El ga­llo que me re­ga­ló el Dia­blo

El Deber - Séptimo Día - - Firmas -

El his­to­ria­dor de la fi­lo­so­fía me­die­val Étien­ne Gil­son trans­cri­be: “Un Cin­gu­lum Dia­bo­li sue­le per­se­guir a los hom­bres aven­tu­re­ros”... Pe­ro en mi ca­so, ga­lle­ro y pe­ca­dor co­mo soy, con­fie­so que era yo quien te­nía un fuer­te afán por en­con­trar­me con el Dia­blo.

Um­ber­to Eco (a su in­flu­jo es­cri­bo es­ta cró­ni­ca) re­gis­tra en El nom­bre de la ro­sa el in­te­rro­ga­to­rio que el in­qui­si­dor Ber­nar­do Gui­do­ni le ha­ce a Re­mi­gio da Va­ra­gi­ne, el ci­lle­re­ro de la aba­día be­ne­dic­ti­na, en los ape­ni­nos ita­lia­nos, si­glo XIV... Re­mi­gio re­ve­la la fór­mu­la pa­ra to­mar con­tac­to con el ma­ligno: "co­ges un ga­to negro... que no ten­ga ni un so­lo pe­lo blan­co (ya sa­bes) y le atas las pa­tas, lue­go lo lle­vas a la me­dia no­che has­ta un cru­ce de ca­mi­nos y ahí gri­tas en voz al­ta: ¡oh Lu­ci­fer!".

De­bo con­tar, sin em­bar­go, que mis mé­to­dos pa­ra dar con el Dia­blo eran más or­to­do­xos... lo bus­qué mu­cho por San­ta Cruz, por Co­to­ca, por la Mon­se­ñor Ri­ve­ro... Te­nía el da­to pre­ci­so de que los sá­ba­dos se apa­re­cía por la ave­ni­da Ale­ma­nia, por ahí por la ga­lle­ra de los her­ma­nos Chá­vez Mar­ti­llo... pe­ro fue im­po­si­ble.

Has­ta que una no­che de 2010, pa­sa­das ya las 12, lo en­con­tré en El Tá­bano, el bar de Re­ne­co Ibá­ñez, en Tri­ni­dad (Be­ni)... Ahí es­ta­ba el Dia­blo Mar­co An­to­nio Et­che­verry, con una cai­pi­ri­ña en la me­sa y un ci­ga­rri­llo en la mano, jun­to a Leo Fer­nán­dez y otros ju­ga­do­res de la se­lec­ción de 1994. Ha­bían ido a apo­yar la can­di­da­tu­ra de Jés­si­ca Jor­dan. Eran los úl­ti­mos días de una cam­pa­ña re­ñi­da, que fi­nal­men­te la ex­miss Bo­li­via ter­mi­nó per­dien­do por unos po­cos pun­tos an­te Er­nes­to Suá­rez Sa­to­ri.

Es­ta­ba bas­tan­te ro­bus­to... Lo re­cor­da­ba dis­tin­to... Te­nía fi­ja­da su ima­gen atlé­ti­ca, tal co­mo lo vi aque­lla tar­de del 25 ju­lio de 1993, en el ar­co sur del es­ta­dio Hernando Si­les, de La Paz, cuan­do des­ple­gó su dri­bling ni­gro­mán­ti­co y cla­vó una pe­lo­ta que avan­zó, en ‘lento re­mo­lino’ (co­mo el ver­so de Ál­va­ro Mu­tis), por en­tre las pier­nas del ar­que­ro Clau­dio Taf­fa­rel... Y

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.