La edu­ca­ción: De Pru­sia a Fin­lan­dia

El Deber - Séptimo Día - - Firmas -

Siem­pre me he pre­gun­ta­do la ra­zón por la que nues­tros sis­te­mas edu­ca­ti­vos pú­bli­cos en Amé­ri­ca La­ti­na se em­pe­ci­nan en se­guir un mo­de­lo cu­yo ori­gen y tra­di­ción vie­ne de la an­ti­gua Es­par­ta, una cul­tu­ra que sa­cri­fi­có el ar­te y la crea­ti­vi­dad por un mo­de­lo mi­li­tar y to­ta­li­ta­rio que so­me­tía en ex­tre­mo la vo­lun­tad y el pen­sa­mien­to li­bre.

En la ló­gi­ca es­par­ta­na de en­ton­ces, su ré­gi­men res­pon­día a un con­tex­to de su­per­ve­nien­cia y ca­pa­ci­dad de res­pues­ta al en­torno bé­li­co. A los sie­te años los ni­ños eran li­te­ral­men­te coop­ta­dos de sus fa­mi­lias pa­ra en­tre­nar­los, adoc­tri­nar­los y en eta­pas pa­sar por un pro­ce­so has­ta los 20 años. En di­cho pro­ce­so eran so­me­ti­dos a prue­bas fí­si­cas y emo­cio­na­les ex­tre­ma­da­men­te du­ras que apun­ta­ban a una se­lec­ción ri­gu­ro­sa de los más ap­tos. De ahí se ideó una ‘es­cue­la’ co­mo par­te de una vi­sión ma­yor, que era con­so­li­dar una so­cie­dad con obe­dien­cia cie­ga al Es­ta­do, por en­de, los es­par­ta­nos no se po­dían per­mi­tir cues­tio­nar o crear.

En la Pru­sia de me­dia­dos del si­glo XVIII y prin­ci­pios del si­glo XIX, ins­pi­ra­dos en el mo­de­lo es­par­tano, se co­mien­za a in­cu­bar la idea de sol­da­dos man­sos y obe­dien­tes pa­ra la gue­rra; pe­ro es con Fe­de­ri­co II que se mag­ni­fi­ca y ex­pan­de el con­cep­to de qui­tar to­da esen­cia de in­di­vi­dua­lis­mo pa­ra que los sol­da­dos ‘eje­cu­ten y no ra­zo­nen’.

Lue­go, en el pe­rio­do de la Re­vo­lu­ción In­dus­trial, los due­ños de las fá­bri­cas y el ca­pi­tal ven en es­te mo­de­lo, fun­da­men­tos ‘in­tere­san­tes’ que en mu­cho les ve­nía bien pa­ra re­po­ner una mano de obra que no cues­tio­ne sino sim­ple­men­te obe­dez­ca. Fue pre­ci­sa­men­te en Pru­sia don­de evo­lu­cio­nó el mo­de­lo apli­ca­do a lo que se co­no­ció y se co­no­ce has­ta hoy co­mo: Edu­ca­ción pú­bli­ca, gra­tui­ta y obli­ga­to­ria. Es­te sis­te­ma fue apo­ya­do de ma­ne­ra muy en­tu­sias­ta por gran­des em­pre­sa­rios, in­dus­tria­les y ban­que­ros, que, por cier­to, im­pul­sa­ron su ex­pan­sión en di­fe- ren­tes paí­ses has­ta lle­gar a Amé­ri­ca La­ti­na, don­de se ex­ten­dió y arrai­gó has­ta nues­tros días.

El gran con­tra­sen­ti­do en to­do es­to, es que el mo­de­lo educativo, lla­mé­mos­lo ‘neo­es­par­tano’, a lo que me­nos apun­ta es a la crea­ti­vi­dad, por lo que ob­via­men­te el re­sul­ta­do es: ge­ne­ra­cio­nes de ni­ños y jó­ve­nes po­co crea­ti­vos y con ca­pa­ci­da­des li­mi­ta­das de in­no­var y trans­gre­dir. Ojo: exis­ten es­fuer­zos in­di­vi­dua­les de pro­fe­so­res y es­cue­las que al to­mar con­cien­cia de esta reali­dad, cul­ti­van una ‘edu­ca­ción al­ter­na­ti­va’ adop­tan­do cá­no­nes di­fe­ren­tes e in­no­va­do­res. Re­mar­co tam­bién el he­cho que esta im­pron­ta que tien­de a “‘ ma­tar la crea­ti­vi­dad’ (afir­ma­ción de Ken Ro­bin­son), es sin­to­má­ti­co en mu­chos paí­ses, in­clui­do Es­ta­dos Uni­dos don­de se apre­cia uno de los peo­res sis­te­mas edu­ca­ti­vos pú­bli­cos del mun­do.

¿Qué po­de­mos apren­der mi­ran­do el fu­tu­ro? Amé­ri­ca La­ti­na de­be po­ner aten­ción en mo­de­los edu­ca­ti­vos que han su­pe­ra­do la ta­ra pru­sia­na, co­mo Fin­lan­dia, que ha evo­lu­cio­na­do en un sen­ti­do opues­to al mo­de­lo ‘neo­es­par­tano’. Al­gu­nas de sus ca­rac­te­rís­ti­cas son: la cu­rrí­cu­la no se im­po­ne, sino se cons­tru­ye en fun­ción a las des­tre­zas e in­tere­ses del ni­ño (¡los ni­ños no son clo­nes!); el ni­ño co­mien­za la es­cue­la y a leer a los sie­te años, po­cas ho­ras de au­la y más in­ter­ac­ción so­cial de ni­ños con sus ami­gos y sus pa­dres, am­bien­te de cla­ses re­la­ja­do e in­for­mal, no exis­ten las inefec­ti­vas ta­reas pa­ra la ca­sa (¿cuan­tos pa­dres real­men­te es­tán ca­pa­ci­ta­dos pa­ra guiar pe­da­gó­gi­ca­men­te a sus hi­jos?), ni­ños muy es­ti­mu­la­dos a la crea­ti­vi­dad. ¿Qué re­sul­ta­do po­de­mos evi­den­ciar de es­te sis­te­ma que ha trans­gre­di­do con los sis­te­mas or­to­do­xos y tra­di­cio­na­les? Es de los me­jo­res sis­te­mas edu­ca­ti­vos del mun­do, se­gún los in­for­mes del Pro­gra­ma In­ter­na­cio­nal pa­ra la Eva­lua­ción de Es­tu­dian­tes (PI­SA de su si­gla en in­glés), y aun­que a mu­chos les sor­pren­da, el mo­de­lo fin­lan­dés no es ex­tra­or­di­na­ria­men­te nue­vo o ‘ex­pe­ri­men­tal’, tie­nen to­da una cien­cia y ex­pe­rien­cia pro­ba­da que da­ta de ha­ce más de 40 años (aun­que su cul­tu­ra edu­ca­ti­va da­ta del si­glo XIV).

* Bió­lo­go evo­lu­cio­nis­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.