Des­de Bo­li­via por la ciu­da­da­nía uni­ver­sal y sin mu­ros

El Deber - Séptimo Día - - La Semana... -

En el mar­co de la po­lí­ti­ca ex­te­rior di­ná­mi­ca de nues­tro país, en la orien­ta­ción de los te­mas de al­can­ce mun­dial, se or­ga­ni­zó y lle­vo a ca­bo en Ti­qui­pa­ya, Co­cha­bam­ba, la Con­fe­ren­cia Mun­dial de los Pue­blos, por un mun­do sin mu­ros ha­cia la Ciu­da­da­nía Uni­ver­sal. La cita in­ter­na­cio­nal que con­gre­gó a mi­les de par­ti­ci­pan­tes de 30 paí­ses, fi­jó po­si­ción so­bre la ne­ce­si­dad de su­pe­rar la he­ge­mo­nía de la po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria, por una vi­sión hu­ma­nis­ta que per­mi­ta aco­ger, pro­te­ger, pro­mo­ver e in­te­grar a las per­so­nas mi­gran­tes en to­do el mun­do.

Nues­tro país, to­ma la de­lan­te­ra en el de­ba­te, so­bre las cau­sas y con­se­cuen­cias que pro­vo­can los des­pla­za­mien­tos mi­gra­to­rios de mi­llo­nes de per­so­nas. Y es que la reali­dad, so­bre es­ta pro­ble­má­ti­ca, da cuen­ta de que exis­ten 65 mi­llo­nes de per­so­nas que se han vis­to for­za­das a aban­do­nar su lu­gar de ori­gen. En­tre ellos hay más de 20 mi­llo­nes de re­fu­gia­dos, sien­do más de la mi­tad me­no­res de 18 años.

El es­que­ma es­ta­dís­ti­co, re­cru­de­ce cuan­do, pro­duc­to de los con­flic­tos ar­ma­dos y las gue­rras, ca­da día 34.000 per­so­nas son des­pla­za­das a la fuer­za, de sus ho­ga­res, sus ciu­da­des y sus paí­ses. Las per­so­nas que hu­yen o es­tán atra­pa­das en me­dio de con­flic­tos es­tán en ries­go de ham­bru­na. So­lo en Ye­men, So­ma­lia, Su­dan del Sur y el no­res­te de Ni­ge­ria exis­ten más de 20 mi­llo­nes de per­so­nas en ries­go de ham­bru­na.

En los úl­ti­mos tres años mu­rie­ron más de 12.000 per­so­nas in­ten­tan­do cru­zar el mar Me­di­te­rrá­neo. Al nor­te del con­ti­nen­te ame­ri­cano, so­lo en­tre los años 2009 al 2016 más de 5 mi­llo­nes de per­so­nas fue­ron de­por­ta­das por las au­to­ri­da­des es­ta­dou­ni­den­ses. De ellas más de 3,3 mi­llo­nes de per­so­nas fue­ron apre- hen­di­das en la fron­te­ra de Es­ta­dos Uni­dos y Mé­xi­co, de ellos, cer­ca de 180.000 fue­ron ni­ños

En es­te con­tex­to, Bo­li­via, a tra­vés de la con­duc­ción y li­de­raz­go del pre­si­den­te Evo Mo­ra­les, fun­da las ba­ses pa­ra la reivin­di­ca­ción de la ciu­da­da­nía uni­ver­sal, en­ten­di­da co­mo el derecho hu­mano de pleno ejer­ci­cio de la igual­dad y no dis­cri­mi­na­ción, con res­pe­to a la dig­ni­dad, li­ber­tad y lo­co­mo­ción de las per­so­nas y la li­ber­tad pa­ra de­fi­nir su re­si­den­cia en cual­quier lu­gar del mun­do, re­ci­bien­do la pro­tec­ción social y se­gu­ri­dad pú­bli­ca.

