El pro­ble­ma no es el ca­mino... Es lo que vie­ne con él

El Deber - Séptimo Día - - Firmas -

En­tu­sias­mo en al­gu­nos y de­ses­pe­ra­ción en otros son las pasiones que ha des­per­ta­do el ca­mino La Guar­dia – Bue­na Vis­ta, ya di­se­ña­do y fi­nan­cia­do, sin que el mis­mo se hu­bie­se dis­cu­ti­do se­re­na­men­te con an­te­rio­ri­dad, co­mo de­be­ría ser.

En ge­ne­ral, en nues­tros paí­ses des­ver­te­bra­dos, un ca­mino se con­si­de­ra una ben­di­ción pues co­nec­ta a nues­tra gen­te, la in­te- gra a la eco­no­mía y los ha­ce sen­tir par­te del país.

Sin em­bar­go, hay ca­mino y ca­mino, co­mo nos ha mos­tra­do el ca­so del ca­mino del Tip­nis, pues al mar­gen de las ven­ta­jas que ofre­cen pue­den pro­vo­car des­ajus­tes am­bien­ta­les y so­cia­les ca­tas­tró­fi­cos, si se cons­tru­yen sin ha­ber es­tu­dia­do ade­cua­da­men­te su im­pac­to.

El in­ge­nie­ro Chi­chi Landívar Ca­bru­ja sos­tie­ne que la zo­na en la que se construirá el ca­mino bor­dean­do el Am­bo­ró es­tá ca­ta­lo­ga­da por el PLUS co­mo AS P1, es de­cir zo­na de uso agro­sil­vo­pas­to­ril y pro­tec­ción, en la cual, por la fra­gi­li­dad de los sue­los, la ero­sión hí­dri­ca y el re­lie­ve ac­ci­den­ta­do, tex­tual­men­te se prohí­be el des­mon­te, la do­ta­ción de tie­rras y el uso de ma­qui­na­ria, li­mi­tán­do­se ade­más la aper­tu­ra de ca­mi­nos. Por ello los usos que se es­pe­ci­fi­can pa­ra es­tos sue­los son los de bos­que de pro­tec­ción, cul­ti­vos pe­ren­nes, po­tre­ros sin que­ma y agri­cul­tu­ra y ga­na­de­ría ba­jo sis­te­mas agro­pas­to­ri­les.

Una ca­rre­te­ra pa­vi­men­ta­da co­mo la que se ini­cia con­tra­di­ce la ley del PLUS, pues co­no­cien­do co­mo fun­cio­na nues­tro país, pro­vo­ca­rá de in­me­dia­to es­pe­cu­la­ción con la tie­rra, de­fo­res­ta­ción, pér­di­da de fru­ta­les, do­ta­ción de tie­rras, des­alo­jo de la po­bla­ción tra­di­cio­nal y des­truc­ción del ré­gi­men hí­dri­co, ade­más de la pe­ne­tra­ción al par­que Am­bo­ró y, al­go que ya es­tá su­ce­dien­do, el cul­ti­vo de la co­ca, pues la zo­na es ‘es­pe­cial’ pa­ra ello.

La­men­ta­ble­men­te el pro­ce­so es­tá avan­za­do y sa­be­mos que los de allá y los de acá ‘le van a me­ter no­más’ por más que se ha­yan vio­la­do las le­yes. Co­mo so­cie­dad ci­vil, lo que nos que­da es exi­gir con ener­gía que ese ca­mino no se ini­cie mien­tras no ha­ya un de­ta­lla­do plan de or­de­na­mien­to del te­rri­to­rio con cla­ra de­fi­ni­ción de có­mo de­be res­pon­der­se a los im­pac­tos pre­vi­si­bles.

En con­cre­to el plan a ela­bo­rar de­be te­ner un co­mi­té de se­gui­mien­to en el que es­té la so­cie­dad ci­vil, supervisando el res­pe­to del PLUS con lo si­guien­te:

•Pau­sa te­rri­to­rial con la pa­ra­li­za­ción in­me­dia­ta de do­ta­ción y/o ven­ta de tie­rras en el área de in­fluen­cia del plan. •La de­fi­ni­ción cla­ra de las áreas no ur­ba­ni­za­bles, así co­mo el re­ti­ro de edi­fi­ca­cio­nes a 50 me­tros de la ca­rre­te­ra pa­ra pre­ser­var el ca­rác­ter ru­ral del te­rri­to­rio.

•Con­cen­tra­ción de las ac­ti­vi­da­des de co­mer­cio y ser­vi­cios en los ra­dios ur­ba­nos de los pue­blos so­bre el ca­mino, pa­ra evi­tar la dis­per­sión so­bre el mis­mo.

•Se de­ben ex­cluir las ac­ti­vi­da­des in­ten­si­vas y me­ca­ni­za­das prohi­bi­das por el PLUS.

Si ha­ce­mos el es­fuer­zo, es­ta­ría­mos to­da­vía a tiem­po de sal­var esa ma­ra­vi­lla cru­ce­ña que es el par­que Am­bo­ró y su an­te­sa­la, pe­ro lo de­be­mos ha­cer no­so­tros so­cie­dad ci­vil, las au­to­ri­da­des y las ins­ti­tu­cio­nes lo­ca­les que re­pre­sen­tan el desa­rro­llis­mo no lo ha­rán.

*Ar­qui­tec­to y plan­fi­ca­dor ur­bano

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.