JO­SÉ A. GON­ZA­LES NO SE SI EL MAS SOBREVIVIRÁ SIN EL LI­DE­RAZ­GO DE EVO

El Deber - Séptimo Día - - Entrevista - LEO­POL­DO VEGAS Y RÓGER CUÉ­LLAR leo­pol­do.vegas@el­de­ber.com.bo

El pre­si­den­te del Se­na­do, Jo­sé Al­ber­to Gon­za­les, to­mó un avión el miér­co­les por la tar­de y se vino a San­ta Cruz pa­ra una en­tre­vis­ta con EL DE­BER. Ha­bló del tra­ba­jo le­gis­la­ti­vo, de su pro­yec­ción po­lí­ti­ca y de su amis­tad con Evo Mo­ra­les. La Asam­blea Le­gis­la­ti­va con­clu­yó una eta­pa de pre­se­lec­ción de can­di­da­tos al Ór­gano Ju­di­cial, ¿cuál es su ba­lan­ce de es­te pro­ce­so?

Evi­den­te­men­te ha con­clui­do la eta­pa pa­ra la pre­se­lec­ción al Tri­bu­nal Agroam­bien­tal y pa­ra el Con­se­jo de la Ma­gis­tra­tu­ra, pe­ro es un pro­ce­so que to­da­vía tie­ne una eta­pa pa­ra con­cluir, que es la pre­se­lec­ción de as­pi­ran­tes al Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal Plu­ri­na­cio­nal y al Tri­bu­nal Su­pre­mo de Jus­ti­cia. A par­tir de las gran­des di­fe­ren­cias que se han mar­ca­do en­tre la for­ma que he­mos tra­ba­ja­do es­te pro­ce­so de pre­se­lec­ción y la for­ma en la que se hi­zo en 2011, o en an­te­rio­res épo­cas den­tro de la mis­ma de­mo­cra­cia, hay di­fe­ren­cias sus­tan­cia­les y eso tie­ne que de­jar­nos sa­tis­fe­chos a to­dos. Pro­ba­ble­men­te pu­do ser me­jor, to­do es per­fec­ti­ble, pe­ro al­can­za­mos el ob­je­ti­vo de desa­rro­llar un pro­ce­so de pre­se­lec­ción lim­pio, trans­pa­ren­te a par­tir de las de­ci­sio­nes que se ha to­ma­do den­tro la mis­ma asam­blea.

¿Cuál es la di­fe­ren­cia en es­ta pre­se­lec­ción con la an­te­rior?

Una gran di­fe­ren­cia res­pec­to a an­te­rio­res pro­ce­sos, en par­ti­cu­lar con el de 2011, es la par­ti­ci­pa­ción de la uni­ver­si­dad y la in­cor­po­ra­ción del es­que­ma de ca­li­fi­ca­ción del 1 al 100. Es­tos son ele­men­tos muy im­por­tan­tes por­que apor­ta la po­si­bi­li­dad de te­ner una mi­ra­da aca­dé­mi­ca, di­fe­ren­te que no ne­ce­sa­ria­men­te es la po­lí­ti­ca, que era uti­li­za­da pa­ra es­te ti­po de de­fi­ni­cio­nes.

¿Por qué hu­bo me­nos pos­tu­lan­tes?

La can­ti­dad de per­so­nas que se han pre­sen­ta­do no es un pa­rá­me­tro que in­di­que el éxi­to o fra­ca­so de un pro­ce­so. Pro­ba­ble­men­te mu­chas per­so­nas que te­nían mé­ri­tos, muy bue­nos pro­fe­sio­na­les, op­ta­ron por no par­ti­ci­par de­bi­do a cir­cuns­tan­cias per­so­na­les, pe­ro la gen­te que se ha pre­sen­ta­do reúne las con­di­cio­nes pa­ra me­jo­rar sus­tan­cial­men­te la jus­ti­cia, lo di­go por­que los he­mos en­tre­vis­ta­dos, he­mos vis­to los cu­rrí- cu­lum y los he­mos ana­li­za­do.

¿Apos­tan­do a la elec­ción va­mos a en­con­trar a los ma­gis­tra­dos idó­neos?