El tra­ba­jo en­tre au­to­ri­da­des de las Na­cio­nes Uni­das, el Va­ti­cano, las or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les y los pre­si­den­tes, en­tre otros im­por­tan­tes asis­ten­tes a Ti­qui­pa­ya, es­cu­chan­do los tes­ti­mo­nios de mi­gran­tes y re­fu­gia­dos, y de­ba­tien­do co­lec­ti­va­men­te des­de la me­mo­ria his­tó­ri­ca y la plu­ra­li­dad de las iden­ti­da­des, re­sul­tó cla­ve. El apor­te de la cum­bre ate­rri­za Go­bierno bo­li­viano tu­vo el atre­vi­mien­to de fi­nan­ciar con re­cur­sos pú­bli­cos un even­to ideo­ló­gi­co, par­ti­da­rio y me­diá­ti­co. No lo ha­ría nin­guno de los paí­ses de la AL­BA. Cu­ba es­tá preo­cu­pa­da de re­plan­tear sus re­la­cio­nes con los EEUU. In­clu­so el pre­si­den­te Ma­du­ro mo­de­ró su dis­cur­so an­ti­nor­te­ame­ri­cano des­pués del re­ti­ro de las vi­sas a sus prin­ci­pa­les co­la­bo­ra­do­res, ci­vi­les y mi­li­ta­res.

Por cor­te­sía, más que por otras ra­zo­nes, lle­ga­ron los ex­pre­si­den­tes Ra­fael Co­rrea (Ecua­dor), Er­nes­to Sam­per (Co­lom­bia y ex­lí­der de Una­sur) y Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro (ex­pri­mer mi­nis­tro de Es­pa­ña). Lle­ga­ron tam­bién per­so­nas des­in­for­ma­das so­bre Bo­li­via, co­mo una di­ri­gen­te del PSOE que atri­bu­yó a Bo­li­via ser ejem­plo de Es­ta­do Plu­ri­na­cio­nal, na­ción de na­cio­nes. Por lo vis­to, aún no se en­te­ró que mu­chos ex­per­tos, en­tre ellos ami­gos del MAS, aún bus­can, frus­tra­dos, dón­de es­tá lo en la iden­ti­fi­ca­ción, co­mo prin­ci­pa­les cau­sas de es­ta pro­ble­má­ti­ca y cri­sis: a los con­flic­tos bé­li­cos e in­ter­ven­cio­nes mi­li­ta­res, el cam­bio cli­má­ti­co y las enor­mes asi­me­trías eco­nó­mi­cas en­tre los Es­ta­dos y al in­te­rior de ellos.

Es­tas si­tua­cio­nes des­truc­ti­vas a su vez tie­nen su ori­gen en el or­den mun­dial do­mi­nan­te, que en su vo­ra­ci­dad des­me­di­da por el lu­cro y la apro­pia­ción de los bie­nes co­mu­nes ge­ne­ra plu­ri­na­cio­nal en Bo­li­via.

Sin em­bar­go, per­so­na­li­da­des co­mo los Pre­mios No­bel Ri­go­ber­ta Men­chú y Adol­fo Pé­rez Es­qui­vel, el ex­pre­si­den­te Fer­nan­do Lu­go (Pa­ra­guay) y otros sus­pen­die­ron su via­je a Bo­li­via, se­gún el ex­mi­nis­tro Hu­go Mol­diz por al­gu­nas ‘ob­ser­va­cio­nes’ (en­tre­vis­ta en Ca­nal TVU, La Paz, 20.06.17).

Los te­mas de la Cum­bre an­tiT­rump son in­tere­san­tes. Sin em­bar­go, no son no­ve­do­sos. Las Na­cio­nes Uni­das, ha­ce años, tra­ba­ja el te­ma de las mi­gra­cio­nes a tra­vés de una agen­cia es­pe­cia­li­za­da. Los ex­pre­si­den­tes desahu­cia­ron la ciu­da­da­nía uni­ver­sal y exi­gie­ron una pre­via ciu­da­da­nía re­gio­nal. Tie­nen ra­zón. Pe­ro, ¿ya te­ne­mos ciu­da­da­nías na­cio­na­les? En Bo­li­via to­da­vía no. ¿Na­cio­na­lis­tas chau­vi­nis­tas con vo­ca­ción uni­ver­sa­lis­ta? ¿Es­cu­char con­de­nas a mu­ros fí­si­cos en­tre paí­ses de bo­ca de los cam­peo­nes de mu­ros ét­ni­cos, po­lí­ti­cos e ide-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.