Cár­tel, in­se­gu­ri­dad y muer­te

El Deber - Séptimo Día - - Firmas -

El re­cien­te asal­to a una jo­ye­ría en San­ta Cruz, jun­to al ti­ro­teo de los asal­tan­tes con la Po­li­cía, desató va­rias con­se­cuen­cias. Mos­tró el ros­tro del cri­men in­ter­na­cio­nal –los cár­te­les de la dro­gaa­sen­ta­do en nues­tro país y la frá­gil ins­ti­tu­cio­na­li­dad del Es­ta­do. Tam­bién mos­tró un mo­derno ar­ma­men­to ex­hi­bi­do por los de­lin­cuen­tes mien­tras que los po­li­cías rea­li­za­ban es­fuer­zos so­bre­hu­ma­nos pa­ra res­pon­der a esta agre­sión cri­mi­nal.

Ha­ce va­rios años, el ex­se­na­dor Ro­ger Pin­to, de for­ma pa­trió­ti­ca y va­lien­te, pre­sen­tó a la opi­nión pú­bli­ca y a las au­to­ri­da­des es­ta­ta­les, los do­cu­men­tos y las prue­bas de sus de­nun­cias: La pre­sen­cia de los cár­te­les de la dro­ga, los pre­pa­ra­ti­vos de su asen­ta­mien­to, sus re­la­cio­nes y las po­si­bles con­se­cuen­cias desas­tro­sas de sus ac­cio­nes. Lue­go el pe­rio­dis­ta Carlos Val­ver­de Bra­vo, en sus pro­gra­mas ra­dia­les y te­le­vi­si­vos, y, so­bre to­do, en un li- bro de am­plia di­fu­sión, de­nun­ció de for­ma in­sis­ten­te el ries­go na­cio­nal so­bre la pre­sen­cia de la de­lin­cuen­cia in­ter­na­cio­nal li­ga­da a la dro­ga en nues­tro país. La gra­ti­tud gu­ber­na­men­tal fren­te a es­tas de­nun­cias fue la per­se­cu­ción y el exi­lio, uno en Bra­sil y el otro, en Ar­gen­ti­na. Sin em­bar­go, hoy, los vo­ce­ros gu­ber­na­men­ta­les, apo­ya­dos en las pri­me­ras de­cla­ra­cio­nes de los de­te­ni­dos, confirman la pre­sen­cia de los cár­te­les in­ter­na­cio­na­les, Pri­mer Co­man­do Ca­pi­tal (PCC) y Co­man­do Ver­mel­ho, en es­te asal­to trá­gi­co.

El Es­ta­do y el Go­bierno reac­cio­na­ron ten­sio­na­dos entre la sor­pre­sa y la con­fu­sión. En lu­gar de pre­sen­tar una lec­tu­ra ob­je­ti­va de la tra­ge­dia, pre­fi­rie­ron sal­var la res­pon­sa­bi­li­dad de las ac­cio­nes po­li­cia­les y cul­pa­ron al juez que li­be­ró a uno de los asal­tan­tes. No aso­mó el Esta- do co­mo ins­ti­tu­ción pú­bli­ca res­pon­sa­ble de las vi­das hu­ma­nas, la se­gu­ri­dad pú­bli­ca, la pro­pie­dad, la tran­qui­li­dad y la con­vi­ven­cia pa­cí­fi­ca de la ciu­da­da­nía sino el Es­ta­do jus­ti­fi­ca­dor de sus ac­cio­nes, jus­ti­cie­ro vio­len­to de­ci­di­do a ‘re­du­cir’ (¿ma­tar?) a cual­quier asal­tan­te en el fu­tu­ro. El ma­ni­do prin­ci­pio de au­to­ri­dad, in­vo­ca­do por la ra­zón de Es­ta­do.

En una de­cla­ra­ción guia­da por la au­to­crí­ti­ca y la fran­que­za, el ac­tual mi­nis­tro de Go­bierno di­jo que el país no es­ta­ba acos­tum­bra­do a es­tos he­chos de­lin­cuen­cia­les ni es­ta­ba pre­pa­ra­do pa­ra en­fren­tar­se a la de­lin­cuen­cia in­ter­na­cio­nal. Es In­dias en Sevilla Es­pa­ña (AGI, 532). Las nue­vas re­duc­cio­nes de Ita­la­que y Mo­co­mo­co se eri­gen ba­jo la for­ma de par­cia­li­da­des y los ay­llus prehis­pá­ni­cos. A con­ti­nua­ción, de­ta­lla­mos los ay­llus que for­man la Na­ción Huar­cas, de la pro­vin­cia Camacho del Nor­te del de­par­ta­men­to de La Paz, re­co­gi­dos del Ar­chi­vo Na­cio­nal de Bo­li­via, Su­cre Re­vis­tas 1832, 309pp. 128-179:

1.Par­cia­li­dad Huar­cas de Mo­co­mo­co cons­ti­tui­da por las co­mu­ni­da­des de: Cha­gua­ya, Chaj­ra­ya, Cha­lla­gua­ya, Coa­jo­ni An­tahua, Ni­ñi­ra­pi, Mar­ka Pa­ta, Mi­li­chi­na, Pu­ti­na Co­ta­ma­za. La ac­tual Mar­ka Wi­la­ca­la an­ces­tral­men­te per­te­ne­cía a la co­mu­ni­dad Cha­gua­ya.

2. Par­cia­li­dad Huar­cas de Ita­la­que, or­ga­ni­za­da por tres Ay­llus: Ay­llu Co­lla­na, Ay­llu Cu­pi, Ay­llu Tay­piha­ta y Ay­llu Hi­la­ca­ta.

a) Ay­llu Co­lla­na.- Es­tan­cia o Pue­blo Ori­gi­na­rio: Ti­ra­ca­gua, Uma­na­ta, Ta­guar­co­ta, Caa­ra­ni, Gua-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.