El te­ma de la jus­ti­cia es com­ple­jo, tie­ne mu­chas aris­tas y pro­ba­ble­men­te no se re­suel­va en su to­ta­li­dad sim­ple­men­te cam­bian­do a las au­to­ri­da­des. Con­si­de­ro que por muy bue­na pre­se­lec­ción que se ha­ga, si no se adop­tan otros ti­pos de mo­di­fi­ca­cio­nes en el sis­te­ma ju­di­cial di­fí­cil­men­te lo­gre­mos gran­des cam­bios. Pa­ra­le­la­men­te a la pre­se­lec­ción, es­ta­mos tra­ba­jan­do en el te­ma de los có­di­gos, que son con­si­de­ra­dos otros de los cue­llos de bo­te­llas que ge­ne­ran pro­ble­mas en la jus­ti­cia bo­li­via­na por­que hoy te­ne­mos un Có­di­go Pe­nal y un Có­di­go de Pro­ce­di­mien­to Pe­nal. La idea, que es­ta­mos tra­ba­jan­do en la Cá­ma­ra de Dipu­tados es la apro­ba­ción en gran­de de un nue­vo Có­di­go del Sis­te­ma Pe­nal, que es una nor­ma­ti­va que tam­po­co trae­rá to­das las so­lu­cio­nes má­gi­cas al pro­ble­ma de la jus­ti­cia, pe­ro que su­ma­do a la de­sig­na­ción de las me­jo­res per­so­nas al Ór­gano Ju­di­cial, más la po­si­bi­li­dad de te­ner un me­jor sis­te­ma de có­di­gos, que real­men­te tra­ten de aca­bar con las ma­ñas de la jus­ti­cia bo­li­via­na y de to­das es­tas tri­qui­ñue­las que sue­len usar los abo­ga­dos, es­pe­ra­mos cam­biar el sis­te­ma.

El rec­tor de la UMSA, Wal­do Al­ba­rra­cín, de­nun­ció que al­gu­nos pos­tu­lan­tes tie­nen an­te­ce­den­tes pe­na­les, ¿qué opi­na?

Ce­le­bro que quie­nes ten­gan al­gún ti­po de ob­ser­va­ción, al­gún ti­po de im­pug­na­ción res­pec­to a uno de los pos­tu­lan­tes nos ha­gan co­no­cer los an­te­ce­den­tes por­que es lo ra­zo­na­ble. Si bien ha fe­ne­ci­do el pe­rio­do pa­ra que los ciu­da­da­nos pre­sen­ten al­gu­na im­pug­na­ción, en el ca­so del Con­se­jo de la Ma­gis­tra­tu­ra y del Tri­bu­nal Agroam­bien­tal, te­ne­mos una ins­tan­cia que es la Asam­blea, don­de nos re­uni­re­mos pa­ra de­fi­nir quié­nes irán a la pa­pe­le­ta pa­ra que el pue­blo los eli­ja; se­gu­ra­men­te en ese mo­men­to ha­re­mos las con­si­de­ra­cio­nes per­ti­nen­tes. En es­te ca­so par­ti­cu­lar, Al­ba­rra­cín, co­mo cual­quier otro ciu­da­dano de a pie, que ten­ga al­gu­na ob­ser­va­ción o de­nun­cia en con­tra de uno de los pos­tu­lan­tes tie­ne, no so­lo el com­pro­mi­so sino la obli­ga­ción de pre­sen­tar la im­pug­na­ción pa­ra que los bo­li­via­nos ten­ga­mos una me­jor jus­ti­cia. El doc­tor Al­ba­rra­cín ha pro­me­ti­do que nos ha­rá lle­gar los nom­bres de es­tas per­so­nas y es­ta­mos es­pe­ran­do la no­ta ofi­cial pa­ra ha­cer el se­gui­mien­to res­pec­ti­vo en la Fis­ca­lía, en los juz­ga­dos, en los lu­ga­res don­de es­tén sus­tan­cián­do­se los pro­ce­sos. De con­fir­mar­se que se tra­te de gen­te que no reúne las con­di­cio­nes, los de­ja­re­mos en el ca­mino.

¿En qué apor­ta­ron las uni­ver­si­da­des?

Hay que pun­tua­li­zar que la ta­rea del sis­te­ma uni­ver­si­ta­rio con­sis­tió en la ela­bo­ra­ción de las pre­gun­tas, no me­nos de 360, de ellas se hi­zo sor­teo y, fi­nal­men­te, 120 pos­tu­lan­tes pa­sa­ron a la eva­lua­ción es­cri­ta; 60 pa­ra el Tri­bu­nal Agroam­bien­tal y 60 pa­ra el Con­se­jo de la Ma­gis­tra­tu­ra. ¿Qué pa­só? Fue­ron de­tec­ta­das unas cin­co o seis pre­gun­tas que no te­nían ri­gor aca­dé­mi­co, que eran ele­men­ta­les, muy bá­si­cas y que pro­ba­ble­men­te has­ta un es­tu­dian­te de De­re­cho hu­bie­ra po­di­do re­sol­ver sin com­pli­ca­cio­nes, pe­ro fí­je­se que no fue la tó­ni­ca de to­do el exa­men, el res­to de las pre­gun­tas, ex­cep­tuan­do es­tas, eran bas­tan­te com­ple­jas, tan­to es así que de to­dos los pos­tu­lan­tes que rin­die­ron el exa­men nin­guno lo­gró la má­xi­ma puntuación, que era 30. Re­cuer­do una anéc­do­ta, que uno de los pos­tu­lan­tes sa­lió to­do ai­ro­so y di­jo que res­pon­dió en 45 mi­nu­tos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.