cen abrir el bol­so, lo mi­ran, me re­vi­san. Son­río, tra­to de con­ven­cer al hom­bre de que no soy un ma­lo; él me son­ríe. Así es­ta­mos un po­co más se­gu­ros, me di­ce.

Es­tán en nues­tras vi­das. Más tar­de ese sá­ba­do, en la noche, lo evi­den­te se vuel­ve bes­tial. En una ca­lle de Lon­dres tres se­ño­res ar­ma­dos con cu­chi­llos apu­ña­lan a tro­che y mo­che, ma­tan. La es­ce­na es es­pan­to­sa, mu- chos co­rren, los policías les gri­tan: “Co­rran, co­rran, co­rran”, el ho­rror se di­fun­de, los me­dios no ha­blan de otra co­sa. Ho­ras des­pués, en una pla­za de Tu­rín, mi­les de per­so­nas se juntan pa­ra ver en pan­ta­llas un par­ti­do de fút­bol y de pron­to, víc­ti­mas de su tiem­po, se asus­tan por el es­ta­lli­do de un pe­tar­do y co­rren, co­rren, co­rren, se atro­pe­llan, se hie­ren. Quien ha­ya vis­to una mul­ti­tud en es­tam­pi­da sa­be que la ma­yo­ría pi­sa a quien sea pa­ra se­guir sien­do: el quie­bre de cual­quier idea de co­lec­ti­vi­dad, de so­li­da­ri­dad. En ese pe­tar­do es­ta­lla el cam­bio de sen­ti­do: un so­ni­do pro­pio, fes­ti­vo, ca­si irre­le­van­te, se trans­for­ma en ame­na­za, tra­ge­dia. Su­ce­den co­sas que con­si­guen que los sig­nos cam­bien de sen­ti­do. Los te­rro­ris­tas –lla­mé­mos­los los te­rro­ris­tas– ya ni si­quie­ra tienen que es­tar pre­sen­tes pa­ra es­tar muy pre­sen­tes.

Nos ga­na­ron: nos cam­bia­ron la vi­da. El terrorismo es eso: ins­ta­lar el te­rror, cam­biar con­duc­tas. Cuan­do un gru­po po­lí­ti­co o re­li­gio­so o pa­trió­ti­co no tie­ne su­fi­cien­te po­der pa­ra en­fren­tar­se a sus enemi­gos en una lu­cha abier­ta –o ni si­quie­ra pa­ra cau­sar­le un daño ma­te­rial im­por­tan­te– tra­ta de arrui­nar su día a día. Pa­ra eso al­can­za con muy po­co: unas cuan­tas per­so­nas de­ci­di­das a to­mar mu­chos ries­gos, dis­pues­tas a mo­rir­se. Y una idea bá­si­ca: ata­car al azar pa­ra que na­die pue­da creer­se exen­to, pa­ra con­ven­cer a mi­llo­nes de que sus vi­das co­rren ries­go, pa­ra crear te­rror.

A par­tir de esa ma­nio­bra sim­ple, ca­si ba­ra­ta, con­si­guen un efec­to tan mul­ti­pli­ca­do: mi­llo­nes se asus­tan, re­cla­man vi­gi­lan­cia, se so­me­ten gus­to­sos al control. Es por su bien, su­po­nen, pa­ra ven­cer al enemi­go. En­ton­ces los Es­ta­dos se in­fla­man, dis­cur­sean y acep­tan con frui­ción esta opor­tu­ni­dad: la me­jor ex­cu­sa pa­ra pro­fun­di­zar su pa­pel de policías. Y nos di­cen que no hay al­ter­na­ti­vas. La cul­pa no es nues­tra, nos di­cen, por su­pues­to, no es de nues­tros Es­ta­dos; es de esos des­afo­ra­dos y fa­ná­ti­cos, tan di­fí­cil pa­rar­los, tan ne­ce­sa­rio eli­mi­nar­los. El te­rror nos con­ven­ce de en­tre­gar al Es­ta­do lo que nun­ca le da­ría­mos de otro mo­do: nues­tra pri­va­ci­dad, el de­re­cho a es­piar­nos, es­cu­char­nos, leer­nos, con­tro­lar­nos… y nues­tro agra­de­ci­mien­to por ha­cer­lo.

No sa­be­mos a qué Es­ta­do se lo da­mos: mu­chos le abrie­ron las puer­tas a –di­ga­mos– Obama,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.