Los bo­li­via­nos son los que más tri­bu­tan por lo que per­ci­ben

El Deber - Séptimo Día - - La Semana... -

Se ha­bla de que en Bo­li­via exis­te te­rro­ris­mo tri­bu­ta­rio, dan­do a en­ten­der que en nues­tro país la Ad­mi­nis­tra­ción Tri­bu­ta­ria es­ta­ría eje­cu­tan­do me­di­das en con­tra de los con­tri­bu­yen­tes, ex­ce­dien­do sus fa­cul­ta­des le­ga­les, con la úni­ca fi­na­li­dad de in­cre­men­tar las re­cau­da­cio­nes. En lo per­so­nal no creo que es­to sea cier­to, pe­ro al es­cu­char reite­ra­da­men­te la fra­se en va­rios en­cuen­tros aca­dé­mi­cos y pro­fe­sio­na­les, me in­du­jo a efec­tuar al­gu­nas re­fle­xio­nes al res­pec­to.

Se­gún el dic­cio­na­rio de la Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la, el tér­mino te­rro­ris­mo im­pli­ca una “su­ce­sión de ac­tos de vio­len­cia eje­cu­ta­dos con el fin de in­fun­dir te­rror”, mien­tras que te­rror es de­fi­ni­do co­mo el “mie­do muy in­ten­so”. No exis­te una de­fi­ni­ción pre­ci­sa del tér­mino te­rro- ris­mo tri­bu­ta­rio, pe­ro po­de­mos se­ña­lar que se tra­ta de “aco­so, hos­ti­ga­mien­to o per­se­cu­ción cons­tan­te de par­te de la Ad­mi­nis­tra­ción Tri­bu­ta­ria ha­cia los con­tri­bu­yen­tes, con la fi­na­li­dad de in­cre­men­tar las re­cau­da­cio­nes tri­bu­ta­rias”.

Es­tas de­fi­ni­cio­nes per­mi­ten ra­ti­fi­car de que en el país no se vi­ve el su­pues­to te­rro­ris­mo tri­bu­ta­rio al que de for­ma per­ma­nen­te se ha­ce re­fe­ren­cia, ya que no se tra­ta de ac­tos de vio­len­cia que eje­cu­te la Ad­mi­nis­tra­ción Tri­bu­ta­ria en con­tra de los con­tri­bu­yen­tes con el fin de in­fun­dir te­rror, sino de pro­ce­sos de fis­ca­li­za­ción efec­tua­dos con­for­me a las fa­cul­ta­des pre­vis­tas por ley, con la fi­na­li­dad de ve­ri­fi­car si los con­tri­bu­yen­tes cum­plie­ron con sus obli­ga­cio­nes.

Sin em­bar­go, la per­cep­ción ciu­da­da­na es muy dis­tin­ta; la ma­yor par­te de los con­tri­bu­yen­tes se sien­te que es ob­je­to de una per­se­cu­ción tri­bu­ta­ria en la que se es­tán vul­ne­ran­do sus de­re­chos. Es­ta per­cep­ción pue­de te­ner al­gu­nas ex­pli­ca­cio­nes. Se­gún es­tu­dios de la OCDE, Bo­li­via es el cuar­to país de La­tino Amé­ri­ca en el ín­di­ce de pre­sión tri­bu­ta­ria (la re­la­ción en­tre la re­cau­da­ción tri­bu­ta­ria y el PIB de ca­da país). De acuer­do con es­tos mis­mos es­tu­dios, en los úl­ti­mos años nues­tro país ha ido in­cre­men­tan­do de mo­do con­si­de­ra­ble la pre­sión tri­bu­ta­ria.

Si bien es­ta es­ta­dís­ti­ca re­sul­ta po­si­ti­va pa­ra la Ad­mi­nis­tra­ción Tri­bu­ta­ria, des­de la pers­pec­ti­va del ciu­da­dano co­mún no es tan fa­vo­ra­ble, ya que im­pli­ca que los ciu­da­da­nos bo­li­via­nos son de los que más con­tri­bu­yen en re­la­ción a los in­gre­sos que per­ci­ben.

Es­te es­ce­na­rio no es el me­jor. No es bueno pa­ra los con­tri­bu­yen­tes sen­tir­se hos­ti­ga­dos, pe­ro tam­po­co es bueno pa­ra la mis­ma Ad­mi­nis­tra­ción Tri­bu­ta­ria por­que un mal cli­ma res­pec­to al pa­go de los im­pues­tos, a la lar­ga, ge­ne­ra­rá una dis­mi­nu­ción de la re­cau­da­ción tri­bu­ta­ria, al mar­gen de ge­ne­rar un des­gas­te en la ima­gen del Go­bierno. Por ello pro­pon­go re­plan­tear la re­la­ción ju­rí­di­co tri­bu­ta­ria, par­tien­do de lo si­guien­te: 1. Res­pe­to al prin­ci­pio de pre­sun­ción de inocen­cia del con­tri­bu­yen­te. No es co­rrec­ta la in­dis­cri­mi­na­da de­pu­ra­ción que se ha­ce a las fac­tu­ras de com­pra pre­sen­ta­das por los con­tri­bu­yen­tes, úni­ca­men­te de­be­rían de­pu­rar­se las fac­tu­ras que no se ori­gi­na­ron en transac­cio­nes efec­ti­va­men­te rea­li­za­das, in­ter­pre­tan­do de for­ma más am­plia el con­cep­to de ‘vin­cu­la­ción’. 2. El res­pe­to al de­bi­do pro­ce­so del con­tri­bu­yen­te, tan­to en las no­ti­fi­ca­cio­nes co­mo en la apli­ca­ción de la nor­ma­ti­va tri­bu­ta­ria. No es le­gal apli­car re­tro­ac­ti­va­men­te las mo­di­fi­ca­cio­nes al tér­mino de pres­crip­ción tri­bu­ta­ria efec­tua­das en la ges­tión 2012, a ac­tos que se ha­bían per­fec­cio­na­do an­te­rior­men­te. 3. No se de­be­ría apli­car las mul­tas ni san­cio­nes al con­tri­bu­yen­te cuan­do los erro­res se ori­gi­na­ron en la pro­pia Ad­mi­nis­tra­ción Tri­bu­ta­ria. 4. Se de­be am­pliar la car­ga tri­bu­ta­ria a to­dos los ciu­da­da­nos del país que reali­cen ac­ti­vi­da­des eco­nó­mi­cas.

Es bueno te­ner pre­sen­te que a na­die le gus­ta pa­gar im­pues­tos, por ello que las po­lí­ti­cas es­ta­ta­les es­tán di­ri­gi­das a crear con­cien­cia tri­bu­ta­ria en los ciu­da­da­nos, la cual no so­lo se cons­tru­ye con pu­bli­ci­dad y pro­pa­gan­da, sino de­mos­tran­do en for­ma trans­pa­ren­te en qué se in­vier­ten los in­gre­sos y, prin­ci­pal­men­te, res­pe­tan­do los de­re­chos de con­tri­bu­yen­tes que cum­plie­ron a ca­ba­li­dad con sus obli­ga­cio­nes tri­bu­ta­rias.

* Abogado y do­cen­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.