Pi­cas­so, Ri­ve­ra y War­hol

El Deber - Séptimo Día - - Firmas -

Le ha­go ca­so a mis maes­tros que in­sis­tían en lo mu­cho que los so­ció­lo­gos po­de­mos apren­der del mun­do del ar­te, y de­di­co un fin de se­ma­na a dos de las ex­po­si­cio­nes más in­tere­san­tes que su­ce­den en es­te ve­rano en la Ciu­dad de Mé­xi­co.

El Pa­la­cio de Be­llas Ar­tes, mag­ní­fi­ca cons­truc­ción con la que el pre­si­den­te Por­fi­rio Díaz pre­ten­día fes­te­jar el cen­te­na­rio de la in­de­pen­den­cia me­xi­ca­na en 1910, aco­ge a una du­pla im­pre­sio­nan­te: Pi­cas­so & Ri­ve­ra, Con­ver­sa­cio­nes a tra­vés del tiem­po. Se tra­ta de cru­zar dos pin­to­res ex­tra­or­di­na­rios, mos­tran­do sus en­cuen­tros, dis­tan­cias, diá­lo­gos y tra­di­cio­nes.

Y cla­ro, el vi­si­tan­te que nor­mal­men­te co­no­ció ca­da uno por se­pa­ra­do, y una pe­que­ña mues­tra de ca­da quien, des­cu­bre una com­ple­ji­dad ma­yor. La ma­te­má­ti­ca tie­ne su pro­pia ló­gi­ca en el ar­te: La su­ma de las partes es mu­cho más que el to­do. Son co­mo dos arro­yos que se en­cuen­tran y se se­pa­ran ca­pri­cho­sa­men­te.

La en­tra­da sor­pren­de con dos au­to­rre­tra­tos de los jó­ve­nes -de 20 y 25 años- pin­ta­dos el mis­mo año: 1906. Cu­rio­sa coin­ci­den­cia. Lue­go se ex­hi­be la obra en Pa­rís, ciu­dad que los aco­gió y jun­tó. Se pue­de ver có­mo ca­da uno evo­lu­cio­na su tra­zo y ad­quie­re per­so­na­li­dad que­bran­do con la aca­de­mia de la épo­ca. El cu­bis­mo se ins­ta­la en sus lien­zos. Tan­to la se­me­jan­za de algunas imá­ge­nes co­mo el in­ter­cam­bio epis­to­lar en­tre los ar­tis­tas mues­tran una com­ple­ja in­ter­ac­ción, aun­que no siem­pre ar­mó­ni­ca.

En la sa­la si­guien­te el ori­gen his­tó­ri­co y cul­tu­ral to­ma re­le­van­cia: Amé­ri­ca y Eu­ro­pa en con­tras­te. Pi­cas­so acu­de una y otra vez a la na­rra­ti­va mí­ti­ca grie­ga y romana; se al­ter­na el re­co­rri­do con be­llas pie­zas an­ti­guas de Ate­nas o Ro­ma. Ri­ve­ra evo­ca los có­di­ces me­xi­ca­nos con una se­rie so­bre el Po­pol Vuh, en­tre des­lum­bran­tes es­cul­tu­ras in­dí­ge­nas prehis­pá­ni­cas. El cu­ra­dor de la ex­po­si­ción pa­re­ce in­sis- tir en la im­por­tan­cia de la tra­di­ción, la po­ten­cia del en­cuen­tro y el in­ter­cam­bio, la ne­ce­si­dad de la in­no­va­ción y la crea­ti­vi­dad. En los mu­ros de Be­llas Ar­tes se sien­te có­mo Pi­cas­so y Ri­ve­ra na­ve­gan ca­da uno en su pro­pio bar­co, aun­que coin­ci­dan en al­gu­nos puer­tos.

Al día si­guien­te, voy al Mu­seo Ju­mex que aco­ge a Andy War­hol (1928-1987) con la ex­po­si­ción Es­tre­lla os­cu­ra. Que­dé im­pre­sio­na­do cuan­do vi sus cua­dros en el MoMA en Nue­va York, pe­ro re­cién aho­ra pue­do en­ten­der me­jor el sen­ti­do de su obra.

Me de­ten­go en las imá­ge­nes de Ma­rilyn, Mao o El­vis y la in­ten­ción de War­hol de to­mar la ce­le­bri­dad, rein­ven­tar­la ba­ján­do­la de su pe­des­tal y re­pro­du­cién­do­la con co­lo­res vis­to­sos al la­do de una la­ta de atún o de so­pa Camp­bells. Tam­bién me im­pac­tan las fo­tos de los ac­ci­den­tes au­to­mo­vi­lís­ti­cos o aé­reos, las am­bu­lan­cias; me so­bre­co­ge pa­rar­me en fren­te de la si­lla eléc­tri­ca, que­do de­mu­da­do al pen­sar el ho­rror ins­ti­tu­cio­na­li­za­do.

War­hol to­ma los ex­tre­mos del au­ge de la so­cie­dad in­dus­trial en su ver­sión de cul­tu­ra pop: La her­mo­sa Ma­rilyn con to­do el gla­mour pro­pio del sím­bo­lo se­xual de una épo­ca, el en­la­ta­do que con­so­li­da el ca­pri­cho hu- mano de man­te­ner ali­men­tos vie­jos sin po­drir­se, el ac­ci­den­te no co­mo una dis­fun­ción, el sis­te­ma le­gal que ha­ce fino uso de la elec­tri­ci­dad pa­ra ani­qui­lar a quien con­si­de­ra cul­pa­ble.

Se tra­ta, en el fondo, de una po­de­ro­sa crí­ti­ca a la mo­der­ni­dad y sus dis­tin­tos ros­tros per­ver­sos, sean cul­tu­ra­les, po­lí­ti­cos o eco­nó­mi­cos; es des­nu­dar el otro la­do del dis­cur­so del pro­gre­so a par­tir de la re­in­ter­pre­ta­ción de sus pro­pios íco­nos. En uno de los cua­dros apa­re­ce la em­ble­má­ti­ca Es­ta­tua de la Li­ber­tad de­for­ma­da, al­go no en­ca­ja en es­ta so­cie­dad, pa­re­ce in­sis­tir el pin­tor ame­ri­cano. Sin du­da es un vi­sio­na­rio que de­ve­ló las ne­ce­si­da­des de la cul­tu­ra de ma­sas de los 60 co­mo se­mi­llas que ger­mi­na­ron más bien en la era del in­ter­net.

Al sa­lir, el pa­si­llo tie­ne un gran mu­ro con de­ce­nas de pe­que­ñas imá­ge­nes de la ca­be­za de una va­ca ro­sa­da so­bre un fondo ama­ri­llo. Es el úni­co lu­gar don­de per­mi­ten to­mar fo­to­gra­fías. Cul­mi­na la crí­ti­ca a la “ob­se­sión co­lec­ti­va por la ce­le­bri­dad” que de­nun­cia War­hol, pe­ro cla­ro, to­do vi­si­tan­te se to­ma su res­pec­ti­va sel­fie co­rro­bo­ran­do la in­com­pren­sión del men­sa­je del ar­tis­ta.

En su­ma, tres gran­des que no po­de­mos ver sin que­dar tan in­quie­tos co­mo es­ti­mu­la­dos por la so­cie­dad en que vi­vi­mos.

* In­ves­ti­ga­dor ti­tu­lar de la UNAM

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.