Tano So­liz, el ga­lle­ro op­ti­mism­ta

El Deber - Séptimo Día - - La Semana... -

Los hom­bres op­ti­mis­tas exis­ten des­de 1737… Ese año se in­ven­tó la pa­la­bra ‘ Op­ti­mis­me’, en un co­men­ta­rio a la mo­nu­men­tal ‘Teo­di­cea’, del fi­ló­so­fo ale­mán Gott­fried Wil­helm Leib­niz… El op­ti­mis­mo y los op­ti­mis­tas son crea­cio­nes ver­ba­les tí­pi­cas del ‘ín­bree­ding fi­lo­só­fi­co’, son con­cep­tos con­san­guí­neos que vie­nen de ‘cru­ces’ de otras ideas y pa­la­bras…. Op­ti­mis­ta es el in­di­vi­duo que no ce­de an­te lo ad­ver­so… que ahí don­de otros ven os­cu­ra com­ple­ji­dad, él ima­gi­na nue­vas po­si­bi­li­da­des y pro­yec­ta su es­pe­ran­za… Y las más de las ve­ces es la es­pe­ran­za la que nos ha­ce vi­vir… La can­ción po­pu­lar de Ore­ja de Van Gogh re­pi­te que cuan­do ya to­do pa­re­ce per­di­do la es­pe­ran­za es la que nos di­ce:

Si vol­vie­ra a na­cer, se­gu­ra­men­te don Tano So­liz vol­ve­ría a ser un ga­lle­ro vo­lun­ta­rio­so, un op­ti­mis­ta de esos que no tie­nen re­me­dio, co­mo lo fue el pro­fe­sor Pan­gloss en la no­ve­la fi­lo­só­fi­ca de Vol­tai­re, quien pen­sa- ba que, a pe­sar de las ca­tás­tro­fes, de los im­pon­de­ra­bles de la his­to­ria y sus vio­len­cias, el nues­tro era « le mei­lleur des mon­des pos­si­bles»… el me­jor de los mun­dos po­si­bles...

A po­cos ki­ló­me­tros de Po­ron­go, so­bre una co­li­na mí­ni­ma cons­tru­yó su ca­sa con sus pro­pias ma­nos… y en lu­gar de ro­dear­la con ár­bo­les fru­ta­les, co­mo se es­ti­la en el am­bien­te, co­lo­có un pe­rí­me­tro de jau­las y jau­lo­nes, don­de se en­se­ño­rean sus ga­llos… Don Tano ha­bla po­co, pe­ro to­do de ‘ese po­co’ es so­bre los ga­llos que sa­có… los ga­llos que pu­do ha­ber sa­ca­do… y los ga­llos que sa­ca­rá de to­das ma­ne­ras. El día que lo co­no­cí es­ta­ba con­tan­do sus anéc­do­tas ga­lle­ras… Ha­bla­ba de un tiem­po que no era el pre­sen­te y da­ba ro­deos so­bre sus pro­pias pa­la­bras, se ha­cía evi­den­te que se es­ta­ba en­tu­sias­man­do y em­pe­za­ba a dar so­bre­sal­tos ver­ba­les, co­mo si se atu­vie­ra a una es­tra­te­gia de di­la­ción pa­ra no em­pe­zar ni aca­bar nunca la úni­ca his­to­ria que a él más le gus­ta con­tar: la de su ga­llo lla­ma­do El Na­va­ja… por eso su voz tras­ta­bi­lla­ba… El tar­ta- mu­deo im­pre­vis­to es un asun­to que tie­ne ver con la nos­tal­gia.

Al es­cu­char­lo así, re­cor­dé el diá­lo­go li­te­ra­rio de dos poe­tas me­xi­ca­nos: “¿Re­cuer­das el nom­bre de esa mu­jer her­mo­sa que vi­mos? No, pe­ro lo ten­go en la pun­ta de la len­gua… y un mi­nu­to des­pués es­cu­pió una per­la”… Bueno, don Tano es­cu­pió su per­la: en un tiem­po un tan­to le­jano, ha­bía cru­za­do a su ga­lli­na pin­ta­da pa­ta ver­de con un re­pro­duc­tor os­co, sin mu­cha his­to­ria, y le sa­lió un po­lli­to os­co pin­ta­do y le lla­mó El Na­va­ja… Un ga­llo inol­vi­da­ble… Ha­cía sus ri­ñas an­tes del mi­nu­to, pe­leó dos ve­ces en la Cen­tral en ma­nos de ga­lle­ros ri­cos que pu­sie­ron la po­lla… uno de ellos, don Hu­go Saa­ve­dra se enamo­ró de El Na­va­ja y pa­gó una for­tu­na y lo lle­vó a pe­lear a Ca­ra­na­vi, esas épo­cas en que el pri­mer pre­mio lo pa­ga­ban en on­zas de oro.

El ga­llo Yo­do, que ga­nó el Tor­neo Na­cio­nal de El Chapare (no­viem­bre de 2016), fue sa­ca­do por don Tano So­liz… Un ga­llo aga­rra­dor del lo­mo, es­pue­la hon­da y cer­te­ro. Es el ti­po de ga­llo que él se­lec­cio­na. Así eran el ‘Pon­cho Ro­jo’, el ‘Me­tra­lle­ta’ y el ‘Co­to Que­bra­do’… En el tor­neo del 24 se sep­tiem­bre, de la Ga­lle­ra Cen­tral de Santa Cruz, en 2010, pe­leó el ‘Co­to Que­bra­do’ con­tra un ga­llo ne­gro, ex­tre­ma­da­men­te be­llo traí­do de Bra­sil, del Gru­po de los Na­sif… Y ga­nó.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.