La Paz se con­vier­te en el cen­tro de re­clu­ta­mien­to de víc­ti­mas de tra­ta

El Deber - Séptimo Día - - Informe Central - IVÁN PA­RE­DES TA­MA­YO ivan.pa­re­des@el­de­ber.com.bo

Le due­le re­cor­dar y no des­ma­ya en su lu­cha. Ra­quel no mi­ra de fren­te y aga­rra cual­quier ob­je­to que en­cuen­tra en la me­sa. Lue­go los suel­ta y ha­bla en­tre­cor­ta­do. Ella tie­ne 19 años y ha­ce 24 me­ses vi­vió una de los peo­res su­pli­cios que le pue­de su­ce­der a una mu­jer: ser ex­plo­ta­da se­xual­men­te. Na­ció en Mon­te­ro, San­ta Cruz, y tie­ne un hi­jo — pro­duc­to de una vio­la­ción— que lo­gró car­gar­lo so­lo los pri­me­ros seis me­ses. La jo­ven es­tá re­cons­tru­yen­do su vi­da en la ciu­dad de La Paz y cuen­ta las ho­ras pa­ra vol­ver a su tie­rra y criar a su re­to­ño.

Ra­quel evi­ta llo­rar, pe­ro se le es­ca­pan al­gu­nas lá­gri­mas. Fue un día de enero de 2015. Ese día les con­fe­só a sus pa­dres que es­ta­ba em­ba­ra­za­da y, pa­ra su sor­pre­sa, fue echa­da de la ca­sa, ubi­ca­da en un ba­rrio le­jano y po­bre de San­ta Cruz. Por te­mor, nun­ca re­ve­ló que fue vio­la­da. Sa­lió de su ho­gar en el cuar­to mes de ges­ta­ción y so­lo te­nía una ami­ga a quien acu­dir. Esa amis­tad le abrió las puer­tas de la vi­vien­da y am­bas sol­ven­ta­ban sus vi­das ven­dien­do ca­ra­me­los y pa­ñue­los desecha­bles.

En ju­lio de ese año na­ció su

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.