El Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­ción Fo­ren­se, en deu­da

El Deber - Séptimo Día - - Firmas -

El vio­len­to en­fren­ta­mien­to en­tre la Po­li­cía y los atra­ca­do­res de la jo­ye­ría Eu­ro­chro­nos, que ter­mi­nó con pér­di­das de vi­das hu­ma­nas, ha des­nu­da­do no so­lo la fal­ta de agen­tes es­pe­cia­li­za­do, co­mo fran­co­ti­ra­do­res y ne­go­cia­do­res pa­ra es­te ti­po de even­tos, sino tam­bién otras li­mi­ta­cio­nes pa­ra com­ba­tir la de­lin­cuen­cia or­ga­ni­za­da y la in­se­gu­ri­dad ciu­da­da­na.

En­tre es­tas li­mi­ta­cio­nes no exis­te en San­ta Cruz, por ejem­plo, el Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­cio­nes Fo­ren­ses. Aun­que fue crea­do me­dian­te Ley N° 1970, del 25 de mar­zo de 1999 pa­ra que fun­cio­ne en to­do el país, es­te ins­ti­tu­to so­lo exis­te en las ciu­da­des de Su­cre, La Paz y Co­cha­bam­ba, de mo­do que cuan­do los otros de­par­ta­men­tos ne­ce­si­ten rea­li­zar algunas in­ves­ti­ga­cio­nes pe­ri­cia­les tie­nen que tras­la­dar­se (con las mues­tras) has­ta al­guno de es­tos lu­ga­res y es­pe­rar a que los po­cos es­pe­cia­lis­tas que tie­nen ha­gan el tra­ba­jo téc­ni­co de ga­bi­ne­te.

Es cier­to que la Po­li­cía bo­li­via­na, no obs­tan­te, tie­ne su pro­pio ‘ Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­cio­nes Téc­ni­co Cien­tí­fi­cas’ y cuen­ta con pe­ri­tos en ba­lís­ti­ca y algunas otras áreas que cu­bren los mis­mos uni­for­ma­dos, pe­ro igual ca­re­cen de la­bo­ra­to­rios, ma­te­ria­les y de­más in­su­mos es­pe­cia­les pa­ra es­tos me­nes­te­res. En el ca­so del robo a la jo­ye­ría tu­vie­ron que traer pe­ri­tos de Co­cha­bam­ba pa­ra ha­cer el tra­ba­jo de cam­po (re­co­lec­ción de evi­den­cias en el es­ce­na­rio del cri­men) y se vol­vie­ron a sus cen­tros de tra­ba­jo, con la pro­me­sa que los re­sul­ta­dos se­rían en­via­dos den­tro de unos 10 días.

A las di­fi­cul­ta­des pro­pias que su­po­ne te­ner que tras­la­dar pe­ri­tos y mues­tras de un lu­gar a otro, hay que agre­gar los ries­gos de con­ta­mi­na­ción, au­ten­ti­ci­dad, pérdida de mues­tras, rom­pi­mien­to de la ca­de­na de cus­to­dia, en­tre otros y, con ello, la po­si­bi­li­dad del es­cla­re­ci­mien­to de un he­cho de­lic­ti­vo. Sin em­bar­go, exis­te en el pa­pel el Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­cio­nes Fo­ren­ses, de­pen­dien­te del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co, co­mo un or­ga­nis­mo ex­clu­si- va­men­te téc­ni­co, que de­be­ría es­tar con­for­ma­do por pro­fe­sio­na­les en las di­fe­ren­tes ma­te­rias (mé­di­cos, au­di­to­res, in­ge­nie­ros, ar­qui­tec­tos, si­có­lo­gos, in­for­má­ti­cos, etc.), quie­nes de­be­rán po­ner sus co­no­ci­mien­tos es­pe­cia­li­za­dos al ser­vi­cio de la jus­ti­cia.

