El ga­lle­ro pre­si­den­te

El Deber - Séptimo Día - - La Semana... -

En fe­bre­ro de 2016, pa­sé al­gu­nas lar­gas no­ches en el Pi­ca­cho ha­blan­do de po­lí­ti­ca y de ga­llos con Jai­me Paz... Yo an­da­ba un tan­to fu­gi­ti­vo y él que­rien­do em­pren­der un via­je in­te­lec­tual pa­ra tra­tar de in­fluir otra vez en la po­lí­ti­ca... En­tu­sias­ta de las frases, me di­jo eso que pa­re­cía sa­ca­do de un ver­so de Wa­lla­ce Ste­vens: “Las co­sas uno las va cam­bian­do en la me­mo­ria. ¿Quién pue­de sa­ber có­mo fue­ron las co­sas?... Sa­bes, los grin­gos em­pe­za­ron a eno­jar­se con­mi­go cuan­do les ga­né una pe­lea de ga­llos aquí, en el Pi­ca­cho”. Pen­sé en Wa­lla­ce Ste­vens:

La nos­tal­gia -esa for­mi­da­ble gui­ta­rra azul- arre­gla el pasado y lo ha­ce ami­ga­ble. Ahí es­ta­ba el ex­pre­si­den­te Jai­me Paz, sen­ta­do en un ban­co de ma­de­ra ma­ci­za, de es­pal­das a una escultura con­cep­tual, de­fi­ni­da por una pie­dra blan­ca so­bre otra pie­dra ne­gra: El ho­me­na­je que eri­gió con sus pro­pias ma­nos pa­ra el poe­ta pe­ruano Cé­sar Va­lle­jo. Las ideas re­vo­lo­tea­ba­nen mi ca­be­za: Los sucesos dra­má­ti­cos que mar­ca­ron el fin del MIR, a lo me­jor se ace­le­ra­ron y se de­fi­nie­ron a par­tir de una anéc­do­ta ga­lle­ra. “Un día tal vez po­drás es­cri­bir que los ata­que con­tra el MIR co­men­za­ron con una pe­lea de ga­llos con Ro­bert Gel­bard”, di­jo, son­rien­do. Al­gu­nos se arrui­nan la vi­da por an­dar le­yen­do a Sha­kes­pea­re, pen­sa­ba el personaje onet­tiano, el MIR qui­zás se arrui­nó por una pe­lea de ga­llos.

Jai­me Paz, sien­do es­tu­dian­te en la Uni­ver­si­dad de Lo­vai­na (Bél­gi­ca), ha­bía in­tui­do que la po­lí­ti­ca del fu­tu­ro no pa­sa­ba por esos con­sor­cios ro­mán­ti­cos ar­ma­dos que se lla­ma­ban gue­rri­llas y en­ton­ces fun­dó un par­ti­do y se­pa­ró co­mo sím­bo­lo al ga­llo. Un ga­llo desafian­te y can­tor. Anun­cio del nue­vo día de la po­lí­ti­ca. La de­mo­cra­cia. Vuel­ven a so­nar

Jai­me se ayu­da con sus ma­nos y con un sí­mil de la ga­llís­ti­ca pa­ra re­su­mir su his­to­ria: “En el fon­do, creo que ga­na­mos la ri­ña. Fui­mos in­com­pren­di­dos mu­cho tiem­po, cuan­do nos atre­vi­mos a fun­dar el MIR y de­ci­di­mos no dar el pa­so ha­cia las gue­rri­llas, sino lu­char por la de­mo­cra­cia. El tiem­po pu­so las co­sas en su lu­gar. Hoy to­dos esos sue­ños fue­ron re­ba­sa­dos y el úni­co ga­llo que can­ta en la po­lí­ti­ca es la de­mo­cra­cia. Nues­tro pro­gra­ma triun­fó. El MIR triun­fó”, es­pe­ci­fi­ca. En los di­fí­ci- les años 80, el MIR ha­bía lle­va­do a Jai­me a la Pre­si­den­cia, ba­jo los acor­des de un himno que aler­ta­ba que

Ca­si 30 años des­pués, en el Pi­ca­cho, el Ga­llo si­gue can­tan­do su vic­to­ria.

Bo­li­via tu­vo va­rios pre­si­den­tes y po­lí­ti­cos ga­lle­ros. Hay una ver­sión ga­lle­ra de la muer­te de Jo­sé Ma­nuel Pan­do. El ex­pre­si­den­te vol­vía de su fin­ca de Lu­ri­bay a La Paz, mon­ta­do en su ca­ba­llo, y traía unos ga­llos de pe­lea. Su­frió un de­rra­me ce­re­bral, los her­ma­nos Jáuregui lo en­con­tra­ron muer­to, to­ma­ron los ga­llos y arro­ja­ron el ca­dá­ver a un ba­rran­co, a la al­tu­ra de El Ken­ko. La am­bi­ción ga­lle­ra pu­do más que su dis­cre­ción, un do­min­go lle­va­ron los ga­llos a pe­lear y al­guien los re­co­no­ció. Fue­ron to­ma­dos pri­sio­ne­ros por el su­pues­to mag­ni­ci­dio y uno de ellos fue fu­si­la­do. La po­lí­ti­ca es­tá lle­na de ga­llos y ga­lle­ros. Aque­lla

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.