Ni­co­lás Ma­du­ro, dic­ta­dor del si­glo XXI

El Deber - Séptimo Día - - Firmas -

Cuan­do di­sen­tir es prohi­bi­do, ese día se aca­ba la de­mo­cra­cia. Ve­ne­zue­la es el país don­de la jus­ti­cia no tie­ne in­de­pen­den­cia y es­tá su­je­ta a los ca­pri­chos del dic­ta­dor del si­glo XXI, Ni­co­lás Ma­du­ro. Se­gún da­tos de la ONG de de­fen­sa de los de­re­chos hu­ma­nos Fo­ro Pe­nal Ve­ne­zo­lano (FPV), un to­tal de 4.072 per­so­nas han si­do de­te­ni­das en Ve­ne­zue­la des­de el 1 de abril de 2017, cuan­do se ini­cia­ron las ma­ni­fes­ta­cio­nes en con­tra el Go­bierno del dic­ta­dor. De igual ma­ne­ra, el FPV se­ña­la que a la fe­cha hay 442 pre­sos po­lí­ti­cos.

Ade­más, un es­tu­dio ela­bo­ra­do por la or­ga­ni­za­ción es­ta­dou­ni­den­se The World Jus­ti­ce Pro­ject, que ana­li­za 97 paí­ses, de­fi­ne la jus­ti­cia ve­ne­zo­la­na co­mo la peor del mun­do. Los tri­bu­na­les pe­na­les ve­ne­zo­la­nos se ubi­ca­ron en el úl­ti­mo pues­to del ran­king, in­clu­so por de­ba­jo de paí­ses co­mo Zim­ba­bue e Irán.

Con una in­fla­ción que es­te año al­can­za el 720%, se­gún pro­yec­cio­nes del Fondo Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal, se es­ti­ma que el pró­xi­mo año su­pere el 2.000% en ca­so de que con­ti­núen los ín­di­ces alar­man­tes de co­rrup­ción, la fal­ta de in­cen­ti­vo al apa­ra­to pro­duc­ti­vo y al sec­tor pri­va­do.

No que­dan du­das de que Ma­du­ros es el mo­de­lo del dic­ta­dor del si­glo XXI. Ejer­ce el po­der ba­jo el man­to de una su­pues­ta de­mo­cra­cia, ar­gu­men­tan­do que el vo­to ciu­da­dano lo lle­vo a la Pre­si­den­cia. Si bien las ur­nas lo con­vir­tie­ron en go­ber­nan­te, los ac­tos son los que de­fi­nen a un de­mó­cra­ta. Re­pri­mir a los que pien­san dis­tin­tos es el pri­mer ca­mino que re­co­rre un dic­ta­dor. De­cla­rar trai­do­res a los que es­tán en desacuer­do con sus po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas y so­cia­les es el se­gun­do pa­so de un tirano. Con­cen­trar el po­der po­lí­ti­co a tra­vés de la jus­ti­cia, en­car­ce­lan­do a los opo­si­to­res, es el ter­cer pa­so de un opre­sor. En­fren­tar al pue­blo y des­co­no­cer sus de­man­das es el cuar­to ca­mino por el que ac­tual­men­te tran­si­ta Ni­co­lás Ma­du­ro. El quin­to, y el más pe­li­gro, es el re­cha­zar la opo­si­ción po­lí­ti­ca y go­ber­nar con mi­li­ta­res y pa­ra­mi­li­ta­res en las ca­lles, ba­jo el pre­tex­to de que se es­tá aten­tan­do con­tra un Go­bierno le­gí­ti­mo, que na­ce del vo­to de­mo­crá­ti­co.

No nos en­ga­ñe­mos, Ni­co­lás Ma­du­ro es un pe­li­gro­so dic­ta­dor del si­glo XXI, cóm­pli­ce del nar­co­trá­fi­co y de ma­fias or­ga­ni­za­das en Ve­ne­zue­la. El se­na­dor es­ta­dou­ni­den­se Mar­co Rubio, du­ran­te una in­ter­ven­ción en el Se­na­do de Es­ta­dos Uni­dos, ce­le­bra­do el 19 de ju­lio, fue en­fá­ti­co al se­ña­lar que Dios­da­do Ca­be­llo, una de las pie­zas claves de la or­ga­ni­za­ción cri­mi­nal de Ma­du­ro (ex­go­ber­na­dor del es­ta­do Mi­ran­da, pre­si­den­te in­te­ri­no de la Re­pú­bli­ca el 13 de abril de 2002, fue mi­nis­tro de Obras Pú­bli­cas y el sex­to pre­si­den­te de la Asam­blea Na­cio­nal de Ve­ne­zue­la), “es el Pa­blo Es­co­bar” ve­ne­zo­lano.

En el mis­mo te­nor, el se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la OEA, Luis Al­ma­gro, con­cor­dó con el se­na­dor Mar­co Rubio en las im­pli­ca­cio­nes del Go­bierno ve­ne­zo­lano con el trá­fi­co ile­gal de dro­gas, y re­sal­tó que va­rios fa­mi­lia­res cer­ca­nos al pre­si­den­te Ma­du­ro es­tán pre­sos en Nue­va York por víncu­los con el nar­co­trá­fi­co.

Un es­ce­na­rio dan­tes­co el que atra­vie­sa Ve­ne­zue­la. La vio­len­cia es una es­pi­ral en las ca­lles ve­ne­zo­la­nas, las puer­tas de una gue­rra ci­vil se abren a pa­so fir­me. La pre­gun­ta: ¿Has­ta dón­de se le per­mi­ti­rá lle­gar a es­ta imi­ta­ción de Hitler ca­ri­be­ño? El mun­do ten­drá que se­guir aguan­tan­do la in­so­len­cia y los abu­sos de es­te tirano que ha vio­len­ta­do to­da nor­ma del de­re­cho hu­mano. Es­pe­re­mos que Ma­du­ro ter­mi­ne co­mo Ma­nuel No­rie­ga ex­pre­si­den­te de Pa­na­má, que el 4 enero de 1990, fue ex­tra­di­ta­do a EEUU por sus víncu­los con el nar­co­trá­fi­co y con­de­na­do a 40 años de cár­cel; o co­mo Car­los Leh­der, uno de los prin­ci­pa­les alia­dos de Pa­blo Es­co­bar, cap­tu­ra­do en 1987 y fue el pri­mer ex­tra­di­ta­do del Car­tel de Me­de­llín, y fue con­de­na­do a más de 135 años de pri­sión. Si los de­li­tos por los que se sin­di­ca al Go­bierno de Ma­du­ro es­tán sien­do in­ves­ti­ga­dos por la DEA y son con­fir­ma­dos en las se­ma­nas ve­ni­de­ras, ya no es­ta­mos ha­blan­do de un dic­ta­dor, es­ta­mos fren­te a la nar­co­dic­ta­du­ra más pa­vo­ro­sa de los úl­ti­mos 30 años que se ha ins­tau­ra­do en el Su­da­mé­ri­ca y el Ca­ri­be.

* Dipu­tado por UD

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.