El pe­ri­to, en reali­dad, vie­ne a su­plir la fal­ta de co­no­ci­mien­tos es­pe­cia­li­za­dos de los fis­ca­les, jue­ces y tri­bu­na­les. La gra­ve­dad de una le­sión o có­mo de­ter­mi­nar las cau­sas de la muer­te de una per­so­na re­quie­re co­no­ci­mien­tos pro­fun­dos de me­di­ci­na le­gal; es­ta­ble­cer las cau­sas del de­rrum­be de un edi­fi­cio exi­ge el co­no­ci­mien­to y la apli­ca­ción de re­glas pro­pia de la in­ge­nie- La reac­ción de las au­to­ri­da­des de Chi­le, más tem­prano que tar­de, plan­teo un re­cur­so de ob­je­ción pre­li­mi­nar de com­pe­ten­cia de la Cor­te de La Ha­ya so­bre la de­man­da bo­li­via­na, en­tre otros in­ci­den­tes y co­mu­ni­ca­dos de la Can­ci­lle­ría chi­le­na co­mo la im­po­si­ción de vi­sas y au­to­ri­za­ción pa­ra el in­gre­so de au­to­ri­da­des bo­li­via­nas a sue­lo chi­leno.

Sin em­bar­go, han si­do los úl­ti­mos tres in­ci­den­tes en la fron­te­ra de Bo­li­via y Chi­le, y su desen­la­ce ju­di­cial en con­tra de ser­vi­do­res pú­bli­cos y efec­ti­vos de las Fuer­zas Ar­ma­das de Bo­li­via, no así en el ca­so de la in­cur­sión de efec­ti­vos de Ca­ra­bi­ne­ros del ve­cino país a te­rri­to­rio bo­li­viano, que el Go­bierno de Bo­li­via re­sol­vió en ho­ras, los que pro­vo­ca­ron la ne­ce­si­dad de re­ins­ta­lar el Co­mi­té de Fron­te­ras en­tre am­bos paí­ses.

La cla­ra se­ñal di­plo­má­ti­ca que emi­tió el pre­si­den­te Evo Mo­ra­les, al ca­li­fi­car co­mo “in­ci­den­te ría; en ma­te­ria de en­ve­ne­na­mien­to el fis­cal o juez de­be­ría ser ex­per­to en to­xi­co­lo­gía; en ma­te­ria de fal­se­dad gra­fó­lo­go, etc., y co­mo to­do es­to es prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble se tie­ne que bus­car al especialista y, en su ca­so, al de­no­mi­na­do con­sul­tor téc­ni­co o sú­per pe­ri­to pa­ra con­tro­lar el tra­ba­jo del pe­ri­to.

En mu­chos ca­sos, la au­sen­cia de esos co­no­ci­mien­tos es­pe­cia­li­za­dos so­bre cues­tio­nes que no son ju­rí­di­cas, im­pi­de el es­cla­re­ci­mien­to del he­cho de­lic­ti­vo y pue­de con­lle­var a la im­pu­ni­dad del au­tor o au­to­res; por ejem­plo, en los de­li­tos con­tra la vi­da, agre­sio­nes se­xua­les, vio­len­cia in­tra­fa­mi­liar y fal­se­dad de do­cu- fron­te­ri­zo” es­te úl­ti­mo he­cho de la in­cur­sión de los ca­ra­bi­ne­ros de Chi­le a te­rri­to­rio bo­li­viano el 7 de ju­lio, y el lla­ma­do a re­sol­ver es­tos in­ci­den­tes, ace­le­ró la ins­ta­la­ción de la reunión del Co­mi­té de Fron­te­ras ocu­rri­da el mar­tes en la ciu­dad de San­ta Cruz de la Sie­rra.

El resultado de la reunión del Co­mi­té de Fron­te­ras, de más de me­dio cen­te­nar de ser­vi­do­res pú­bli­cos de las can­ci­lle­rías y otras ins­ti­tu­cio­nes de am­bos paí­ses, per­mi­tió al­can­zar múl­ti­ples acuer­dos de coope­ra­ción mu­tua.

Es­te dia­lo­go téc­ni­co, en el de­ci­mo­ter­cer Co­mi­té de Fron­te­ras, acor­dó la agenda de tra­ba­jo y el cro­no­gra­ma de en­cuen­tros pa­ra los pró­xi­mos me­ses, tan­to en Chi­le co­mo en Bo­li­via. Di­ver­sos ilí­ci­tos trans­na­cio­na­les, coope­ra­ción en adua­nas, de­mar­ca­ción y den­si­fi­ca­ción, en­tre otros, son y se­rán par­te del tra­ta­mien­to bi­la­te­ral de fron­te­ras

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.