Se tie­ne que apro­bar una ley de trans­por­te

El Deber - Séptimo Día - - La Semana... -

El ser­vi­cio de trans­por­te se en­cuen­tra en las ba­ses fun­da­men­ta­les del Es­ta­do, la Cons­ti­tu­ción de­fi­ne al ser­vi­cio de trans­por­te co­mo un de­re­cho fun­da­men­tal que de­be ser pres­ta­do con efi­cien­cia y efi­ca­cia, y ge­ne­rar be­ne­fi­cios a los usuarios y pro­vee­do­res (art.76-I CPE).

El trans­por­te ur­bano, el re­gis­tro au­to­mo­tor, or­de­na­mien­to y educación vial, la ad­mi­nis­tra­ción y control del tránsito ur­bano es una com­pe­ten­cia mu­ni­ci­pal ex­clu­si­va. Sus pa­rá­me­tros es­tán de­fi­ni­dos por la Ley Mar­co de Au­to­no­mías y la Ley Ge­ne­ral del Trans­por­te que es­ta­ble­ce co­mo pri­me­ra atri­bu­ción la pla­ni­fi­ca­ción del ser­vi­cio y el or­de­na­mien­to del tránsito ur­bano en coor­di­na­ción con la Policía na­cio­nal.

La pri­me­ra atri­bu­ción del Go­bierno Mu­ni­ci­pal (ley 165) es la fun­ción de pla­ni­fi­ca­ción me­dian­te po­lí­ti­cas, pla­nes, pro­gra­mas y pro­yec­tos que pro­mue­van el desa­rro­llo del Sis­te­ma de Trans­por­te In­te­gral STI, en ba­se al Plan Na­cio­nal Sec­to­rial de Trans­por­tes, Pla­nast.

En el ám­bi­to de re­gu­la­ción del trans­por­te ur­bano, el go­bierno mu­ni­ci­pal tie­ne com­pe­ten­cia nor­ma­ti­va, re­gu­la­do­ra, su­per­vi­so­ra, fis­ca­li­za­do­ra y san­cio­na­do­ra. El ám­bi­to de la re­gu­la­ción com­pren­de: Otor­gar per­mi­sos, li­cen­cias y au­to­ri­za­cio­nes, pro­mo­ver y de­fen­der la com­pe­ten­cia, rea­li­zar el se­gui­mien­to de obli­ga­cio­nes y fis­ca­li­za­ción, re­so­lu­ción de con­flic­tos, pro­tec­ción de los de­re­chos de los usuarios, apli­car san­cio­nes por in­frac­cio­nes a la pres­ta­ción del ser­vi­cio y apro­bar el ré­gi­men ta­ri­fa­rio en ba­se a los pa­rá­me­tros de cos­tos y efi­cien­cia del ser­vi­cio.

Na­da de lo que es­tá es­cri­to en la CPE y la ley tie­ne re­la­ción con la ac­tual ges­tión mu­ni­ci­pal, el Con­ce­jo Mu­ni­ci­pal, a ocho años de vi­gen­cia de la CPE y sie­te de la Ley Mar­co de Au­to­no­mías, no ha dic­ta­do una ley mu­ni­ci­pal que re­gu­le el ser­vi­cio de trans­por­te ur­bano de ma­ne­ra in­te­gral y mu­cho me­nos eje­cu­te una po­lí­ti­ca de or­de­na­mien­to vial y del tránsito ur­bano. No ha le­gis­la­do el Plan In­te­gral de Trans­por­te Pú­bli­co, SIT, tal co­mo lo es­ta­ble­ce el PLOT, el Plan Es­tra­té­gi­co 2007-2015 y el Plan Te­rri­to­rial de Desa­rro­llo In­te­gral (PTDI). No hay otra au­to­ri­dad lla­ma­da por ley pa­ra ha­cer­lo.

El ser­vi­cio de trans­por­te ac­tual es de ca­rác­ter in­for­mal por­que no tie­ne nin­gu­na re­la­ción con- los muer­tos del mo­tín, bajo el pre­tex­to de una pug­na de po­de­res. Hay esa pug­na por­que la Policía, la jus­ti­cia y otras ins­tan­cias lo per­mi­ten, lo en­cu­bren, lo ca­llan y, tal vez, lo fo­men­ten.

Ya no de­be sor­pren­der lo que es­tá ocu­rrien­do con el Cen­tro de Reha­bi­li­ta­ción San­ta Cruz, her­mo­so nom­bre, pe­ro que no pasa de ello: ha­ci­na­mien­to, ver­gon­zo­sa re­tar­da­ción de jus­ti­cia, control de los in­ter­nos en Pal­ma­so­la, co­rrup­ción, fies­tas, bo­rra­che­ras, si­tua­ción que el Es­ta­do no quiere re­co­no­cer, y siem­pre va a en­con­trar cul­pa­bles, pe­ro no so­lu­cio­nes.

Ade­más de ello, las con­tra­dic­cio­nes de ese Es­ta­do re­pre­sen­ta­do por el Mi­nis­te­rio de Go­bierno, de Jus­ti­cia, la Policía, la go­ber­na­ción y el mu­ni­ci­pio, que en los he­chos po­co o na­da coor­di­nan. Pues bien, ahí es­tá el di­no­sau­rio, di­ría Mon­te­rro­so, a pe­sar de ha­ber­se des­per­ta­do, y pa- trac­tual con el Go­bierno Mu­ni­ci­pal pa­ra pres­tar el ser­vi­cio, sea me­dian­te con­ce­sión, li­cen­cia o au­to­ri­za­ción. Por tan­to, se pres­ta fue­ra de la re­gu­la­ción mu­ni­ci­pal y de la apli­ca­ción de po­lí­ti­cas, in­frac­cio­nes y san­cio­nes. ¿Có­mo se pue­de san­cio­nar a una per­so­na na­tu­ral o co­lec­ti­va con la que no se tie­ne re­la­ción con­trac­tual pa­ra pres­tar un ser­vi­cio? ra­fra­sean­do, ahí es­tá el pre­si­dio más gran­de, con más po­bla­ción car­ce­la­ria y con enor­mes pro­ble­mas, pe­ro no se ani­man a aga­rrar el to­ro por las as­tas.

La sa­lud, aque­lla que tie­ne aris­tas ca­si im­pe­ne­tra­bles, y lo de­mues­tran así ca­da vez que ocu­rren pro­ble­mas o pa­ros o mar­chas. Los mé­di­cos, los tra­ba­ja­do­res, sus sin­di­ca­tos, las en­fer­me­ras tienen una vir­tud, que son or­gá­ni­cos y uni­dos. Lo han de­mos­tra­do en to­das sus lu­chas que lo­gran arran­car a las ins­ti­tu­cio­nes com­pe­ten­tes lo que ellos quie­ren. In­clu­so no se do­ble­ga­ron an­te la in­ten­ción de ha­cer­los tra­ba­jar las ocho ho­ras, tal co­mo ha­cen en to­do el país. Han tum­ba­do ge­ren­tes, pre­si­den­tes, lo­gran bo­nos, cambios de per­so­nas, etc, pe­ro no lo­gran me­jo­rar el sis­te­ma de sa­lud pú­bli­ca, y el Es­ta­do se de­sen­tien­de de la sa­lud pri­va­da, cu­yos re­pre­sen­tan­tes han he­cho de la sa­lud un lu­jo, un pri­vi­le­gio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.