Los jue­ces de la im­pro­ce­den­cia

El Deber - Séptimo Día - - La Semana... -

La ac­ción de am­pa­ro cons­ti­tu­cio­nal, que bus­ca el res­ta­ble­ci­mien­to de al­gún o al­gu­nos de­re­chos fun­da­men­ta­les, ha pa­sa­do a co­no­ci­mien­to de los jue­ces de to­das las ma­te­rias (ci­vil, fa­mi­liar, del me­nor, etc.). Esta medida bus­ca­ba des­con­ges­tio­nar los tri­bu­na­les de­par­ta­men­ta­les de jus­ti­cia; sin em­bar­go, ha ve­ni­do a com­pli­car a los jue­ces in­fe­rio­res por­que es­tos siem­pre es­ta­ban so­bre­car­ga­dos de tra­ba­jo y aho­ra prác­ti­ca­men­te han co­lap­sa­do y, por tan­to, el re­me­dio ha re­sul­ta­do peor que la en­fer­me­dad.

Los jue­ces que co­no­cen los am­pa­ros cons­ti­tu­cio­na­les, en efec­to, ne­ce­si­tan otro ti­po de ha­bi­li­da­des y, so­bre to­do, de co­no­ci­mien­tos ju­rí­di­cos que in­clu­yen no so­lo los prin­ci­pios y va­lo­res que en­car­na la Cons­ti­tu­ción Po­lí­ti­ca del Es­ta­do, sino tam­bién los con­ve­nios, pac­tos y tra­ta­dos in­ter­na­cio­na­les que con­for­man el blo­que de cons­ti­tu­cio­na­li­dad. Y co­mo mu­chos ca­re­cen de es­tos co­no­ci­mien­tos es­pe­cia­li­za­dos, y es­tán so­bre­car­ga­dos del tra­ba­jo pro­pio (amén de otros fac­to­res ad­ver­sos), es­tos jue­ces por lo ge­ne­ral pri­me­ro ha­cen ob­ser­va­cio­nes in­ne­ce­sa­rias y lue­go ter­mi­nan re­cha­zan­do la tu­te­la cons­ti­tu­cio­nal pe­di­da y por eso se los co­no­ce co­mo los “jue­ces de la im­pro­ce­den­cia”, los “car­ni­ce­ros de las ga­ran­tías cons­ti­tu­cio­na­les”.

En la reali­dad es­tos jue­ces, le­jos de hon­rar el ju­ra­men­to que ha­cen de res­pe­tar y ha­cer res­pe­tar la Cons­ti­tu­ción, son los pri­me­ros en vul­ne­rar el or­den cons­ti­tu­cio­nal. Ca­be re­cor­dar que el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal se creó pa­ra la pro­tec­ción y de­fen­sa de la Cons­ti­tu­ción, ya que los jue­ces y tri­bu­na­les or­di­na­rios no han si­do pre­ci­sa­men­te sus me­jo­res ga­ran­tes. Se­gún las estadísticas cer­ca de un 70% de las ac­cio­nes tu­te­la­res que se in­ter­po­nen an­te la ju­ris­dic­ción cons­ti­tu­cio­nal, son en con­tra de los jue­ces or­di­na­rios, a quie­nes aho­ra se les en­car­ga la de­fen­sa de la Cons­ti­tu­ción Po­lí­ti­ca del Es­ta­do.

Lo evi­den­te es que los jue­ces, siem­pre hay ex­cep­cio­nes, si­guen an­cla­dos en el de­re­cho del si­glo XIX y en su ma­yo­ría no ha po­di­do sal­tar del Es­ta­do de de­re­cho (don­de rei­na­ba el cul­to a la ley, así es­tu­vie­ra en con­tra de la Cons­ti­tu­ción) al Es­ta­do cons­ti­tu­cio­nal de de­re­cho. Aquí la pri­ma­cía de la Cons­ti­tu­ción des­pla­za a la pri­ma­cía de la ley, por cuan­to la ley fun­da­men­tal es el pa­rá­me­tro nor­ma­ti­vo su­pe­rior que de­ci­de la va­li­dez de las de­más nor­mas ju­rí­di­cas. De ahí que sus nor­mas, va­lo­res y prin­ci­pios, cons­ti­tu­yen el mar­co ge­ne­ral bá­si­co del que se de­ri­va y fun­da­men­ta el res­to del or­de­na­mien­to ju­rí­di­co.

En es­te sen­ti­do, el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal pro­cla­ma la vo­ca­ción axio­ló­gi­ca y fi­na­lis­ta de la Cons­ti­tu­ción de 2009, y sos­tie­ne que su labor se­rá vi­vi­fi­ca­do­ra de los va­lo­res, y prin­ci­pios éti­cos mo­ra­les. El mis­mo tri­bu­nal re­cuer­da la obli­ga­ción que tienen las au­to­ri­da­des ju­di­cia­les de asu­mir una ac­ti­tud com­pro­me­ti­da con la vi­gen­cia real de la Cons­ti­tu­ción, y exi­ge eli­mi­nar los for­ma­lis­mos procesales o re­qui­si­tos in­tras­cen­den­tes, in­jus­ti­fi­ca­dos e in­ne­ce­sa­rios, que ter­mi­nan obli­gan­do a re­nun­ciar a sus pre- ten­sio­nes a quie­nes han lle­ga­do al Ór­gano Ju­di­cial en bus­ca del res­ta­ble­ci­mien­tos de sus de­re­chos.

En es­te plano la ju­ris­dic­ción cons­ti­tu­cio­nal, co­mo en­car­ga­da de con­tro­lar y li­mi­tar el ejer­ci­cio del po­der po­lí­ti­co pre­vis­to en la Cons­ti­tu­ción, tie­ne el pro­pó­si­to inapla­za­ble e im­pe­rio­so de ga­ran­ti­zar el ejer­ci­cio le­gí­ti­mo de los de­re­chos hu­ma­nos con­sa­gra­dos en la Cons­ti­tu­ción y el or­den in­ter­na­cio­nal, que son la ba­se de to­da co­mu­ni­dad or­ga­ni­za­da, de la paz, de la convivencia pa­cí­fi­ca y de la jus­ti­cia.

El Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal tie­ne la obli­ga­ción, en efec­to, no so­lo de pro­mo­cio­nar los de­re­chos fun­da­men­ta­les, im­pul­sar, y desa­rro­llar ini­cia­ti­vas que per­mi­tan in­cre­men­tar la vi­gen­cia ma­te­rial de esos de­re­chos me­dian­te ac­cio­nes po­si­ti­vas, sino tam­bién desa­rro­llar una actividad mi­li­tan­te en la de­fen­sa real del or­den cons­ti­tu­cio­nal, que de­be pre­va­le­cer en to­do Es­ta­do Cons­ti­tu­cio­nal de De­re­cho. En fin, la Cons­ti­tu­ción cons­ti­tu­ye la nor­ma fun­da­men­tal y fun­da­men­ta­do­ra de los pro­ce­sos cons­ti­tu­cio­na­les, re­gla tan bá­si­ca que des­co­no­cen los jue­ces que de­cla­ran la “im­pro­ce­den­cia” de las ac­cio­nes tu­te­la­res.

*Ju­ris­ta y au­tor de va­rios li­bros

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.